• sábado , 21 octubre 2017

Fujifilm GFX 50S (II)

Características técnicas

El tamaño del sensor y su elevada resolución son las dos características que más poderosamente llaman la atención en un modelo de formato medio digital y la cámara Fujifilm GFX 50S tiene las armas de seducción que harán sucumbir incluso al más reacio de sus detractores. La elevada calidad de imagen, un sistema AF muy similar al que incorpora la X-T2 y la excelente respuesta en ISO altos garantizan los mejores resultados, sin importar las condiciones de iluminación.

Las características principales de la cámara Fujifilm GFX 50S son:

  • sensor de 43,8mm x 32,9mm y resolución de 51,4 millones de píxeles
  • procesador de imagen X PRO
  • formatos de imagen: JPEG / RAW (14 bits)
  • doble ranura para tarjetas SD (SDXC/UHS-II)
  • 4 modos de exposición
  • 8 filtros creativos
  • 15 modos de simulación de película
  • efecto cromático del color (intenso o bajo)
  • sensibilidad nominal: 100–12.800 ISO (ampliable a 102.400 ISO)
  • velocidades de obturación: 4 segundos–1/4.000seg. con obturador mecánico (ampliable a 60 minutos en modo “B” y hasta 1/16.000seg, con obturador electrónico)
  • mantiene el joystick de selección del punto de foco del Sistema X
  • hasta 425 puntos de enfoque
  • selección de enfoque por punto, área y predictivo
  • 4 modos de fotometría
  • 9 modos de balance de blancos
  • pantalla LCD de 3,2, de tipo basculante, con tecnología táctil y 2,36 millones de píxeles de resolución
  • visor electrónico de 3,69 millones de píxeles de resolución
  • transmisión inalámbrica
  • video Full HD 60p
  • cadencia máxima de disparo de 3 f.p.s.

 

Prestaciones

Las cámaras de formato medio ofrecen una calidad de imagen muy superior que las mejores réflex de gama profesional, además de un tamaño de archivo notablemente superior. Sin embargo, su elevado precio reduce su uso al ámbito profesional o al de bolsillos adinerados. El espacio natural de la Fujifilm GFX 50S es el estudio, si bien su peso y tamaño facilitan realizar en exteriores una sesión de moda, retrato o fotografía de paisaje, ámbitos idóneos para trabajar con una cámara de formato medio.

Sin ser una cámara voluminosa (el peso del conjunto de cámara y objetivo se acerca a los 2 kg.) recomiendo trabajar con un trípode sólido, especialmente en exteriores y en campos como la fotografía de interiorismo, donde los tiempos de exposición pueden ser de varios segundos. En el estudio destacan la fotografía de producto y de obras de arte, para la impresión de catálogos con la máxima calidad fotográfica.

 

Menús

Los menús de la cámara Fujifilm GFX 50S mantienen el mismo formato que los incorporados en las cámaras de la Serie X. Sencillos, racionales y estructurados de forma lógica, los menús de la GFX 50S facilitarán un manejo rápido a todos los usuarios, incluso para aquellos que jamás hayan trabajado con una cámara Fujifilm de la Serie X. Por otra parte, el amplio número de botones de funciones personalizadas facilita tener a mano los parámetros más necesarios para cada usuario.

 

Modos de exposición

La herencia de la Serie X está siempre presente en la Fujifilm GFX 50S y mantiene los mismos modos de exposición incluidos en los modelos de prestaciones profesionales, como las X100, X-Pro2 o X-T2. Ningún usuario de la Fujifilm GFX 50S buscará en esta cámara un sinfín de modos de exposición automatizados o modos de escena, pues se trata de un modelo con el que disfrutar y saborear cada disparo. Tan sólo he disparado en modo de prioridad de abertura (A) para comprobar la fiabilidad del mismo a la hora de escribir sobre este punto en las pruebas de la cámara.

