• sábado , 21 octubre 2017

Canon EOS M5

La Canon EOS M5 es el primer modelo de segmento mirrorless del gigante nipón que –en mi opinión– realmente merece vestir el ilustre apellido del fabricante japonés. Tras unos primeros pasos erráticos, Canon presenta una cámara sin espejo capaz de medirse a sus rivales en Fujifilm, Olympus y Sony. Las mejoras en la Canon EOS M5 llegan –entre otros aspectos– de la mano de la resolución, la calidad de imagen, la respuesta en ISO altos y la calidad de grabación de vídeo.

El sensor de la Canon EOS M5 ofrece una resolución de 24,2 millones de píxeles y junto al procesador de imagen DIGIC 7 forma un tándem capaz de ofrecer la mejor calidad de imagen de cualquier cámara mirrorless de Canon fabricada hasta la fecha. Un diseño mejorado y mayores prestaciones fotográficas convertirán a la Canon EOS M5 en una de las opciones más interesantes del segmento de cámaras sin espejo.

 

En las manos

La Canon EOS M5 es un modelo cómodo en las manos y muy cercano al clásico concepto de cámara compacta. Personalmente, encuentro muchas coincidencias con el diseño de las cámaras PowerShot de la serie G, sólo que la Canon EOS M5 en lugar de llevar el aro de control en el frontal del objetivo, lo incorpora en la tapa superior. La simpleza de líneas y botonería auguran al usuario de la Canon EOS M5 la máxima facilidad en el manejo, aunque jamás se haya tenido una cámara de óptica intercambiable.

 

Ergonomía y diseño

Canon ha sabido corregir los grandes errores del pasado y ha aprendido que ser el fabricante líder en ventas en el entorno SLR no impide serlo también en el segmento de cámaras sin espejo… algún día. De momento, el pastel mirrorless se lo reparten entre Sony, Olympus y Fujifilm en porciones muy similares. En la tapa superior de la Canon EOS M5 encontramos los diales de modo de exposición (con seguro de bloqueo), compensación de la exposición, además de dos diales de control de las principales funciones de la cámara. El botón de liberación del flash y el de función personalizada completan todos los controles de la Canon EOS M5 en la parte superior.

En la tapa posterior de la Canon EOS M5 se encuentra la pantalla LCD de 3,2″, abatible y con tecnología táctil y a su derecha se han dispuesto los botones dedicados a Info, grabación de vídeo, visualización de capturas y acceso al menú de la cámara. Sobre la posición natural del pulgar derecho Canon ha situado los botones dedicados al centrado del punto de enfoque y el área de enfoque.

Una de las enormes ventajas del sistema Canon EOS M es poder adaptar la práctica totalidad de ópticas EF y EF-S (el kit de la Canon EOS M + zoom EF-M 14–45mm S incluye el adaptador EF-EOS M), lo que convierte a la Canon EOS M5 en la cámara mirrorless que dispone de mayor número de objetivos en el mercado, desde un ojo de pez circular de 180º hasta un súper teleobjetivo de 1.200mm.

 

Características técnicas

La Canon EOS M5 es la primera cámara mirrorless que incorpora el sensor de 24,2 Megapíxeles, que ha mejorado de manera sensible el rendimiento de la versión anterior, que disponía del sensor de 18 millones de píxeles. El procesador de imagen DIGIC 7 realiza una gestión más rápida y fluida de los archivos de imagen, además de optimizar el disparo al trabajar con sensibilidades elevadas (una de las carencias en los anteriores modelos EOS M).

