• sábado , 21 octubre 2017

Canon 800D

La Canon 800D se suma a la larga saga de modelos réflex de gama media que tantas satisfacciones ha regalado a sus usuarios y a las cifras de ventas de la multinacional japonesa, siendo este segmento el que ayuda a contribuir que Canon se mantenga líder en ventas de cámaras réflex por 13 años consecutivos. La disponibilidad de un kit con los zoom EF-S 18-55mm y EF-S 55-250mm a un precio atractivo convierten a la nueva Canon EOS 800D en un caramelo para muchos aficionados que buscan su primera réflex.

Las novedades incluidas en la Canon EOS 800D respecto al modelo anterior EOS 760D si bien importantes, son más bien escasas, y –en mi opinión– no siempre favorecen al usuario, pues creo que el modelo 760D ha sido uno de los más completos y mejor resueltos del segmento de cámaras réflex de gama media.

 

En las manos

Es difícil encontrar metal en el exterior de la Canon EOS 800D y la abundancia de materiales plásticos (incluso en los objetivos) definen a qué público está orientada esta cámara. La disposición de todos los controles a la derecha del pentaprisma rompe el balance y armonía del diseño lógico en una cámara. En la tapa superior encontramos la leva de conexión de la cámara, que añade el acceso al modo vídeo. El dial de modos de exposición, el disparador y los botones dedicados a ISO, Display y modo de enfoque completan la totalidad de controles en esta parte de la cámara.

En la parte trasera de la Canon EOS 800D se encuentra la pantalla LCD abatible de 3″ y los botones de acceso a menú, información, LIve View, revisión y borrado de las capturas, compensación de la exposición, Wi-Fi, acceso a menú rápido, selección del punto de enfoque, activación del enfoque, balance de blancos, modo de disparo, estilos de fotos y modo AF.

 

Ergonomía y diseño

La nueva Canon 800D pierde la pantalla LCD de información con que llegó su predecesora, la EOS 760D y así regresa al aburrido diseño habitual de las cámaras réflex de gama baja. Esta merma en el encanto evita distinguir a la EOS 800D del grueso de cámaras réflex de segmento medio. Las pequeñas dimensiones de la agarradera logran que los dedos de los usuarios con manos más grandes tropiecen una y otra vez con la montura del objetivo y su consiguiente sensación de molestia.

Por otra parte, el tamaño de los botones situados en la tapa superior de la cámara y la cercanía del dial de modos de exposición acertar con el adecuado resulta –hasta que la práctica nos familiarice con la cámara– una cuestión de suerte. El espacio libre entre los tres botones y el dial de modos de exposición es realmente mínimo, hecho que dificulta un manejo cómodo de la Canon EOS 800D.

 

Características técnicas

El sensor APS-C de 24,2 Megapíxeles incluido en la Canon EOS 800D es la evolución natural del sensor de 18 millones de píxeles que tantas alegrías dio a los modelos de Canon con sensor de formato APS-C, en que modelo como la EOS 60D se convirtieron en referentes fotográficos. Personalmente, considero que para el grueso de los aficionados (e incluso, una parte de los profesionales) no son necesarios más de 20 Megapíxeles, pero el márqueting manda y pobre de la marca que se quede más atras en la resolución que ofrecen sus competidores.

Las características técnicas de la Canon EOS 800D no difieren demasiado con las que podemos encontrar en modelos anteriores, como la EOS 760D. Apenas una mejor conexión inalámbrica y la incorporación del procesador de imagen DIGIC 7 son los factores diferenciales más remarcables.

