• Martes , 22 Agosto 2017

Sony A9

El entorno mirrorless se ha convertido en el verdadero motor de la industria fotográfica. A los modelos A7R II y A7S II, especializados –respectivamente– en gran resolución y elevada gama ISO, se une la nueva Sony A9, una cámara que dispone de todas las herramientas para convertirse en la competencia solvente de modelos míticos del sistema réflex, como la Nikon D5 o la Canon EOS 1D X Mark II.

Las novedades en la Sony A9 parten del propio concepto de la cámara (especializada en fotografía deportiva) y continúan en el nuevo sensor apilado y sus espectaculares prestaciones: 24,2 Megapíxeles con una cadencia de disparo de hasta 20 fotogramas por segundo (f.p.s.), sin olvidar la increíble respuesta del sistema de enfoque automático, el más rápido que jamás ha pasado por mis manos.

 

En las manos

La Sony A9 mantiene las líneas y disposición de los botones y diales de control de la familia A7. Jamás comprenderé porqué Sony no se decide de una vez a desarrollar cámaras más orientadas a la fotografía, pese a ser el líder indiscutible de la grabación de vídeo con cámaras fotográficas. Cuando Sony absorbió Minolta, pensé que sus ingenieros de desarrollo de cámaras diseñarían modelos prácticos, funcionales y absolutamente fotográficos. La realidad es muy distinta y sigo pensando que –aún disponiendo del interior más seductor– el diseño del cuerpo de las cámaras Sony A9/A7 es muy mejorable, desde el punto de vista de manejo fotográfico.

En la parte frontal de la cámara encontramos el primer dial de control, que puede personalizar la función o parámetro que desee el usuario. En la tapa superior de la Sony A9 se encuentran los diales de modos de disparo, modos de exposición y compensación de la exposición; la leva de puesta en marcha ON/OFF, el amplio disparador, dos botones de función personalizada y el selector del modo de sistema de enfoque completan todos los controles en la parte superior de la cámara.

La tapa trasera de la Sony A9 dispone de la pantalla LCD de 3″ basculante  de tecnología táctil y 1,44 millones de píxeles; sobre ella se encuentran los botones de acceso al menú general, acceso al modo vídeo, activación del sistema AF y un tercer botón de función personalizada. El segundo dial de control, el joystick de control del punto de enfoque y los botones dedicados al bloqueo de la exposición, acceso al menú rápido (Fn), visualización y borrado de las capturas (que comparte con la 4ª función personalizada) y el aro-cursor de acceso a la sensibilidad y el modo DISPLAY conforman la totalidad de controles en la Sony A9.

 

Ergonomía y diseño

El interior de las cámaras de la gama Sony A7 es –en mi opinión– uno de los más solventes de todo el panorama fotográfico y el éxito en ventas (ha superado en ventas en España a Canon y Nikon los últimos meses) así lo refleja. Los sensores y procesadores de imagen son excelentes, pero –para mi manera de trabajar– el diseño dista mucho de ser cómodo o tan fotográfico como otras marcas del entorno mirrorless, como Fujifilm. Desconozco qué ha sido de los ingenieros que pasaron de Minolta a Sony, pues hicieron algunas de las cámaras más bellas y prácticas.

La Sony A9 es una cámara que (como sucede con las diferentes versiones A7) obliga al usuario a pasar un buen rato adecuando los diferentes botones de funciones (C1 a C4) a sus necesidades o forma de trabajar, si realmente quiere sacar el máximo partido a la cámara. La ausencia de un dial de velocidades de obturación o de valores ISO puede ralentizar –hasta no familiarizarse– el manejo de la cámara más rápida jamás fabricada.

 

Características técnicas

La principal novedad en la Sony A9 reside en el sensor apilado de formato completo, un desarrollo revolucionario que el fabricante japonés convierte en la máxima rapidez de enfoque y disparo. La incorporación de una mayor cantidad de memoria DRAM agiliza todo el proceso de disparo, enfoque y almacenamiento de imágenes, con la máxima precisión. Los 24,2 Megapíxeles del sensor apilado de la Sony A9 superan las resoluciones que ofrecen los buques insignia de Canon y Nikon.