Las principales características técnicas de la Canon EOS M5 son:

  • resolución de 24,2 Megapíxeles
  • procesador de imagen DIGIC 7
  • 10 modos de exposición
  • 9 modos de escena
  • 8 filtros creativos
  • sistema AF Dual Pixel CMOS (como en la Canon EOS 80D)
  • 49 puntos de detección de foco
  • 4 modos de fotometría
  • rango de sensibilidades: 100 – 25.600 ISO
  • 9 modos de balance de blancos
  • estabilizador interno de 5 ejes
  • visor electrónico de 2,36 millones de puntos de resolución
  • pantalla LCD de 3,2″, de tecnología táctil y 1,62 millones de píxeles de resolución
  • cadencia máxima de disparo: hasta 9 f.p.s.
  • vídeo Full HD 60p
  • Time Lapse
  • conexión vía NFC
  • Bluetooth

 

 

Canon EOS M5: la hija reconocida

Tarde, pero Canon supo crear una digna heredera a uno de los apellidos con más prestigio fotográfico. La Canon EOS M5 es una cámara capaz de medirse en igualdad de condiciones a los mejores modelos mirrorless del mercado, dejando atrás modelos EOS M que jamás debieron ver la luz. Pese a que el sistema EOS M es el que menos ópticas diseñadas de forma específica, como ya he indicado anteriormente, es posible montar la práctica totalidad de objetivos Canon EF y EF-S, mediante el adaptador EF-EOS M.

La resolución de 24,2 millones de píxeles es similar a la que ofrecen los modelos mirrorless de alta gama de Fujifilm y la Sony A7 II; tan sólo la Sony A7R II supera la resolución de la Canon EOS M5 en el segmento de cámaras sin espejo. La respuesta en ISO altos se ha mejorado de manera muy significativa, respecto a los modelos anteriores EOS M, gracias a la incorporación del procesador de imagen DIGIC 7, que además ayuda a incrementar la cadencia de disparo hasta 9 imágenes por segundo. El sistema AF Dual Pixel CMOS ofrece una respuesta más rápida y precisa que el enfoque automático de otros modelos de la competencia.

 

Prestaciones

Todas las virtudes del concepto mirrorless se condensan en la Canon EOS M5: cuerpo compacto y liviano y prestaciones fotográficas que nada tienen que envidiar al entorno réflex. Desde la fotografía de viajes y paisajes, la captura de instantáneas urbanas (street photo) o retratos, la Canon EOS M5 facilita acceder con todas las garantías a diferentes ámbitos fotográficos. La facilidad para montar los objetivos Canon EF amplía las prestaciones a ámbitos como la fotografía deportiva en exteriores, el retrato y el paisaje, donde la Canon EOS M5 puede equipararse (sino superar) a los mejores modelos mirrorless con sensor APS-C.

 

Modos de exposición

El dial de modos de exposición de la Canon EOS M5 ofrece al usuario hasta 10 posibilidades distintas para capturar una imagen. Esta decena de modos de exposición satisfará las exigencias de los más avanzados (gracias al modo manual), pero hasta el más neófito y desconocedor en fotografía podrá obtener fotografías perfectas al seleccionar los diferentes modos automáticos que incorpora la Canon EOS M5.

Los modos de exposición incluidos en la Canon EOS M5 son:

  • escena inteligente automática (A+)
  • híbrido automático
  • Creative Assist (CA)
  • modos de escena (SCN)
  • filtros creativos
  • programable (P)
  • prioridad de obturación (Tv)
  • prioridad de abertura (Av)
  • manual (M)
  • 2 modos personalizados (C1/C2)

 

 

Modos de escena

Para compensar el escaso número de modos de exposición que incluían muchas cámaras compactas de gama media-baja, los fabricantes apostaron por incluir modos de disparo adecuados a las escenas más frecuentes, como la fotografía de paisajes o en la playa. Esta tendencia ha pasado a las cámaras sin espejo y no hay un modelo del segmento mirrorless que escape a los modos de escena.

La Canon EOS M5 dispone de una muy interesante oferta, que aún no siendo abundante, sí incorpora los modos de escena que el usuario promedio puede utilizar con más frecuencia, como son:

  • selfie
  • retrato
  • paisaje
  • primer plano
  • deportes
  • comida
  • barrido
  • escena nocturna sin trípode
  • control contraluz HDR

 

Filtros creativos

Canon no pasará a la historia de la fotografía por ser el fabricante que mejores filtros artísticos incorpora en sus cámaras. La Canon EOS M5 dispone de los mismos filtros creativos que las cámaras compactas Canon de la serie G, como la PowerShot G7 X Mark II. Los filtros artísticos suponen un valor añadido en forma de creatividad instantánea, pues sin ellos deberíamos pasar períodos más o menos largos con programas de retoque fotográfico.

