• Jueves , 27 Julio 2017

Canon PowerShot G9 X Mark II

Las novedades en el segmento de cámaras compactas son cada vez más escasas; la utilización de los smartphones para capturar imágenes o grabar vídeos cortos ha sido la principal causa de la crisis en la industria fotográfica, siendo el de las cámaras compactas el segmento más perjudicado. La nueva Canon PowerShot G9 X Mark II refleja la firme apuesta del gigante nipón por el primer eslabón en la larga escalera de la fotografía.

En muchas ocasiones los modelos que llegan a los establecimientos fotográficos reflejan más la necesidad que tienen los fabricantes por vender su última novedad y no modelos que realmente sí aportan cambios y mejoras. ¿Tiene en verdad la nueva Canon PowerShot G9 X Mark II argumentos de venta sólidos, respecto a los modelos ya existentes en el mercado de la serie G?

 

En las manos

La Canon PowerShot G9 X Mark II hace justicia al término “cámara compacta”, pues cabe en la palma de la mano. Es un modelo idóneo para llevar siempre encima, pues sus dimensiones la convierten en una excelente compañera de viaje, ya sea dentro de un bolso pequeño o en el bolsillo de una chaqueta. Su peso liviano (apenas 206 gramos, con batería y tarjeta SD incluidas) hacen de la Canon PowerShot G9 X Mark II una cámara óptima para llevar siempre con nosotros.

Si se puede acusar a Canon de algo es de saber hacer cámaras cada vez más bonitas. Al igual que los mitos del rock (como The Rolling Stones o Bruce Springsteen) encontraron los acordes que identifican sus canciones, Canon ha sabido imprimir un sello personal a sus cámaras compactas de la serie G, logrando cámaras realmente bonitas y muy fotográficas. La ausencia del visor –lejos de ser un problema para la mayoría de usuarios– ayuda a compactar sus dimensiones y en convertir a la Canon PowerShot G9 X Mark II en una cámara cómoda de transportar.

 

Ergonomía y diseño

Como muchos de los nuevos modelos de la serie G, la Canon PowerShot G9 X Mark II incorpora un anillo frontal multifunción, que permite ajustar diversos parámetros de la cámara y siempre seleccionados al gusto o necesidades del usuario. En la parte superior se encuentran el botón de encendido, el disparador y la leva de selección de focal, el de revisión de capturas y el dial de modos de exposición.

En la tapa trasera, junto a la pantalla LCD, están dispuestos los botones de acceso a vídeo, menú rápido (Q), menú general e INFO. Quiero señalar que –a diferencia de otros modelos de la serie G– la pantalla LCD de la Canon PowerShot G9 X Mark II es fija y no móvil o retráctil, algo que sin duda retraerá a los amantes de los selfies. La ausencia de botonería obliga al usuario a entrar de manera muy frecuente al menú rápido “Q”, ralentizando el manejo de la cámara.

 

Características técnicas

Pese a ser una cámara compacta, la Canon PowerShot G9 X Mark II goza de prestaciones muy propias de las réflex, como una resolución superior a 20 Megapíxeles y el procesador de imagen DIGIC 7, como la nueva EOS 77D. La importancia del procesador de imagen es una cámara suele obviarse por parte de muchos usuarios, que se fijan más en la cifra que ofrece la resolución que en el resultado de tantos millones de píxeles, tarea que en gran parte recae sobre el procesador de imagen.

Las características principales de la Canon PowerShot G9 X Mark II son:

  • resolución de 21,1 millones de píxeles
  • procesador de imagen DIGIC 7
  • zoom equivalente a un 28–84mm en formato completo
  • luminosidad máxima de ƒ/2 (en modo angular)
  • estabilizador de imagen IS
  • 7 modos de exposición
  • 6 modos de escena
  • 8 filtros creativos
  • 9 estilos de imagen
  • rango de sensibilidades: 125 – 12.800 ISO
  • sistema de enfoque AiAF de 31 puntos, con reconocimiento facial y selección de motivo
  • AF en 1 punto, desplazable en el 90% de la imagen
  • 3 modos de medición de luz
  • 8 modos de balance de blancos
  • pantalla LCD de 3″ con tecnología táctil y 1,04 millones de puntos de resolución
  • cadencia máxima de disparo de 8,2 imágenes por segundo
  • vídeo Full HD
  • vídeo time lapse
  • transferencia de imágenes por NFC

 

Modos de exposición

Las cámaras compactas incorporan el mayor número de modos de exposición de todo el espectro fotográfico. Atrás han quedado los oscuros tiempos en que los fabricantes diseñaron compactas “para tontos”, en las que apenas se incorporaba el modo programable y los modos de escena más corrientes. La Canon PowerShot G9 X Mark II dispone de 8 modos de exposición, que satisfarán a todo tipo de usuarios, destacando el modo manual, para quien busca el máximo control de la exposición.