Las principales características técnicas de la Sony A9 son:

  • sensor apilado de 24,2 Megapíxeles
  • procesador de imagen Exmor RS
  • 5 modos de exposición
  • sensibilidad nominal: 100–51.200 ISO (ampliable a 50–204.800 ISO)
  • 9 filtros creativos
  • 16 estilos creativos (estilos de foto)
  • 6 modos de fotometría
  • 10 modos de balance de blancos
  • visor electrónico de 3,68 millones de puntos y alta velocidad de refresco, sin pérdida de visión al disparar
  • pantalla LCD abatible de 3″ y 1,44 millones de puntos con tecnología táctil
  • sistema AF híbrido rápido (enfoque automático con detección de fases/enfoque automático con detección de contraste)
  • 693 puntos de detección de enfoque
  • joystick de fijación del punto de enfoque
  • obturador mecánico/electrónico, con velocidades de obturación máximas de 1/8.000seg. y 1/32.000seg, respectivamente
  • estabilizador de 5 ejes en el sensor
  • cadencia máxima de disparo de hasta 20 f.p.s.
  • doble ranura para tarjetas SD

 

Prestaciones

El nuevo sensor apilado, el procesador de imagen Exmor RS, una cadencia máxima de disparo de hasta 20 imágenes por segundo y el más rápido sistema de enfoque automático convierten a la Sony A9 en una cámara especialmente dotada para los ámbitos fotográficos más dinámicos, como son la fotografía deportiva o de naturaleza en libertad. La respuesta del modo de enfoque AF-C es perfecta y las diferentes opciones (punto, zona, área) y el joystick de fijación del punto de enfoque facilitan –con la suficiente práctica– capturar el instante decisivo en los deportes más rápidos.

 

Sony A9: la cámara más rápida

La cadencia máxima de disparo de la Sony A9 supera con creces a los modelos SLR más profesionales, como la Nikon D5 y la Canon EOS 1D X Mark II, los buques insignia de los gigantes del entorno réflex. Disparar 20 imágenes por segundo con la máxima fiabilidad en el foco es –de momento– un logro sólo al alcance de la Sony A9 y uno de sus principales argumentos de compra. Otro aspecto que sorprende de forma muy agradable es la respuesta del disparador, prácticamente instantánea y que permite no perder ningún momento deportivo, por inesperado que sea.

 

La especialización del entorno mirrorless

Sony es el fabricante que mayores novedades está aportando en los últimos años, en gran parte, por ser el primer y –hasta la fecha– único fabricante de cámaras mirrorless de formato completo; a la aparición de la Sony A7 como modelo “estándar” de formato full frame siguieron los modelos A7R y A7S, especializados en ofrecer –respectivamente– una mayor resolución y la mejor respuesta al disparar en ISO muy altos.

Con la Sony A9, la multinacional nipona ha demostrado que una cámara profesional especializada en deportes no necesita ser un tanque grande y pesado. El desarrollo del sensor apilado y la incorporación del mejor sistema de enfoque automático de la historia de la fotografía convierten a la pequeña Sony A9 en un modelo capaz de superar los resultados de los más caros modelos réflex del mercado.

 

Sensor apilado

Las entrañas de la Sony A9 encierran la novedad del sensor apilado, cuyo diseño permite –entre otros aspectos– agilizar la gestión de un mayor número de capturas. A diferencia de los sensores CMOS clásicos, el sensor apilado incorpora memoria DRAM y una placa semiconductora propia, facilitando la máxima velocidad de proceso. El tiempo de reacción de este sensor es prácticamente instantáneo, tanto en el disparo, como en la respuesta del sistema de enfoque automático, el más rápido que he probado hasta la fecha.

