• Martes , 22 Agosto 2017

Fujifilm GFX 50S (III)

No quiero finalizar el análisis de la cámara Fujifilm GFX 50S sin dedicar una pequeña reseña a los ámbitos fotográficos en los que más puede destacar la nueva cámara de formato medio de Fujifilm.

 

Fotografía de interiorismo y arquitectura

La especialización de este ámbito fotográfico no sólo requiere experiencia, sino disponer de buenas dosis de paciencia y el mejor sistema de estabilización… que ofrece un trípode. La gama de objetivos del Sistema GF ya dispone de dos angulares (un zoom y un objetivo de focal fija) equivalentes en formato completo a 25–50mm y 18mm. La incorporación de un nivel electrónico (le asigné un botón de función personalizada para trabajar en interiorismo) ayuda a nivelar la cámara de manera precisa.

La precisión de la fotometría y del balance de blancos serán –junto a la elevada calidad óptica y la resolución de más de 50 Megapíxeles– los pilares sobre los que se asienta una de las disciplinas fotográficas en las que menos puede actuar el profesional. El fotógrafo de interiores debe encontrar los ángulos y detalles del entorno para conseguir desde las imágenes más tradicionales a las más personales.

 

Retrato

Junto al paisaje, el retrato fue la disciplina con la que nació la fotografía, como método más rápido y económico que la pintura. Desde los primeros retratos realizados con daguerrotipos al selfie actual realizado con un teléfono móvil, la historia de la fotografía está plagada de millones de retratos. No existe un solo fabricante de objetivos que no disponga de un teleobjetivo para retrato (entre 85 y 135mm, en formato completo) y Fujifilm ofrece con el objetivo GF 110mm ƒ/2 R LM WR la herramienta más adecuada para su cámara GFX 50S.

Equivalente a un 87mm en formato full frame, la abertura de ƒ/2 supone un hito en la historia del formato medio, siendo la abertura más luminosa jamás superada en un objetivo para cámaras de formato medio. Las 9 láminas y su abertura máxima de ƒ/2 proporcionan unos desenfoques muy acusados, pero elegantes a la vez. La extraordinaria calidad de imagen de la cámara Fujifilm GFX 50S y un tamaño de archivo de más de 130 MB facilitan disponer de retratos de la máxima calidad, incluso al disparar con aberturas elevadas (como el ƒ/3.2 utilizado en esta fotografía).

 

Fotografía de producto

Las cámaras de formato medio son la herramienta idónea para aquellos profesionales de la fotografía de producto que requieren de la máxima calidad de imagen y grandes tamaños de ampliación y el objetivo macro GF 120mm ƒ/4 R LM OIS WR es la óptica más adecuada para este ámbito fotográfico. Una distancia mínima de enfoque de 45cm. facilita capturar pequeños objetos, como piezas de joyería, con la máxima calidad de imagen. El alto contraste y su elevada resolución lineal hacen del teleobjetivo macro del Sistema GF una óptica indispensable para el trabajo en estudio, el espacio natural de la cámara Fujifilm GFX 50S.

 

Reproducción de obras de arte

La fidelidad cromática es –junto a una elevada reproducción del detalle– el axioma que siempre debe cumplir una cámara a la hora de fotografiar cuadros, láminas o mapas. La excelente respuesta del balance de blancos, la amplia oferta de modos de simulación de película y la posibilidad de aplicar el nuevo efecto cromado de color (incrementando o reduciendo el contraste y la saturación), la elevada calidad de imagen y el tamaño de los archivos convierten a la cámara Fujifilm GFX 50S en una excelente herramienta de trabajo para museos y galerías de arte.

 

Fotografía de moda

La fotografía de moda profesional (la que va más allá de books a amigas, novias o familia) precisa mostrar la máxima fidelidad del color, para mostrar los tonos de la ropa con la máxima fidelidad cromática bajo cualquier iluminación, ya sea en exteriores a pleno sol, a contraluz o en sombra o bajo la controlada luz del flash, en el estudio. La respuesta del conjunto formato por el sensor de 51,4 Megapíxeles y el procesador de imagen X-Pro es perfecta y ofrece tonos prácticamente idénticos a la realidad.

El objetivo anteriormente citado GF 110/2 R LM WR permite aislar al modelo del fondo y –gracias a su elevada luminosidad– obtener desenfoques posteriores muy acusados, pero a la vez elegantes y progresivos, muy al estilo del teleobjetivo de la Serie X Fujinon XF 56mm ƒ/1.2 R APD. La resolución lineal es muy elevada, mostrando riqueza en el detalle, incluso al disparar con los diafragmas más abiertos (como ƒ/2.8, en esta fotografía).

 

Trabajando con la Fujifilm GFX 50S

Tras semanas de trabajo, he encontrado unos resultados mejores a los que me da una cámara SLR de formato completo de gama profesional: la calidad de imagen es –además del tamaño de las fotografías– la principal seña de identidad de la cámara Fujifilm GFX 50S. La precisa reproducción del color garantiza abordar cualquier ámbito profesional en el que se precise la máxima fidelidad tonal, uno de los aspectos más valorados por los profesionales de la fotografía de moda y de reproducción de obras de arte.

 

La metodología de trabajo no difiere en absoluto con el de las cámaras Fujifilm de la Serie X, con la ventaja añadida de disponer en las ópticas de la posición “C”, que permite variar la abertura desde el dial frontal de la cámara, detalle que –para mi forma de trabajar en modo de exposición manual– agiliza la operatividad de la GFX 50S. El peso del conjunto formado por cámara y objetivo asciende fácilmente a los 2 Kg, que si bien permite trabajar a mano alzada, acaba sintiéndose en una sesión fotográfica larga.

