• miércoles , 13 diciembre 2017

Fujifilm GFX-50S (I)

Las primeras cámaras digitales ofrecían una calidad de imagen muy inferior a la película fotográfica, en especial la de formato medio y gran formato. El paso de dos décadas de fotografía digital nos ha traído cámaras que superan ampliamente la calidad de imagen ofrecida por una placa de 9x12cm, tanto en detalle como –especialmente– en latitud de exposición (rango dinámico). El concepto mirrorless han supuesto la gran revolución fotográfica de los últimos años, con marcas como Fujifilm, Olympus y Sony a la cabeza en innovación. La cámara Fujifilm GFX 50S aúna en sí misma la esencia mirrorless al formato medio, un segmento unido al ámbito profesional y coto de caza exclusivo para los bolsillos más afortunados.

Sólo el tiempo dirá si la apuesta de Fujifilm por entrar en la lucha en el formato medio es válida o tan sólo una demostración de la marca japonesa para marcar terreno frente a sus competidores y mostrar que la Fujifilm GFX 50S es un modelo capaz de satisfacer las necesidades de los profesionales. Por ahora, mi reconocimiento al fabricante nipón por crear un sistema nuevo de la nada y desarrollar ópticas y accesorios para una cámara que pertenece al segmento menos comercial de todo el entorno fotográfico.

 

En las manos

La cámara Fujifilm GFX 50S nunca pasaría un control antidóping, porque no es difícil asociarla a una X-T2 cargada de esteroides y anabolizantes. Sin embargo, la diferencia de tamaño con el modelo con sensor de formato APS-C mantiene una proporción adecuada al sensor y sus dimensiones no son mucho más grandes que la de una cámara réflex de sensor de formato completo.  La empuñadura y saliente para el pulgar logran una sujeción perfecta, haciendo de la Fujifilm GFX 50S una cámara extremadamente cómoda en las manos.

No es difícil que el peso del conjunto formado por cámara y objetivo (como el soberbio GF 110mm ƒ/2 R LM WR) roce los 2 kg, resultando un conjunto pesado en largas sesiones de moda y retrato, si se dispara a mano alzada. Por este motivo recomiendo el uso de la empuñadura vertical, así como fijar la cámara en un trípode o un monopie.

 

Ergonomía y diseño

La Fujifilm GFX 50S incorpora el mismo diseño 100% fotográfico que la X-T2, el buque insignia del Sistema X. Los diales de velocidades de exposición son comunes en todas las cámaras Fujifilm de óptica intercambiable, desde la modesta X-T20 a los modelos de prestaciones profesionales X-Pro2, X100F y X-T2. Uno de los detalles que rompen con el tradicional diseño de las cámaras de la Serie X es la desaparición del dial de compensación de exposición, sustituido en la Fujifilm GFX 50S por una una pantalla LCD de información.

En el frontal encontramos el dial de control general y un primer botón de función personalizada. En la tapa superior de la Fujifilm GFX 50S encontramos la leva de conexión de la cámara y un amplio disparador; la pantalla LCD de información, los diales de velocidades de exposición y sensibilidad y los botones dedicados a la compensación de exposición, modo de disparo e iluminador de pantalla de información completan todos los controles situados en la parte superior de la Fujifilm GFX 50S.

La tapa posterior alberga la pantalla de 3,2″ y 2,36 millones de píxeles de resolución, de tipo basculante y con tecnología táctil. Sobre ella se encuentran el selector del modo de enfoque y los botones de visualización y borrado de las capturas. A la altura del pulgar se encuentra el segundo dial de control; los botones de acceso al menú general de la cámara, menú rápido (Q) y modo de visualización de la información son los únicos asignados por Fujifilm para una función predeterminada, pues los 3 restantes –así como los 4 que rodean el botón “Menú”– son personalizables y será el usuario quien asigne las funciones según sus prioridades.

 

Fujifilm GFX 50S: la heredera digital de una larga saga de película

El primer modelo digital de formato medio de Fujifilm no es fruto de la casualidad. La experiencia de Fujifilm en la fabricación de cámaras de formato medio se remonta décadas atrás, donde modelos como la cámara multiformato Fuji GX680 o la innovadora cámara compacta de formato 4,5 x 6cm. GA645 Professional (¡con sistema AF!) asentaron hace más de dos décadas las bases donde se fundamenta la filosofía de Fujifilm en el segmento del formato medio.

Si hasta hoy Hasselblad era el líder indiscutible con sus cámaras de la Serie H y precios que llegaban a superar los 40.000 euros, ahora nos encontramos ante un modelo mirrorless que se sitúa por debajo de la franja de los 10.000 euros. Ante este precio, ¿podemos hablar realmente de “popularización” del formato medio digital o estamos ante una moda pasajera?

 

Formato medio digital: ¿oportunidad de negocio o una necesidad real de los profesionales?