Los filtros creativos incorporados en la Canon EOS M5 son:

  • blanco y negro granulado
  • enfoque suave
  • ojo de pez
  • efecto óleo
  • efecto acuarela
  • cámara de juguete
  • miniatura (en foto y vídeo)
  • alto rango dinámico

 

Estilos de imagen

Canon –desde el nacimiento de la fotografía digital– ha sido el fabricante con mejor concepción del color; para ello, dota a sus cámaras de los estilos de imagen (Picture Styles) que ofrecen mejores resultados. Los estilos de imagen facilitan adaptar la tonalidad y contraste del color a la escena o motivo que fotografiamos. Así, el usuario puede incrementar o reducir el contraste y saturación, según qué ámbito fotográfico utilice. No es lo mismo plasmar los cielos azules intensos de un paisaje que fotografiar un cuadro con flashes de estudio, donde la fidelidad cromática debe ser absoluta.

Los estilos de imagen incluidos en la Canon EOS M5 son:

  • automático
  • estándar
  • retrato
  • paisaje
  • detalle fino
  • neutro
  • fiel
  • monocromo
  • 3 modos personalizados

 

Fotometría

Uno de los aspectos en los que Canon ha destacado desde siempre es la precisión de la medición de luz de sus cámaras, que viene desde la época de la fotografía de soporte químico. La Canon EOS M5 hereda la excelente respuesta de la fotometría del gigante japonés y consigue imágenes que apenas precisan ajustes posteriores en la edición de las fotografías. Por otra parte, la facilidad para acceder a la compensación de exposición ayudará de manera muy cómoda a todos aquellos usuarios que disparen en cualquier modo automatizado.

La Canon EOS M5 incorpora los modos de fotometría:

  • puntual
  • evaluativo
  • ponderado al centro
  • parcial

 

Balance de blancos

Otro de los parámetros que Canon controla a la perfección es el balance de blancos, uno de los más fiables y precisos de todo el panorama fotográfico. Desde el buque insignia EOS 1D X Mark II a cámaras compactas como la PowerShot G9 X Mark II, la respuesta del balance de blancos de la Canon EOS M5 es casi perfecta, incluso en las condiciones más adversas, como la fotografía bajo luz de tungsteno o en situaciones de luz mixta, donde se mezclan la luz natural y la artificial.

La Canon EOS M5 dispone de los modos de balance de blancos:

  • automático
  • luz día
  • sombra
  • nublado
  • fluorescente
  • tungsteno
  • flash
  • personalizado
  • temperatura de color (en ºK)

 

Visor electrónico

Uno de los puntales donde se asientan las bondades de la Canon EOS M5 es el visor electrónico, que ofrece una resolución de 2,36 millones de puntos, la misma que incorpora la cámara Fuji X-T2, uno de los mejores modelos del sistema mirrorless. La calidad de visión es excelente, incluso cuando se siguen motivos en movimiento. La velocidad de refresco es elevada y no se aprecia ni parpadeo, ni retraso al disparar entre foto y foto. Recomiendo perder el miedo a todos aquellos usuarios que se aferran al visor óptico tradicional y les ruego dar una oportunidad a los nuevos visores electrónicos de las cámaras más novedosas.

 

Pantalla LCD

La pantalla LCD de la Canon EOS M5 es herencia directa de la que incorpora la EOS 5D Mark IV y llega con un tamaño de 3,2″, una excelente resolución de 1,62 millones de píxeles. La tecnología táctil y movimiento basculante son detalles en los que supera a la propia 5D Mark IV y a muchas cámaras de la competencia. La visualización a pleno sol es muy buena y la visualización de las capturas roza la excelencia, sobretodo al ampliar una imagen para comprobar la precisión del enfoque. La tecnología táctil es muy útil al poder situar el punto de enfoque automático en cualquier parte del área de la imagen.