Los modos de exposición de la Fujifilm GFX 50S son:

  • manual
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • programable

 

Modos de simulación de película

Fujifilm es –en mi opinión– el fabricante que ofrece tonos más fieles al original. Su experiencia en la fabricación de película fotográfica le concede una ventaja clara sobre el resto de marcas, algunas sin más bagaje que la electrónica de consumo, detalle que en ocasiones desemboca en tonos y colores alejados de la realidad. Los modos de simulación de película de la Fujifilm GFX 50S facilitan obtener desde los tonos más fieles y naturales a los más suaves o –por el contrario– más contrastados y saturados.

La fujifilm GFX 50S incluye 15 modos de simulación de película:

  • PROVIA (estándar)
  • Velvia (vívido)
  • ASTIA (suave)
  • Classic Chrome
  • PRO Neg.Hi
  • PRO Neg.Std
  • Blanco y negro (Blanco y negro+ Filtro amarillo, Blanco y negro+ Filtro rojo, Blanco y negro+ Filtro verde)
  • Sepia
  • ACROS (ACROS+Filtro Amarillo, ACROS+Filtro Rojo, ACROS+Filtro Verde)

 

 

Efecto cromado de color

La fotografía digital ha aportado una mayor latitud de exposición que la película fotográfica, en que una diapositiva apenas tenía ±0.5 diafragma. Actualmente, no es difícil levantar las sombras en una fotografía, incluso con una cámara de segmento medio-bajo. Sin embargo, los colores en sombra siguen ofreciendo tonos apagados, muy distintos al brillo que se consigue levantar por software.

El nuevo efecto cromado de color incorporado en la Fujifilm GFX 50S corrige el color en sombra y realza (de manera débil o fuerte) las tonalidades que en el resto de modelos se mantienen mortecinos. La fotografía de paisaje será uno de los ámbitos fotográficos que más partido saquen de esta novedad incluida en el menú de la cámara de formato medio de Fujifilm.

 

Fotometría

La clásica matriz de 256 zonas de las cámaras Fujifilm de la Serie X es el patrón que rige la medición de luz en la GFX 50S. El fabricante nipón parece haber encontrado la melodía que mejor se adapta a sus cámaras y –como The Beatles o The Rolling Stones– parece aplicar el principio de “para qué cambiar lo que funciona”? Y la fotometría de la GFX 50S funciona realmente muy bien. Al igual que sus pequeñas parientes del Sistema X, la medición de luz de la Fujifilm GFX 50S es perfecta, incluso en las condiciones de luz más complejas.

Los modos de fotometría incorporados en la Fujifilm GFX 50S son:

  • Multizonal
  • Puntual
  • Ponderado al centro
  • Promedio

 

Balance de blancos

Una medición correcta del balance de blancos proporcionará imágenes con tonos con la máxima fidelidad cromática, ahorrando tiempo en la edición posterior de las capturas. La cámara Fujifilm GFX 50S mantiene la excelente respuesta del balance automático de blancos de los modelos de la Serie X. Incluso en interiores iluminados con luz de tungsteno o en situaciones de iluminación mixta (con mezcla de luz natural y artificial) la respuesta del sistema automático de balance de blancos de la Fujifilm GFX 50S muestra la precisión que se espera de una cámara profesional.

La GFX 50S incluye los modos de balance de blancos:

  • automático
  • temperatura de color (ºK)
  • luz día
  • sombra
  • fluorescente (luz diurna)
  • fluorescente (blanco cálido)
  • fluorescente (blanco frío)
  • tungsteno
  • bajo el agua

 

Sistema AF

Que nadie espere en la Fujifilm GFX 50S la rápida respuesta que ofrecen los modelos más ágiles del Sistema X, como la X-T2. El peso y las dimensiones de las lentes de los objetivos GF nada tienen que ver con los Fujinon XF, pero pese a todo, el sistema de enfoque automático de la GFX 50S es el más rápido que he probado en una cámara digital de formato medio. El enfoque por contraste y hasta 425 puntos de detección de foco proporcionan la máxima precisión del sistema AF.

La tecnología táctil de la pantalla LCD incrementa las prestaciones del sistema del enfoque automático, al poder situar el punto de enfoque en toda el área de la imagen. Esta característica es realmente práctica al trabajar con la cámara montada en un trípode, ya sea en estudio o en exteriores, en ámbitos fotográficos como la arquitectura o el interiorismo, que necesitan la máxima precisión en la composición o tiempos de exposición largos.