 

Modos de exposición

La Sony A9 es una cámara de prestaciones profesionales, lo que se refleja en un número limitado de modos de exposición. A diferencia de los modelos más orientados al segmento aficionado, donde los modos automatizados son abundantes, los fabricantes presuponen que el usuario de una cámara profesional sabrá desenvolverse con soltura en modos de exposición más participativos. Todas las fotografías deportivas se dispararon en modo manual.

La Sony A9 dispone de los modos de exposición:

  • manual
  • programable
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • Auto inteligente

 

Fotometría

Las 1.200 zonas de la matriz de medición de luz de la Sony A9 (la habitual en las cámaras mirrorless de Sony) proporcionan una respuesta precisa, incluso en condiciones de iluminación compleja, como contraluces muy intensos o escenas con iluminación lateral. Los diferentes modos de fotometría facilitan al usuario de la Sony A9 seleccionar el tipo de medición más adecuado para cada escena. Los modos de medición de luz de la Sony A9 son:

  • multisegmento
  • ponderado al centro
  • puntual
  • puntual estándar/grande
  • promedio de los puntos más luminosos en la pantalla completa
  • puntos destacados

 

Balance de blancos

El sistema automático de balance de blancos ha mostrado una ligera tendencia hacia el amarillo en exteriores a pleno sol, algo que puede corregirse en la propia cámara. En condiciones de iluminación mixta (mezcla de luz artificial y luz natural) se observa una clara tendencia hacia tonos excesivamente cálidos, fácilmente compensable al acceder a los valores manuales en ºKelvin. En sombras e interiores iluminados con luz natural, la Sony A9 manifiesta un muy discreto desvío hacia tonos cián (verdosos), si se dispara en modo automático de balance de blancos, como la fotografía inferior.

Los modos de balance de blancos incluidos en la Sony A9 son:

  • automático
  • luz diurna
  • sombra
  • nublado
  • incandescente
  • fluorescente (blanco cálido, blanco fresco, blanco diurno, luz diurna)
  • flash
  • bajo el agua
  • temperatura de color (de 2.500 a 9.900 K) y filtro de color [G7 a M7 (57 pasos), A7 a B7 (29 pasos)]
  • personalizado

 

Estilos creativos

Uno de los apartados clave a la hora de valorar la calidad de imagen de una fotografía es el color. La fidelidad cromática o la riqueza tonal pueden ser valores determinantes en la compra de una cámara. Así, el profesional dedicado a la reproducción de cuadros, láminas en color o mapas buscará un modelo que le ofrezca la máxima fidelidad a los tonos de los originales, mientras que el amante de la fotografía de paisajes exigirá tonos más saturados que la realidad, donde los azules del cielo sean más intensos que los reales.

La oferta de estilos creativos de la Sony A9 (estilos de foto en Canon o modos de simulación de película en Fuji) satisfará las exigencias de cualquier tipo de usuario, pues podrá seleccionar desde los tonos más saturados a los más fieles, gracias a la oferta de estilos:

  • estándar
  • vivo
  • neutro
  • claro
  • profundo
  • luz
  • retrato
  • paisaje
  • puesta de sol
  • vista nocturna
  • hojas otoñales
  • blanco y negro
  • sepia

 

Sistema de enfoque

El sistema de enfoque automático híbrido rápido de la Sony A9 combina el enfoque por contraste con el de detección de fase, pero a diferencia de otros modelos del mercado, el sensor CMOS apilado, la memoria DRAM y el procesador de enfoque Exmor RS incrementan la velocidad del sistema AF hasta más de 60 mediciones por segundo (en modo de enfoque AF-C). Esto facilita un perfecto seguimiento, incluso en deportes de movimientos erráticos e inesperados.