 

Menú

Canon es uno de los fabricantes que menos ha cambiado el menú a lo largo de los años, gracias a un diseño lógico y racional. Desde sus cámaras compactas hasta el buque insignia EOS 1D X Mark II, todos los modelos Canon comparten un mismo ADN en los menús de sus cámaras. La Canon EOS M5 ofrece un menú muy gráfico y fácilmente comprensible, incluso para aquellos usuarios que jamás hayan tenido una cámara Canon. La pantalla LCD de tecnología táctil agiliza movernos por los diferentes apartados del menú general.

 

Kit de compra

La Canon EOS M5 incorpora en el kit de compra el zoom EF-M 15-45mm ƒ/3.5-6.3 IS STM, equivalente a un 24–72mm en formato completo (full frame). Sin ser la mejor óptica fabricada por el gigante nipón, ofrece una calidad de imagen y una respuesta AF más que suficientes para la mayoría de usuarios de esta cámara. Es una lástima que Canon no se atreva a lanzar mejores objetivos, ahora que ya tiene una cámara que realmente ya justifica la presencia de la multinacional japonesa en el segmento mirrorless. Junto al zoom EF-M 15-45mm f/3.5-6.3 IS STM la Canon EOS M5 incluye el adaptador EF-EOS M.

 

Adaptador EF-EOS M

El sistema mirrorless de Canon es –de todos los existentes en el mercado– el que tiene un menor número de ópticas nativas, de ahí que la multinacional japonesa haya decidido ampliar con el adaptador EF-EOS M (incluido en el kit de compra) las prestaciones de cámaras como la Canon EOS M5. Poder montar la práctica totalidad de objetivos con montura EF para el formato full frame y EF-S, para APS-C convierte (con creces) al sistema Canon M en el que ofrece mayor número de ópticas del entorno mirrorless. La velocidad del sistema AF es prácticamente idéntica a la que se obtiene con las EOS réflex.

Las ópticas EF y EF-S montadas en el adaptador EF-EOS M mantienen el enfoque automático y todas las funciones de la exposición. Uno de los detalles que más gratamente me han sorprendido es la respuesta del sistema de enfoque automático de la Canon EOS M5 al montar el adaptador EF-EOS M, pues mantiene la velocidad y precisión de las ópticas EF y EF-S. En mi caso, utilicé el objetivo estándar Canon EF 50/1.4 USM, que mostró una velocidad de AF prácticamente igual que al estar montado en una EOS 5D Mark III.

 

Canon EOS M5: ¿la réflex sin espejo?

El fabricante japonés ha querido dotar a la Canon EOS M5 de la tecnología más reciente disponible en los modelos EOS réflex con sensor de formato APS-C y muchas de las características técnicas de la EOS M5 las encontramos en la EOS 80D, el mejor modelo de gama intermedia de Canon. El sensor de 24,2 millones de píxeles de resolución aporta un sensible incremento en la calidad de imagen, respecto al antiguo sensor de 18 Megapíxeles y el nuevo procesador de imagen DIGIC 7 mejora la respuesta al disparar en ISO altos.

Detalles como los niveles electrónicos (vertical y horizontal), el procesado (básico) de los archivos RAW en la propia cámara, la posibilidad de crear archivos Time Lapse o el sistema de estabilización interno de la cámara son valores añadidos a una cámara mirrorless con prestaciones de cámara réflex de segmento medio. El usuario de la Canon EOS M5 tendrá las prestaciones de la EOS 80D condensadas en una cámara más barata, compacta y ligera.

Sistema AF

Otro de los puntos fuertes de la Canon EOS M5 reside en su sistema de enfoque automático. Heredado de la Canon EOS 70D, el sistema Dual Pixel CMOS AF se ha revelado como uno de los más fiables de todo el sistema réflex, por su velocidad y precisión en el enfoque. En mi opinión, es todo un acierto que el fabricante nipón haya apostado por este sistema de enfoque automático en la primera cámara de segmento mirrorless digna de lucir el apellido Canon.

El sistema AF de la Canon EOS M5 es –con las ópticas EF-M– rápido y preciso, pero no alcanza la extraordinaria velocidad del sistema Olympus FAST AF, el más rápido –en mi opinión– de todo el entorno mirrorless. Por otra parte, el motor STM de los objetivos nativos del sistema EOS M carecen de una respuesta tan veloz como las ópticas EF que incorporan motores USM.