 

AF rápido

Otra novedad incluida en la cámara Fujifilm GFX 50S es el modo de AF rápido. La respuesta del sistema AF de una cámara de formato medio es más lenta que el de una SLR o –especialmente– de una cámara mirrorless de formato APS-C, como son las cámaras de la Serie X de Fujifilm. Las características propias de un objetivo para cámaras de formato medio (con cristales de gran diámetro y peso superior al de los sistemas SLR y sin espejo) impide desplazamientos internos rápidos.

El sistema AF rápido de la Fujifilm GFX 50S elimina pasos intermedios en el enfoque automático, acelerando la respuesta del sistema AF. Esta prestación se ha orientado para el trabajo en exteriores con luz abundante, pero en mi opinión no será el motivo que decida la compra de esta cámara, pues los usuarios de una cámara de formato medio no buscan la máxima velocidad en AF, sino un enfoque preciso, algo que se consigue muy fácilmente en la GFX 50S con el joystick de selección del punto de enfoque.

 

Sensibilidad

El rango nominal de sensibilidades está comprendido entre 100 y 12.800 ISO, una cifra que puede parecer escasa a los ojos más críticos. En realidad debemos valorar que estamos ante una cámara de formato medio que ofrece una resolución de 51,4 millones de píxeles y todos sabemos que altas sensibilidades y resoluciones elevadas son vecinos mal avenidos. La sensibilidad puede incrementarse en 3 valores E.V, hasta alcanzar la sobresaliente cifra de 102.400 ISO.

Mi experiencia con cámaras de formato medio me enseñó que no es conveniente pasar de ISO 800, si se desea obtener una calidad de imagen acorde a la calidad de imagen que se espera de una cámara tan cara. El equipo formado por el sensor y el procesador de imagen de la Fujifilm GFX 50S se encarga de romper con la tradicional incompatibilidad entre alta sensibilidad y resolución elevada, pues a 12.800 ISO la calidad de imagen es sorprendente mejor que la ofrecida por cualquier modelo de la Serie X.

 

Calidad de imagen

Ninguna cámara réflex o mirrorless de formato completo ofrece una calidad de imagen tan elevada como la Fujifilm GFX 50S. El tamaño del sensor y la calidad óptica de los objetivos proporcionan una muy elevada riqueza en el detalle. La excelente respuesta al disparar en ISO altos incrementa las prestaciones de la Fujifilm GFX 50S, respecto a modelos SLR de alta resolución, como la Nikon D800, incapaz de ofrecer una buena calidad de imagen al disparar con sensibilidades elevadas.

La calidad de imagen de la cámara Fujifilm GFX 50S roza la perfección entre ISO 100 y 1.600 ISO. Tanto el detalle, como el contraste y –de manera especial– la fidelidad cromática se mantienen en los niveles más altos. Incluso a 4.000 ISO es posible una excelente calidad de imagen. Personalmente, opino que la GFX 50S es una cámara para trabajar en estudio o localizaciones en exteriores, pero con trípode. No sólo por el peso del conjunto de cámara y objetivo, sino para lograr los encuadres más adecuados.

 

Detalle

La riqueza en el detalle es –junto a la excelente respuesta en ISO altos– el factor diferencial respecto a las cámaras réflex y mirrorless de más alta resolución. Las imágenes capturadas por el sensor de la cámara Fujifilm GFX 50S proporcionan un detalle muy elevado, adecuado para aquellos profesionales que precisan realizar grandes tamaños de ampliación. La capacidad de recorte es muy superior a los modelos tradicionales de la Serie X de Fujifilm y al de la práctica totalidad de las cámaras réflex del mercado.

Sin embargo, considero que no es la capacidad de recorte el factor que decanta al profesional a decidir la compra de una cámara de formato medio, sino la elevada calidad del detalle. Las ópticas Fujinon GF disponen de una resolución lineal muy elevada y de un alto contraste, factores que incrementan la calidad de imagen y transfieren a las capturas un elevado detalle. Las imágenes aquí expuestas incorporan un recorte al 100% como ejemplo del detalle que puede ofrecer la cámara Fujifilm GFX 50S.

(continúa)

Related Posts