Los modos de exposición de la Canon PowerShot G9 X Mark II son:

  • auto inteligente
  • híbrido automático
  • programable
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • manual
  • modo personalizado

 

Modos de escena

Los modos de escena fueron una alternativa al modo de exposición programable que incluían las cámaras compactas más sencillas. De los clásicos modos de escena dedicados al paisaje o al retrato se ha pasado a una especialización que roza lo absurdo y la Canon PowerShot G9 X Mark II no escapa a las modas, que varían según dicta Instagram o cualquier otra red social de fotografía. Parece que la moda actual está dedicada a la fotografía de estrellas.

En la Canon PowerShot G9 X Mark II encontramos los modos de escena:

  • retrato
  • barrido
  • HDR
  • fuegos artificiales
  • estrellas (paisaje nocturno con estrellas, rastros de estrellas, retrato con estrellas, time lapse con estrellas)
  • escena nocturna sin trípode

 

Filtros artísticos

Las cámaras compactas y de segmento mirrorless (y algunas réflex de gama media-baja) incorporan filtros creativos que aportan una mayor versatilidad. Canon nunca se ha caracterizado por ser el fabricante que incorpora en sus cámaras el mayor número de filtros artísticos, ni tampoco el que ofrece los mejores efectos.

La Canon PowerShot G9 X Mark II mantiene esta tendencia e incluye los filtros:

  • blanco y negro con grano
  • desenfoque del fondo
  • enfoque suave
  • efecto ojo de pez
  • efecto óleo
  • efecto acuarela
  • efecto cámara de juguete
  • efecto miniatura

 

 

Objetivo

Uno de los puntos fuertes de la Canon PowerShot G9 X Mark II es su zoom de potencia focal x3 y luminosidad máxima de ƒ/2, en modo angular; en modo tele pasa a ser de ƒ/4.9. Incorpora 2 elementos asféricos de doble cara y 1 elementos asférico simple. Equivalente a un 28–84mm en formato full frame, el zoom de la Canon PowerShot G9 X Mark II facilita fotografiar desde paisajes a retratos, incluso en interiores. Su luminosidad máxima de ƒ/2 (en focales angulares) proporciona un delicado efecto bokeh al disparar en las distancias más cercanas.

La distancia focal mínima de 28mm se me antoja demasiado larga para solventar algunas situaciones que nos encontraremos en fotografía de paisajes y de arquitectura. Por su parte, los 84mm de la posición del teleobjetivo no alcanzan la focal suficiente para aislar los detalles que nos ofrece una ciudad. A favor del zoom de la Canon PowerShot G9 X Mark II juega su sorprendente calidad óptica, muy superior a las prestaciones generales de la cámara.

 

Canon PowerShot G9 X Mark II: la cámara versátil

Con la llegada del buen tiempo he decidido salir a turisterar con la Canon PowerShot G9 X Mark II en mi propia ciudad: nada mejor que una cámara cómoda y nueva para mimetizarme entre los miles de “guiris” y sacar el máximo rendimiento a la más reciente novedad de Canon. La velocidad de respuesta (tanto en encendido como en disparo) hacen de la Canon PowerShot G9 X Mark II un modelo apto incluso para la captura de instantáneas urbanas (street photo).

Por su parte, el procesador de imagen DIGIC 7 (el más novedoso en las cámaras Canon) gestiona de manera muy eficaz disparar en condiciones de luz adversas, mejorando los aspectos que merman la calidad de imagen al disparar con ISO altos, como la señal de ruido, la fidelidad cromática o la caída del contraste.

 

Sistema de estabilización IS

Uno de los aspectos que más he disfrutado con la Canon PowerShot G9 X Mark II es su capacidad para disparar con velocidades de obturación lentas. No resulta difícil obtener imágenes libres de trepidación con velocidades de hasta 1/4seg, detalle que amplía las posibilidades creativas de la cámara y facilita utilizar sensibilidades varios pasos más bajas, mejorando así la calidad de imagen final de las fotografías.

