• domingo , 21 abril 2019

Sony ZA Carl Zeiss Sonnar T* 135mm ƒ/1.8

Hace apenas dos décadas la mayoría de objetivos utilizados por los profesionales eran de focal fija; la comodidad del zoom primó sobre aspectos como la luminosidad y la calidad de imagen, inferior en las ópticas de focal variable. El diseño asistido por ordenador ha permitido desarrollar zooms más luminosos, que –en el segmento profesional– ofrecen una luminosidad máxima de ƒ/2.8 y una calidad óptica elevada.

CZ135-18

¿Qué sentido tiene en la actualidad adquirir una óptica de focal fija que es más cara que muchos de los zooms de gama profesional que incluyen su distancia focal? El teleobjetivo Carl Zeiss 135/1.8 de montura Sony A rompe todos los esquemas y dispone de todos los argumentos racionales para regresar al uso profesional de las ópticas de focal fija. Desvelaré los argumentos a lo largo de estas pruebas…

 

En las manos

El frío metal del 135/1.8 de Carl Zeiss transmite una descarga de cálida sensación de eternidad en las manos y un peso superior al kilo nos revela que estamos ante un objetivo singular, con un corazón que incorpora los mejores cristales y puro metal en su exterior.

DSC01537

Uno de los elementos que más destaca en este excepcional objetivo es el parasol, de forma cónica y construido en metal; el recubrimiento interior antirreflectante y la protección de goma lo distinguen de los parasoles de plástico que se incluyen en los objetivos de la competencia.

 

Ergonomía y diseño

El teleobjetivo Sonnar T* 135/1.8 para la montura Sony A es el mejor ejemplo del diseño tradicional de Carl Zeiss: un aspecto espartano que jamás ganará ningún concurso a la belleza, pero 100% funcional en las manos. El amplio aro de enfoque y el clásico estriado en el grueso metal garantizan la mejor sujeción y capacidad de giro, incluso con gruesos guantes.

DSC01534

Recomiendo siempre el uso del parasol, pues el elevado peso de este objetivo hace difícil mantener la estabilidad de la cámara y el parasol resulta el punto de apoyo perfecto de la mano derecha.

 

Características técnicas

Incorpora 11 elementos, distribuidos en 9 grupos ópticos; la caída del contraste al utilizar las aberturas más altas se corrige por dos elementos de extra baja dispersión (ED). El rango de aberturas está comprendido entre ƒ/1.8 y ƒ/22. La distancia mínima de enfoque es de apenas 72cm.

CZ135specs

El diafragma está formado por 9 láminas, que proporciona la máxima capacidad de desenfoque posterior, ofreciendo un efecto bokeh muy elevado, pero suave y cremoso. Ofrece un peso de 1.050 gramos (sin parasol) y el diámetro de rosca para filtros es de ø77mm.

 

Prestaciones

La focal de 135mm es la más tradicional para el retrato, si bien la elevada luminosidad del Carl Zeiss 135/1.8 para Sony A parece estar especialmente desarrollado para la fotografía de moda. Crear fondos desenfocados (incluso bajo el sol del Caribe) es una tarea de niños para el mejor teleobjetivo del mercado, mientras mantiene a la par la máxima calidad de imagen, con un contraste alto y una muy elevada resolución lineal que muestra hasta el mínimo detalle.

1-Ret-W-7297-2

La fotografía de espectáculos (conciertos, danza, teatro, ballet…)  y la deportiva en instalaciones “indoor” son otros ámbitos en los que el teleobjetivo Carl Zeiss 135/1.8 para la montura Sony A se desenvuelve con soltura. Pese a carecer de un sistema AF ultrasónico (SSM, en Sony), la respuesta del sistema de enfoque automático permite cubrir la totalidad de campos fotográficos profesionales.

corporal Julianny

 

Luminosidad máxima de ƒ/1.8

Carl Zeiss ha desarrollado el objetivo de 135mm más luminoso jamás construido; basta echar un vistazo a los catálogos de Canon y Nikon para comprobar que la luminosidad máxima en esta focal no baja de ƒ/2 y en el caso de Nikon, se trata de una óptica antigua, con un diseño óptico de más de dos décadas de antigüedad. Reducir la luminosidad de ƒ/2 hasta ƒ/1.8 puede parecer sencillo a los ojos profanos, pero se trata de un ejercicio de diseño óptico que solo está al alcance de un mito como Carl Zeiss, el mejor fabricantes mundial de objetivos para fotografía y cine.

SONY DSC

La abertura máxima de ƒ/1.8 facilita no solo disparar en pésimas condiciones de luz, sino disfrutar del juego de la luz y descubrir lo mucho que cambian las imágenes al carecer de enfoque posterior. El uso (en mi caso, abuso) del desenfoque posterior se convierte al disparar con este excelente teleobjetico en una adicción que –de momento– parece no tener cura.

SONY DSC

 

Efecto bokeh

Estamos ante la mayor máquina de producción mundial de bokeh y el usuario de este sensacional teleobjetivo deberá cuidar mucho la precisión del enfoque, pues la profundidad de campo es tan pequeña al utilizar las aberturas más altas que es muy probable que –en las distancias de enfoque más cercanas– desenfoque muchas de las primeras fotografías que realice con esta joya. Personalmente, utilizo el enfoque manual al disparar con valores inferiores a ƒ/2.5 y cortas distancias de enfoque.