A diferencia de otros modelos (como la Fuji X-T2 o la Canon EOS 1D X Mark II) en que el usuario debe preasignar un estilo o modo de movimiento para obtener los mejores del sistema AF, en la Sony A9 basta seleccionar entre las diferentes opciones de enfoque para conseguir siempre excelentes resultados. De esta manera, el profesional sólo debe centrarse en capturar el momento decisivo de una jugada, teniendo la seguridad que –realizando el seguimiento adecuado y ajustando la posición del joystick de fijación del punto de foco– las imágenes siempre saldrán enfocadas.

 

20 f.p.s.

Una de las características más llamativas en la Sony A9 es su elevada cadencia de disparo: hasta 20 imágenes por segundo, que superan con creces las que se consiguen con la Canon EOS 1D X Mark II y la Nikon D5, los dos monstruos del sistema réflex. El principal motivo de disparar ráfagas tan elevadas es realizar un seguimiento continuo de una jugada deportiva o disponer del máximo número de imágenes de una secuencia de acción, ya sea en deportes, fotoperiodismo o naturaleza.

 

Sin embargo, la respuesta del sistema de enfoque automático en series rápidas y prolongadas suele ser irregular, incluso en los modelos réflex de gama más profesional. El seguimiento del modo AF-C de la Sony A9 proporciona la máxima velocidad de respuesta y una precisión de foco muy elevadas, superando –en mi opinión– los resultados de las cámaras SLR especializadas en fotografía deportiva.

 

Respuesta a ISO altos

El rango nominal de sensibilidades de la Sony A9 está comprendido entre 100 y 51.200 ISO, ampliable hasta 204.800 ISO en el extremo de mayor sensibilidad y de 50 ISO, en el baremo más bajo. Las pruebas que he realizado ofrecen una buena relación de la señal de ruido, el detalle, el contraste y la fidelidad cromática hasta 6.400 ISO. Las imágenes aquí publicadas se han disparado a 8.000 ISO, observándose un incremento notable de la señal de ruido y una caída del contraste, si bien la iluminación ambiente era suave.

 

Calidad de imagen

La versatilidad desmarca a la Sony A9 del uso exclusivo de la fotografía deportiva o la caza fotográfica, ámbitos en los que se aúpa al primer puesto del podio. La calidad de imagen –incluso en rápidas secuencias deportivas– es muy elevada y sus 24,2 Megapíxeles facilitan tamaños de ampliación superiores a 1m². ¿Pero tiene algún sentido pagar 5.000€ por un modelo que ofrece la misma resolución que la Sony A7 II?

Sony mantiene su filosofía de “cámaras especializadas”, orientando su último modelo al entorno más exclusivo y selecto del panorama profesional: la fotografía deportiva, donde los dos gigantes del entorno réflex compiten cada 2-3 años para alzarse como líder en las preferencias de profesionales y agencias de fotografía. La Sony A9 dispone de las herramientas necesarias para seducir a los fotógrafos especializados en deportes y naturaleza y el éxito en ventas o el fracaso dependerá en gran parte del acierto de las políticas que aplique la multinacional japonesa y de la oferta y precios de los objetivos especializados.

 

Modo vídeo

La Sony A9 es el primer modelo mirrorless de la Serie A (junto a las diferentes versiones A7) realmente especializado para fotografía. Encuentro que la calidad de grabación de los vídeos 4K 30p es inferior a otros modelos del gigante nipón, que ofrecen mayor detalle y riqueza en sombras y altas luces. La respuesta del sistema AF es perfecto y la exposición automática de la exposición, muy correcta.

 

Pruebas y resultados

Todas las fotografías deportivas se han realizado en modo manual, utilizando el modo de prioridad de abertura en las imágenes de las bailarinas. Los objetivos empleados son (para deportes y bailarinas) los zoom Sony FE 70-200/4 G OSS y FE 16-35/2.8 GM (utilizado en el vídeo) y el teleobjetivo FE 85/1.4 GM. Las fotografías de volley playa se han disparado a la máxima abertura de ƒ/4, para aislar a las deportistas del fondo.