 

JPEG / RAW

Los modelos Canon de la serie G ofrecen la posibilidad de disparar en el clásico formato JPEG y también en RAW, que –gracias al software Digital Photo Professional– el usuario podrá revelar, sin tener que adquirir programas de otros fabricantes. La Canon PowerShot G9 X Mark II dispone del mismo programa de revelado de archivos RAW que los mejores Canon EOS de gama profesional, un detalle que sitúa a la última compacta de la serie G en

 

Calidad de imagen

El conjunto formado por el sensor CMOS de 1″, el procesador de imagen DIGIC 7 y el zoom de la Canon PowerShot G9 X Mark II proporcionan fotografías ricas en detalle y contraste, siendo una de las compactas con sensor de 1 pulgada que ofrecen mayor calidad de imagen, muy similar a la Canon PowerShot G7 X Mark II, un modelo de prestaciones y precio más elevados. No es difícil conseguir imágenes con una calidad de imagen superior a los que se espera de una cámara compacta de gama media, destacando el detalle al disparar con sensibilidades bajas y medias.

La calidad óptica es uno de los ases escondidos en la manga de la Canon PowerShot G9 X Mark II, capaz de obtener un excelente detalle en los primeros planos. La nitidez de las imágenes conseguida por la última compacta de Canon puede sorprender a muchos usuarios de cámaras SLR de gama de iniciación, pues la diferencia de calidad de imagen entre la Canon PowerShot G9 X Mark II y una EOS 1100 puede ser mucho menor de lo que cabría esperar en una cámara compacta.

 

Respuesta en ISO altos

El procesador de imagen DIGIC 7 se encarga de reducir la señal de ruido al disparar con sensibilidades elevadas, pero lejos de aplicar una máscara de desenfoque (como hacen otros fabricantes), mantiene la riqueza en el detalle, un contraste medio-alto y la fidelidad del color. Canon no ofrece una cámara compacta con sensibilidades disparatadas y el límite de 12.800 ISO será más que suficiente para disparar en cualquier situación fotográfica que podamos solventar con una cámara compacta.

Las pruebas me han demostrado que hasta 3.200 ISO la Canon PowerShot G9 X Mark II proporciona una calidad de imagen digna, pero deberemos plantarnos en 2.000 ISO si de verdad buscamos un balance óptimo entre señal de ruido, contraste y fidelidad del color. La imagen inferior (disparada a 3.200 ISO) ya muestra un visible incremento de la señal de ruido y pérdida del detalle.

 

Modo vídeo

La calidad de los clips de vídeo en formato Full HD es mejorable y en mi opinión no supera a la que se consigue con muchos smartphones. La calidad del color y el contraste son inferiores a la que ofrecen la mayoría de teléfonos móviles y la respuesta del sistema AF (en especial, al variar la focal del zoom) es más lenta de lo que se espera en una cámara fotográfica. A diferencia del modo foto, el sistema de estabilización IS no garantiza la trepidación en modo vídeo.

No recomiendo en absoluto utilizar el zoom digital en el modo vídeo, pues la calidad de los clips decae de manera estrepitosa, a la ya escasa calidad de grabación de vídeo que ofrece de por sí la Canon PowerShot G9 X Mark II.

 

Time Lapse

Al igual que la PowerShot G7 X Mark II, los clips time lapse de la Canon PowerShot G9 X Mark II resultan muy fáciles de realizar y a la vez muy efectivos a la vista. Basta saber aplicar el número de capturas por segundo y la duración de la grabación para mostrar pequeñas películas aceleradas de una realidad inexistente.

 

 

Conectividad

La facilidad para transmitir las imágenes desde la cámara a un smartphone es máxima, gracias a la tecnología NFC, algo que hará las delicias de aquellos usuarios que no pueden vivir sin compartir su día a día sin hacerlo saber saber en las redes sociales. Personalmente, prefiero utilizar esta prestación para almacenar las fotografías que realizo en un viaje, a modo de back up y evitar la pérdida o borrado accidental de una tarjeta de memoria.

 

Ausencias

Pero no todo son virtudes en la nueva Canon PowerShot G9 X Mark II: ser la hermana pobre de la serie G tiene un precio y la focal angular de 28mm, la escasa oferta de modos de escena, la ausencia del dial de compensación de exposición, su pantalla LCD fija y la carencia de un botón de borrado de capturas práctico restan puntos en la valoración final de la cámara. Otros modelos de la serie G de Canon ofrecen –en mi opinión– una mejor relación calidad-precio, como la G7 X Mark II.

El punto más crítico –a mi entender– es la excesiva parquedad de botones y diales de control, que obligan al usuario de la Canon PowerShot G9 X Mark II a recurrir de manera muy frecuente al botón “Q” de acceso rápido al menú para seleccionar y ajustar de manera táctil los parámetros que desea modificar en la captura de una fotografía.