SONY DSC

 

Sistema AF

El único punto débil (además de un precio que no está al alcance de todos los bolsillos) reside en el sistema AF, que –al carecer de motor SSM– ofrece una respuesta menos rápida y silenciosa que los últimos objetivos que incorporan motores supersónicos SSM. Sin llegar a ser un objetivo con enfoque automático excesivamente ruidoso o lento, el sistema AF es el único punto pendiente de mejora en este sensacional teleobjetivo.

DSC01538

 

Calidad óptica

Sin haber probado el carísimo Otus 85/1.4 (también fabricado por Carl Zeiss y con un precio superior a los 4.000 euros), debo confesar mi total rendición al teleobjetivo de 135mm más luminoso del mercado y –en mi opinión– el mejor de todo el panorama fotográfico por debajo de los 200mm. El contraste es muy alto, incluso al disparar con las aberturas más elevadas. La resolución lineal es muy superior a los mejores teleobjetivos fijos de la competencia e incluso al mítico 85/1.4 clásico de Carl Zeiss, mostrando en ocasiones un detalle “excesivo”, que requiere aplicar incluso una ligera máscara de desenfoque para minimizar los defectos de la piel.

corporal Julianny

Nada mejor que un recorte al 100% de una imagen para mostrar el enorme potencial óptico de una de las grandes maravillas de Carl Zeiss y ejemplo viviente de porqué el fabricante alemán está considerado el mejor constructor mundial de óptica para fotografía.

corporal Julianny

 

Pruebas y resultados

Todas las fotografías se han realizado con una vieja Sony α850, el modelo SLR de formato completo con mejor relación calidad-precio construido hasta la fecha. Pese a ser una cámara con más de 8 años de antigüedad en el mercado, la elevada calidad de imagen de los 24 millones de píxeles de resolución proporciona imágenes con el máximo detalle y un alto contraste alto. Ni el excelente Canon EF 135/2 L ni el desfasado Nikkor DC 135/2 alcanzan la perfección óptica, ni ofrecen la calidad de materiales de construcción del mejor objetivo del catálogo Sony.

SONY DSC

Las fotografías se han realizado en Barcelona y Sto. Domingo (Rep. Dominicana), pues ésta óptica me sedujo tanto al hacer las pruebas que pasó a engrosar mi equipo (incluyendo una cámara Sony α850), aún no siendo usuario de Sony. Es tal la calidad de imagen que ofrece este objetivo que merece la pena adquirir una cámara Sony de formato full frame como soporte, para disfrutar del mejor teleobjetivo del mercado.

 

Conclusión

Estamos ante una de esas ópticas que merecerían poder adaptarse a todas las monturas para disfrutar de la máxima calidad de imagen. La calidad de los materiales de construcción, su alto contraste, una resolución lineal excepcional y un parasol diseñado y construido de manera excepcional convierten al Carl Zeiss 135/1.8 para la montura Sony A en el mejor teleobjetivo de menos de 200mm jamás construido. Sé que habrá quien piense que el Otus 85/1.4 ofrece un mejor rendimiento óptico, pero para mis necesidades profesionales (y mi bolsillo), este 135mm aporta una relación calidad-precio muy superior al modelo Otus.

SONY DSC

La respuesta en contraluces extremos (incluso con entrada directa de luz en el objetivo bajo el duro sol del Caribe) es tan soberbia como la calidad óptica y los materiales de construcción. Tan solo el sistema de enfoque automático empaña una calidad más que sobresaliente, pero al disparar con aberturas tan elevadas prefiero enfocar manualmente, pues incluso en retratos cercanos es posible enfocar las pestañas, en lugar del iris. La abertura máxima de ƒ/1.8 sitúa a esta joya de Carl Zeiss como el teleobjetivo de 135mm más luminoso jamás construido.

SONY DSC

El efecto bokeh que genera en una cámara de formato completo es sencillamente brutal, en especial, en las distancias de enfoque más cercanas. En un retrato, no es difícil enfocar el iris del sujeto y que las pestañas salgan completamente fuera de foco, pero la gradación tonal y el desenfoque son tan perfectos que al visualizar la imagen completa este efecto ayuda a crear retratos de la máxima calidad óptica. La resolución lineal es –asimismo– uno de los puntales sobre los que se asienta la extraordinaria calidad del mejor teleobjetivo de menos de 200mm jamás fabricado.

SONY DSC

He podido comprobar que en la web de Sony esta maravilla aparece sin precio, lo que me da a pensar que la multinacional nipona ha optado por retirar la mejor óptica de su catálogo. Una óptica tan perfecta que merece valorar la compra de una cámara Sony de formato full frame aunque sea solo para poder disfrutar de la Calidad con mayúsculas.

 

Agradecimientos: Krishjoy, Mairelis y Jarolin (modelos) y Stephanie (retratos).

Lo mejor:

  • materiales de construcción
  • diseño y ergonomía
  • calidad óptica soberbia
  • alto contraste
  • resolución lineal muy elevada
  • focal versátil y polivalente
  • abertura máxima de ƒ/1.8
  • distancia mínima de enfoque de apenas 72cm.
  • parasol metálico, con recubrimiento antirreflectante y protección de goma

Mejorable:

  • sistema AF
  • precio: 1.889 euros
  • solo disponible para la montura Sony A

Valoración:

  • construcción: estrellas 5
  • ergonomía y diseño: estrellas 5
  • prestaciones: estrellas 5
  • sistema AF: estrellas 3.5
  • calidad óptica: estrellas 5
  • relación calidad-precio: estrellas 4,5
  • valoración personal: estrellas 5

 

Valoración 5