Hasta la aparición de la tecnología digital, las cámaras más habituales en los estudios fotográficos eran las de gran formato (también llamadas técnicas o de placas) y las de formato medio, con marcas como Hasselblad, Pentax, Bronica, Rolleï, Fuji y Mamiya, con formatos que iban desde 4,5 x 6cm. hasta los 6 x 8cm. La llegada de los sensores digitales fue arrinconando poco a poco a las viejas glorias del formato medio, siendo sustituidas por cámaras SLR que ofrecían una calidad muy inferior, pues la tecnología digital apenas empezaba a dar sus primeros pasos.

La llegada de los primeros respaldos digitales con sensores CCD ofreció la oportunidad a muchos profesionales de aprovechar sus equipos de formato medio, pero a un precio difícilmente amortizable por un mercado cada vez más minado por el intrusismo. Tampoco la llegada de la Serie H digital de Hasselblad supuso la popularización del formato medio digital, con precios que rondaban los 20.000 euros. Esto llevó a que muchos profesionales debieran conformarse con trabajar con cámaras réflex, aún sintiendo que su espacio natural seguía siendo el formato medio.

Para esos profesionales (y muchos otros, más jóvenes y que no conocieron el formato medio de película) la nueva cámara Fujifilm GFX 50S dispone de los dos principales motivos para dar el salto al formato medio: un precio amortizable y una calidad de imagen superior a la que ofrecen los mejores modelos del entorno réflex, mostrando una muy elevada riqueza en el detalle (ver recortes al 100% de la fotografía inferior, tomada a ƒ/2.2). Pese a no ser una cámara económica, la Fujifilm GFX 50S es más asequible que sus parientes de formato medio con espejo.

 

Mucho más que una cámara

La Fujifilm GFX 50S llega de la mano de cinco objetivos y un amplio número de accesorios, que incluye adaptadores para objetivos de formato medio de la época analógica y para cámaras de gran formato. Fujifilm ha desarrollado más que una simple cámara, todo un sistema completo de fotografía, desvelando cómo interpreta la firma nipona su concepto de formato medio digital. El sistema Fujifilm GFX incluye además desde un sistema de basculación para el visor electrónico a una empuñadura vertical, muy bien estudiada y que compensa el peso entre objetivo y cámara.

Los objetivos Fujinon GF ofrecen una calidad óptica muy elevada y un rango focal (equivalente en formato completo) comprendido entre 18mm y 95mm. La utilización de elementos asféricos, cristales de dispersión extra baja y motores de enfoque lineales convierten al sistema GFX –pese a ser un recién nacido– en uno de los más completos e innovadores del formato medio digital.

 

Formato medio vs. SLR

El mercado actual ofrece cámaras réflex que alcanzan una resolución similar a la que incorpora el sensor de la mayoría de modelos de formato medio a un precio muy inferior, tanto del cuerpo como de los objetivos. Marcas como Canon o Sony ya disponen de modelos con resoluciones que superan los 40 Megapíxeles y que –hasta hoy– han cubierto las necesidades de muchos profesionales que no han podido acceder por precio a cámaras de formato medio digital.

El mayor tamaño del píxel del sensor de la cámara Fujifilm GFX 50S facilita que las capturas realizadas en ambientes escasos de luz ofrezcan una mejor respuesta al disparar con valores ISO altos, el gran punto débil de las cámaras réflex de resolución superior a 36 Megapíxeles. La excelente respuesta de la Fujifilm GFX 50S al trabajar con sensibilidades elevadas amplía las prestaciones fotográficas, especialmente fuera del estudio.

 

¿Efecto bokeh en formato medio?

No es difícil leer en los foros de fotografía sobre el escaso desenfoque posterior que ofrecen las ópticas del formato medio, sin tener en cuenta que el mayor tamaño del sensor puede ser un excelente aliado a la hora de conseguir un efecto bokeh acusado. El teleobjetivo GF 110mm ƒ/2 R LM WR proporciona intensos desenfoques, incluso con distancias de enfoque superiores a 2 metros, algo que no está al alcance de cualquier objetivo del entorno SLR o mirrorless.

En la práctica, el objetivo GF 100/2 R LM WR me recuerda al teleobjetivo corto XF 56mm ƒ/1.2 R APD, una de mis ópticas preferidas de la Serie X de Fujifilm. Ofrece un desenfoque extremo, pero elegante y fácilmente domesticable. Basta cerrar el diafragma para conseguir un enfoque uniforme o abrir, si se desea conseguir una profundidad de campo reducida a penas unos pocos centímetros. Por otra parte, los círculos de confusión del desenfoque son perfectos, creando un efecto bokeh “de libro”.

 

Concepto modular

Muchos modelos de formato medio de película 120 eran cámaras modulares, compuestas por el cuerpo, el chasis para película y el visor. Pese a que –obviamente– ya no estamos ante modelos con chasis para película, la Fujifilm GFX 50S mantiene (en parte) el concepto modular, pues el visor se monta directamente en la zapata universal del cuerpo de la cámara. Como accesorio, se puede montar una segunda zapata, que facilita el movimiento vertical y lateral del visor.