 

Pruebas y resultados

He utilizado todos los modos de exposición, obteniendo unos resultados más que satisfactorios. Sin embargo, considero que la obligatoriedad de entrar con excesiva frecuencia al menú rápido de funciones ralentiza en demasía la operatividad de la Canon PowerShot G9 X Mark II. En algunas ocasiones (especialmente, a pleno sol), el tamaño de los iconos del menú resulta poco práctico y entorpece aún más el manejo de esta compacta.

El aro frontal multifunción puede adaptarse a las necesidades de cada usuario, prestación heredada de anteriores modelos de la serie G. Así, disparando en modo de exposición de prioridad de abertura (A) es posible fijar –por ejemplo– la compensación de exposición o la abertura del diafragma; si seleccionamos los modos de escena, podremos acceder a la (escasa) oferta incluida en la Canon PowerShot G9 X Mark II.

 

Conclusión

La elegancia y belleza de la Canon PowerShot G9 X Mark II son las primeras características que saltan a los ojos, más allá de sus prestaciones fotográficas. Nadie puede negar que en la progresión desde los primeros modelos de la serie G hasta la actual Canon PowerShot G9 X Mark II la belleza de las líneas se ha incrementado de manera exponencial, con cámaras cada vez más bonitas y donde los detalles se han cuidado hasta la exquisitez.

El corazón de la Canon PowerShot G9 X Mark II encierra las últimas novedades tecnológicas del gigante nipón: un sensor CMOS retroiluminado de 1 pulgada y 20,1 millones de píxeles de resolución y el procesador de imagen DIGIC 7, el más actual de la firma japonesa. Ambos forman un conjunto muy válido a la hora de obtener fotografías con una calidad de imagen elevada, incluso al disparar bajo condiciones de luz adversas.

La Canon PowerShot G9 X Mark II –pese a su exclusiva belleza– es una cámara idónea para todo tipo de usuarios, pues su facilidad en el manejo se adapta a los más noveles e inexpertos y detalles como el modo de exposición manual colmará las exigencias de aquellos quienes buscan el máximo control en la exposición de la captura de una imagen. La oferta de modos de exposición de la Canon PowerShot G9 X Mark II contrasta con la parquedad de sus modos de escena, más centrados en la fotografía de estrellas que en situaciones más habituales, como la fotografía de paisajes.

 

 

La posibilidad de disparar en formato RAW y la incorporación del software Digital Photo Professional (el mismo que podemos encontrar en la EOS 1D X Mark II, el buque insignia de la firma nipona) incrementan el potencial fotográfico de la Canon PowerShot G9 X Mark II y la convierten en una herramienta capaz de exprimir el máximo rendimiento a la tecnología que incorpora. El zoom x4 –un 28–84mm en formato full frame– ofrece una luminosidad máxima de ƒ/2 e incorpora elementos asféricos que proporcionan una elevada calidad óptica. El sistema de estabilización IS garantiza disparar hasta 1/4seg. sin correr el riesgo de obtener imágenes movidas.

¿Realmente el mercado necesita la Canon PowerShot G9 X Mark II? En mi opinión Canon dispone de modelos similares en características y prestaciones (como la G7 X Mark II) y que me llevan a pensar que la nuevaCanon PowerShot G9 X Mark II  no aporta las novedades suficientes que harán migrar a los usuarios de anteriores modelos de la serie G, pero es una cámara compacta que resuelve de manera muy satisfactoria y sencilla cualquier reto que pueda afrontar una cámara de estas características.

 

Lo mejor:

  • cámara compacta de dimensiones reducidas
  • diseño bonito y fotográfico
  • luminosidad máxima de ƒ/2 en modo angular
  • amplia oferta de modos de exposición
  • facilidad de manejo
  • calidad de imagen elevada
  • respuesta en ISO altos (hasta 2.000 ISO)
  • precisión y velocidad del sistema AF
  • time lapse
  • conectividad

Mejorable:

  • el angular empieza en 28mm
  • zoom óptico x3 (equivalente a un 28–84mm)
  • luminosidad máxima de ƒ/4.9 en modo tele
  • escasa oferta de modos de escena
  • pantalla LCD fija
  • ausencia de dial de compensación de la exposición
  • se debe entrar al menú “Q” con excesiva frecuencia
  • calidad de los clips de vídeo
  • aporta pocas novedades respecto a modelos Canon de la serie G
  • precio: 459 euros

 

Valoración personal:

  • construcción: 
  • diseño y ergonomía: 
  • prestaciones: 
  • óptica: 
  • sistema de estabilización: 
  • sistema AF: 
  • calidad de imagen: 
  • respuesta en ISO altos: 
  • modo vídeo: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal: 

 

 

Related Posts