El sistema AF de la Sony A9 no sólo se ha revelado como el mejor en modo AF-C; también en modo de enfoque único la precisión y rapidez facilitan capturar detalles efímeros (como este insecto en la flor) con el tiempo de respuesta más corto y con una nitidez elevada. La abertura de ƒ/2.8 utilizada en la mínima distancia de enfoque revela la confianza y seguridad en los resultados que transmite la Sony a9 al usuario.

 

Conclusión

La Sony A9 irrumpe con fuerza en el terreno profesional más exclusivo: la fotografía deportiva, ámbito reservado –hasta hoy– a los buques insignia de Canon y Nikon. El concepto mirrorless logra así estar presente en todos los ámbitos fotográficos y demuestra que las cámaras sin espejo tienen vida más allá de la street photo. Las prestaciones de la Sony A9 superan en todos los aspectos (menos en el precio) a los modelos top de gama de los gigantes réflex, destacando el más rápido sistema AF, 20 f.p.s. y la resolución de 24,2 Megapíxeles.

Los materiales de construcción metálicos y el sellado a prueba de polvo, humedad y salpicaduras facilitan el intenso uso profesional de la Sony A9, sin importar las condiciones climatológicas. El excelente sistema de enfoque híbrido rápido, los 693 puntos de enfoque y una cadencia de disparo de hasta 20 f.p.s. garantizan –junto a la respuesta inmediata del disparador– capturar el instante decisivo en cualquier deporte, como es el contacto de un deportista con el balón.

El modo de enfoque AF-C es el más solvente que he probado hasta la fecha, destacando de manera soberbia al realizar seguimientos de sujetos con movimientos erráticos e inesperados, como sucede con los jugadores de un deporte tan impresvisible como el volley playa; combinando la rápida respuesta del sistema AF-C con el joystick de fijación del punto de foco –incluso al disparar con focales largas a máxima abertura– el profesional podrá seleccionar qué punto de la imagen quiere enfocar, incluso si éstos se encuentran muy cercanos, como sucede entre la cara de la jugadora y el balón.

El precio de la Sony A9 y la –de momento– escasa (y en mi opinión, de precio elevado) oferta de objetivos para fotografía deportiva son dos obstáculos a superar tanto por Sony, como por los futuros usuarios de esta magnífica cámara diseñada para la fotografía deportiva, pero sin duda, el mayor hándicap que debe superar Sony es vencer las reticencias de los profesionales a trabajar con cámaras sin espejo en un ámbito tradicionalmente reservado a los mejores, más grandes, más pesados y más caros modelos réflex. No será tarea fácil para Sony que un profesional llegue a comprender que es posible conseguir los mismos (sino mejores) resultados con una compacta y ligera cámara mirrorless.

 

Lo mejor:

  • materiales de construcción y sellado
  • incorpora el sistema de enfoque más rápido del mercado
  • 693 puntos de enfoque (prácticamente, toda el área de la imagen)
  • cadencia máxima de 20 f.p.s.
  • resolución de 24,2 Megapíxeles
  • dispone del mejor visor electrónico del sistema mirrorless
  • excelente fotometría
  • elevada calidad de imagen
  • respuesta a ISO altos hasta 6.400 ISO
  • doble ranura para tarjetas SD
  • pantalla LCD basculante con tecnología táctil
  • autonomía (más de 650 fotos)

Mejorable:

  • precio: 5.299€ (sólo cuerpo)
  • diseño poco fotográfico, que precisa cierta familiarización
  • ergonomía (recomiendo el uso de la empuñadura vertical)
  • resolución de la pantalla LCD: 1,44 millones de píxeles
  • calidad de imagen al utilizar sensibilidades superiores a 8.000 ISO
  • detalle de los vídeos 4K
  • escasa oferta de ópticas especializadas con montura E para fotografía deportiva o de naturaleza

 

Valoración

  • construcción: 
  • diseño y ergonomía: 
  • prestaciones: 
  • sistema AF: 
  • calidad de imagen: 
  • respuesta en ISO altos: 
  • modo vídeo: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal: 

 

Related Posts