 

Ópticas GF

En el momento de escribir este artículo, la Fujifilm GFX 50S dispone de 5 objetivos, cuatro de distancia focal fija y un zoom. Comprendida entre los (equivalentes en formato completo) 18 y 95mm, la gama de objetivos Fujinon GF facilita trabajar en los ámbitos fotográficos más asociados al formato medio, como el retrato, la fotografía de producto, de interiores y moda. En los próximos meses Fujifilm ha previsto incorporar nuevas ópticas, como un teleobjetivo de focal fija, de focal superior al GF 110/2 R LM WR.

La Fujifilm GFX 50S dispone de los objetivos:

  • GF 63mm ƒ/2.8 R WR (equivalente a un 50mm)
  • GF 32–64mm ƒ/4 R LM WR (equivalente a un 21–51mm)
  • GF 110mm ƒ/2 R LM WR (equivalente a un 87mm)
  • GF 23mm ƒ/4 R LM WR (equivalente a un 18mm)
  • GF 120mm ƒ/4 Macro R OIS LM WR (equivalente a un 95mm)

Quiero destacar distintos aspectos de la estrategia de Fujifilm a la hora de presentar esta gama de objetivos: la GFX 50S dispone de un objetivo macro desde su lanzamiento, fundamental en una cámara de formato medio. Otro punto a resaltar es la especialización de ópticas como el GF 110/2, de muy elevada luminosidad y especialmente útil en ámbitos como el retrato o la moda y el angular extremo GF 23/4, dedicado al paisaje y fotografía de interiores. Una novedad digna de mención en las ópticas GF es la posición “C” en el aro de diafragmas, que facilita cambiar la abertura de los objetivos mediante el dial de control que asignemos en la GFX 50S.

 

Genética Serie X

Los usuarios de la Serie X que accedan a la cámara Fujifilm GFX 50S se encontrarán con un modelo familiar, tanto en diseño como manejo. El clásico aro de velocidades de obturación (común desde la primera versión de la X100 hasta la X-T2) y el aro de diafragmas en los objetivos dan al Sistema GF ese sello tan característico y fotográfico de la Serie X de Fujifilm. La pantalla LCD de información elimina la posibilidad de incorporar en el plato superior de la cámara el eterno dial de compensación de exposición, pero hay un detalle que contrarresta esta pérdida…

El joystick de ajuste del punto de foco (disponible en las X-Pro2 y X-T2) se ha convertido ya –en mi opinión– en una ayuda imprescindible y una seña de identidad de la Serie X. Rápido y preciso, el joystick de ajuste del punto de enfoque facilita la mejor respuesta del sistema de enfoque automático. Los botones personalizables facilitan configurar la cámara a las necesidades de cada usuario.

 

Visor

El visor electrónico OLED de la cámara Fujifilm GFX 50S ofrece una resolución de 3,69 millones de puntos, mostrando una buena calidad de visualización en exteriores. Sin embargo, éste es uno de los puntos mejorables, pues la velocidad de refresco es inferior a la disponible en la X-T2 y en condiciones críticas de luz pueden aparecer saltos en la imagen; asimismo, el visor ofrece “artefactos” cuando la luz es muy escasa. El visor de la Fujifilm GFX 50S dispone de un adaptador que facilita su desplazamiento vertical y lateral.

 

Pantalla LCD

La Fujifilm GFX 50S dispone de una pantalla LCD de 3,2″ basculante y 2,36 millones de puntos de resolución. La tecnología táctil facilita fijar el punto de enfoque en cualquier parte de la pantalla con tan sólo pulsar suavemente sobre ella. Esta prestación resulta muy cómoda en la fotografía de producto en el estudio o en la de interiorismo, pues en ambos casos la cámara está montada en un trípode.

En el modo de visualización de las capturas, la tecnología táctil de la pantalla LCD de la Fujifilm GFX 50S facilita –con sólo desplazar un dedo por la superficie de la pantalla– ir pasando las capturas, así como ampliarlas y comprobar aspectos como la precisión del enfoque.

 

Pantalla de información

A diferencia de algunos modelos réflex de gama profesional (como las Canon EOS 1D X Mark II o EOS 5D Mark IV), ninguna cámara del Sistema X ha incorporado hasta ahora una pantalla LCD de información y el motivo no ha sido otro que los modelos de la Serie X (desde la X100 hasta la X-T2) nunca se han orientado al trabajo en estudio. La pantalla LCD de información de la Fujifilm GFX 50S proporciona de un vistazo la información de:

  • abertura
  • velocidad de obturación / modo de obturador
  • valor de la exposición (correcta, sobre o subexpuesta)
  • sensibilidad
  • modo de expoisición
  • formato de archivo (JPEG/RAW)
  • modo de balance de blancos
  • modo de simulación de película

 

(continúa en parte II)