 

Modo vídeo

La ausencia del formato de grabación 4K puede ser decisiva para un muy reducido grupo de futuros usuarios, pero la calidad de los clips de vídeo grabados con la Canon EOS M5 mejora la de algunos modelos que ofrecen vídeo en 4K. La calidad de grabación Full HD 1080 60p de la Canon EOS M5 satisfará las exigencias más elevadas de los fanáticos del vídeo, facilitando además el uso de las tarjetas de memoria más comunes, ya que el formato 4K requiere de tarjetas con la máxima velocidad de transferencia.

Las ópticas Canon con enfoque STM muestran transiciones suaves y elegantes durante el enfoque, mientras que la posibilidad de utilizar el visor electrónico en todo momento reduce las molestias de tener que grabar a través de la pantalla LCD, algo muy incómodo si se realiza la grabación en exteriores a pleno sol.

 

JPEG / RAW

Los archivos JPEG generados por la Canon EOS M5 ofrecen una calidad de imagen muy elevada y hasta 1.600 ISO se puede obviar el uso del formato RAW, si no se necesitan manipular parámetros como las sombras o los tonos medios. La ventaja de trabajar con archivos RAW es que el original nunca se modifica, por más ajustes que se realicen, ya que el archivo final se exporta en los formatos JPEG o TIFF.

En su contra, los archivos RAW ocupan considerablemente más que los JPEG y esto repercute de manera directa tanto en la capacidad como en la velocidad de transferencia de las tarjetas de memoria. Asimismo, el espacio en el disco duro también se reducirá más rápidamente si se utiliza el formato RAW de manera exclusiva y no sólo en los casos más adecuados. Como los modelos más recientes del fabricante japonés, la Canon EOS M5 permite revelar los archivos RAW en la propia cámara.

 

Respuesta en ISO altos

La experiencia de Canon como fabricante líder de cámaras réflex de gama profesional facilita que los modelos de gama media acaben recibiendo buena parte de los avances tecnológicos que hacen de los buques insignia del gigante nipón ser los modelos preferidos por los profesionales de la fotografía deportiva o el fotoperiodismo. El sensor APS-C de 24,2 millones de píxeles de resolución ha demostrado su valía en una cámara como la EOS 80D, uno de los mejores modelos del segmento Prosumer.

La calidad de imagen hasta 1.600 ISO es excelente y permite disparar en formato JPEG, pues el aumento de la señal de ruido y la pérdida de contraste y fidelidad cromática son mínimas. A partir de 2.000 ISO recomiendo utilizar el formato RAW, que nos permitirá obtener el máximo rendimiento del sensor APS-C de 24,2 Megapíxeles y el nuevo procesador de imagen DIGIC 7. En la práctica no recomiendo disparar con valores superiores a 6.400 ISO si se desea mantener una buena calidad de imagen.

 

Calidad de imagen

Llegamos al punto más crítico a la hora de valorar una cámara y debo confesar que los sentimientos encontrados me abordan, pues la Canon EOS M5 dispone de todas las características técnicas para alcanzar una calidad de imagen sobresaliente (como el sensor de 24,2 Megapíxeles de la EOS 80D y el nuevo procesador DIGIC 7), pero Canon mantiene la calidad de las ópticas EF-M en niveles absolutamente desiguales a un modelo como la EOS M5.

No sé si desde la multinacional japonesa piensan que la Canon EOS M5 va destinada principalmente a los usuarios de cámaras réflex Canon EOS, pero opino que el gigante nipón peca de cierta soberbia al creer que para dar batalla en el segmento mirrorless basta con lanzar una cámara muy completa. Otros fabricantes han apostado por objetivos de máxima calidad y los resultados en ventas demuestran que para conseguir la mayor porción del pastel las ópticas deben estar a la altura de las cámaras.

Dicho esto, la calidad de imagen de la Canon EOS M5 es muy elevada y no dudo al afirmar que puede disputar –con la óptica EOS EF adecuada– el podio de la máxima calidad de imagen del segmento de cámaras sin espejo con modelos como la Sony A7 o la Fuji X-T2.