 

Pruebas y resultados

Todas las fotografías se han realizado con los objetivos “Prime” de focal fija GF 23/4 R LM WR, GF 110/2 R LM WR, GF 120/4 R LM OIS WR Macro y el zoom GF 32–64/4 R LM WR. He trabajado en modo de exposición manual, a excepción de las fotografías que ilustran el apartado dedicado a los modos de exposición, donde disparé en prioridad de abertura. He empleado sensibilidades comprendidas entre 100 y 12.800 ISO, disparando con trípode (fotografía de interiores, de producto y en reproducción de obras de arte) o a mano alzada, como en la fotografía inferior, disparada en una estación de metro a 1/20seg.

Trabajar con la nueva cámara de formato medio Fujifilm GFX 50S es sinónimo de –no sólo conseguir la máxima calidad de imagen– tener la certeza que el sistema GF de cámara y objetivos va a responder en todo momento de manera soberbia, sin importar la disciplina fotográfica. La ausencia de espejo se refleja en un tamaño más compacto y un peso notablemente más ligero, que se traduce en un cuerpo realmente práctico para trabajar sin trípode.

 

Conclusión

La cámara Fujifilm GFX 50S es –en mi opinión– la mejor opción que ofrece el formato medio. Tanto su relación calidad-precio, como la gama de ópticas (algunas, soberbias) conforman un sistema completo y en crecimiento. El conjunto formato por las ópticas Fujinon GF, el sensor de 51,4 Megapíxeles y el procesador X PRO ofrece una calidad de imagen superior a la de los mejores modelos réflex con sensor de formato completo (full frame), gracias a la excelente gestión y reproducción del color. El detalle (sin máscara de enfoque alguna) que ofrece cada fotografía merecería mostrarse con un recorte al 100%.

Uno de los aspectos que más gratamente me ha sorprendido en la Fujifilm GFX 50S es su respuesta al disparar con sensibilidades elevadas, muy superior a lo que había encontrado en cámaras de formato medio de precio muy superior. Incluso disparando con un valor tan elevado como 12.800 ISO, no es difícil conseguir fotografías con una elevada calidad de imagen, destacando un excelente detalle, una señal de ruido contenida y natural, un contraste medio y una muy buena reproducción tonal.

La gama de objetivos (comprendida entre los equivalentes 18 y 95mm, en formato completo) facilitará al profesional afrontar una amplia variedad de ámbitos fotográficos, desde la fotografía de paisajes e interiorismo, a la fotografía de producto, moda o retrato. En este apartado, quiero destacar de manera especial el teleobjetivo GF 110mm ƒ/2 R LM WR, pues su máxima abertura de ƒ/2 es la más elevada en todo el formato medio y proporciona desenfoques posteriores muy acusados, pero a la vez elegantes y cremosos.

Sin ser un modelo orientado a la captura de instantáneas urbanas (street photo), la cámara Fujifilm GFX 50S se resiste a permanecer encerrada en el estudio y vivir anclada en un trípode; su excelente ergonomía y diseño facilitan el trabajo a mano alzada (en especial, si se adapta la empuñadura vertical), lo que facilitará sesiones de moda y retrato en exteriores. El excelente diseño logra disimular los 2 kilos de peso del conjunto de cámara y objetivo en las manos.

El precio será el único escollo que impedirá que convertir a la cámara Fujifilm GFX 50S en una cámara líder en ventas, pero el segmento de cámaras de formato medio nunca ha sido ni asequible, ni popular, debido al elevado precio de los sensores del formato medio y que la producción de estas cámaras es muy inferior a la de los entornos réflex y mirrorless. Sin embargo, el precio de la Fujifilm GFX 50S es el más “barato” del formato medio, convirtiéndola en la mejor opción para dar el salto al entorno que ofrece la máxima calidad de imagen del mercado.

 

 

Agradecimientos:

 

Lo mejor:

  • construcción robusta
  • excelente ergonomía
  • diseño compacto y peso racional (similar al de una cámara SLR)
  • tamaño de archivo: 51,4 Megapíxeles
  • rango nominal de sensibilidades: 100–12.800 ISO
  • sensibilidad máxima de 102.400 ISO
  • menús familiares (idénticos al de las cámaras del Sistema X)
  • manejo 100% fotográfico
  • facilidad para personalizar la cámara a las necesidades del usuario
  • versatilidad del sistema GF
  • sistema AF solvente
  • joystick de ajuste del punto de enfoque
  • calidad de imagen soberbia
  • respuesta en ISO altos
  • fotometría y balance de blancos perfectos
  • variedad de ópticas GF (5 disponibles hasta Julio 2017)
  • excelente relación calidad-precio: 6.995€ (sólo cuerpo, con visor electrónico)

Mejorable:

  • el visor crea lags en condiciones escasas de luz
  • velocidad de sincronización de flash a 1/125seg.
  • respuesta del enfoque continuo en condiciones pobres de luz
  • precio de los objetivos (de 2.999€ a 1.599€)

 

Valoración

  • construcción: 
  • diseño y ergonomía: 
  • prestaciones: 
  • fotometría:
  • balance de blancos: 
  • sistema AF: 
  • calidad de imagen: 
  • respuesta en ISO altos: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal: 

 

Related Posts