 

Pruebas y resultados

Todas las fotografías se han realizado con los objetivos nativos de la montura EF-M 15–45mm IS STM (incluido en el kit de compra) y el nuevo zoom todoterreno 18–135mm IS STM, además del objetivo estándar EF 50mm ƒ/1.4 USM, montado en el adaptador EF-EOS M. He utilizado el formato de imagen JPEG para las fotografías disparadas hasta 1.600 ISO y RAW, en sensibilidades más elevadas. El software Canon Digital Photo Professional (incluido en el kit de compra) gestiona a la perfección el revelado de los archivos en formato RAW y consigue mejorar de manera muy notable la respuesta en ISO altos del formato JPEG.

 

Conclusión

Canon parece haber reconocido que ser líder en ventas de cámaras SLR durante 14 años consecutivos no es motivo suficiente para convertirse en una de las marcas influyentes en el segmento de cámaras mirrorless. La Canon EOS M5 es –para mí– el primer modelo sin espejo que merece el respaldo de uno de los apellidos más ilustres en la historia de la fotografía, pues dispone de elementos suficientes para seducir hasta al usuario más escéptico con el sistema mirrorless.

Un diseño cómodo y muy fotográfico, el sensor APS-C de 24,2 Megapíxeles (que tan buenos resultados ofrece en la EOS 80D), el nuevo procesador de imagen DIGIC 7, el rápido y preciso sistema de enfoque automático Dual Pixel CMOS AF, un visor electrónico a la altura de los mejores modelos de la competencia y la misma pantalla LCD que incorpora la EOS 5D Mark IV son algunos de los puntales sobre los que se asienta el renovado concepto de cámara mirrorless de Canon.

La calidad de imagen de la Canon EOS M5 es excelente, siendo una de las cámaras sin espejo con sensor de formato APS-C que mejor gestiona el detalle, contraste, fidelidad cromática y señal de ruido. El modo vídeo ofrece mejor calidad de grabación que los modelos EOS M anteriores, siendo una cámara muy cómoda para regresar de un viaje con excelentes fotos y vídeos de alta calidad en formato Full HD.

La Canon EOS M5 comparte las virtudes de la EOS 80D, incluso en el precio, donde la diferencia entre ambos modelos es mínima. En el apartado del “debe” tan sólo apuntaría la escasa oferta de objetivos nativos con montura EF-M y la naturaleza excesivamente humilde de los mismos. Canon debería tomar nota de las marcas líderes en ventas en el segmento mirrorless y ofrecer una serie de focales más luminosas y con mayor calidad óptica. Sin embargo, la posibilidad de adaptar la práctica totalidad de las objetivos Canon EF y EF-S aumenta las prestaciones de la EOS M5 más allá de lo que pueden ofrecer sus rivales en el segmento de cámaras sin espejo.

 

Lo mejor:

  • construcción
  • diseño fotográfico y funcional
  • resolución de 24,2 Megapíxeles
  • prestaciones fotográficas
  • resolución del visor electrónico
  • pantalla LCD de 3,2″, con tecnología táctil y 1,62 millones de píxeles de resolución
  • sistema AF rápido y preciso
  • fiabilidad de la fotometría
  • respuesta del sistema automático de balance de blancos
  • calidad de imagen muy elevada
  • respuesta en ISO altos
  • calidad de las grabaciones de vídeo
  • conectividad
  • posibilidad de adaptar ópticas con montura Canon EF (incluye adaptador)
  • precio: 1.030,94 euros (incluye cuerpo + zoom 14–45mm + adaptador EF-EOS M)

Mejorable:

  • escasa oferta de ópticas nativas EF-M
  • calidad de las ópticas EF-M

 

Valoración personal

  • construcción: 
  • diseño: 
  • ergonomía: 
  • prestaciones:
  • fotometría: 
  • balance de blancos: 
  • sistema AF: 
  • estabilizador IS incorporado:
  • calidad de imagen:
  • respuesta a ISO altos: 
  • modo vídeo: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal:

 

 

Related Posts