 

Las principales características técnicas de la Canon EOS 800D son:

  • sensor de formato APS-C de 24,2 Megapíxeles
  • procesador de imagen DIGIC 7
  • 13 modos de exposición
  • 7 modos de escena
  • 7 filtros creativos
  • sensibilidad nominal: 100–25.600 ISO (ampliable a H1 51.200 ISO)
  • 4 modos de fotometría
  • 9 modos de balance de blancos
  • pantalla LCD de 3″ multiángulo, con tecnología táctil
  • tecnología de enfoque Dual Pixel
  • 45 puntos de detección de enfoque en tipo cruz
  • cadencia máxima de disparo de 6 f.p.s.
  • vídeo Full HD
  • WiFi, NGC y Bluetooth

 

 

Prestaciones

La amplia gama de objetivos para el formato APS-C de Canon, la respuesta rápida del sistema de enfoque automático y una cadencia máxima de disparo de hasta 6 f.p.s. hacen de la Canon EOS 800D una cámara versátil, capaz de afrontar con dignidad desde la fotografía de paisaje a la deportiva, pasando por el retrato o la fotografía de viajes. Las dimensiones compactas del cuerpo de la Canon EOS 800D y un peso de apenas 532 gramos la convierten en una cámara cómoda de cargar, siendo uno de los modelos réflex idóneos para plasmar un viaje o unas vacaciones.

 

 

Modos de exposición

Existe una regla no escrita en la fotografía que dicta: a menor número de modos de exposición, más profesional es la cámara. Los profesionales se desenvuelven bien entre el modo manual y alguna de las prioridades (de abertura o de velocidad de obturación), para obtener así el máximo control en la toma de la fotografía. Disponer del control absoluto de sensibilidad, diafragma y velocidad de obturación permite obtener la fotografía deseada.

Esta máxima funciona también a la inversa y la Canon EOS 800D –según esta regla– se sitúa en las antípodas de lo que entendemos por modelo profesional, pues incorpora los modos de exposición:

  • Auto inteligente (foto y vídeo)
  • flash cancelado
  • modo Creativo Automático
  • retrato
  • paisaje
  • macro
  • deportes
  • modos de escena: retrato nocturno, escena noctura sin trípode, HDR, comida, niños, luz de velas
  • filtros creativos
  • Programable
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • manual (foto y vídeo)

 

Filtros creativos

Canon nunca se ha caracterizado por ser el fabricante que incluya la mayor oferta de filtros artísticos. Tampoco la calidad de los efectos destaca positivamente, además de no variar en más de un lustro. Tal vez el único punto a favor de los filtros creativos que incorporan las cámaras Canon EOS reside en que éstos se aplican sobre fotografías capturadas, creando un archivo nuevo a partir del original.

La Canon EOS 800D incluye los siguientes filtros creativos:

  • blanco y negro con grano
  • enfoque suave
  • efecto ojo de pez
  • efecto óleo
  • efecto acuarela
  • cámara de juguete
  • efecto miniatura

 

 

Estilos de foto

Para obtener el mejor resultado en una foto, el usuario debería ajustar el contraste y la saturación a cada escena. Pese a que solemos situar en modo “estándar” los estilos de foto (modos de simulación de película en la cámaras Fujifilm), recomiendo siempre ajustar en cada escena el estilo de foto más adecuado, pues la elevada saturación de un paisaje choca con lo que necesitamos para que un retrato aparezca natural.

Los estilos de foto incluidos en la Canon EOS 800D son:

  • automático
  • estándar
  • retrato
  • paisaje
  • detalle fino
  • neutral
  • fiel
  • monocromo
  • 3 perfiles personalizables

 

Canon EOS 800D: la importancia de vivir en sociedad

Junto al precio, el prestigio de la marca es uno de los factores determinantes a la hora de adquirir una cámara fotográfica. Cuando las ventas de un gigante como Nikon llevan 13 años en retroceso y cede el liderato a Canon, algo huele a podrido en Tokio. El precio de fabricar en países con mano de obra muy barata –lejos de incrementar el balance de beneficios– ha llevado a Nikon a perder credibilidad entre quienes esperan la máxima calidad en la fabricación de una cámara.

El bagaje de Canon en la fabricación de cámaras réflex con sensor de formato APS-C es amplio y abarca desde la EOS 7D Mark II (un modelo de prestaciones semi-profesionales) a modelos tan bien resueltos como la EOS 80D, una cámara superior en construcción, precio y prestaciones a la Canon EOS 800D que hoy analizo. La oferta de ópticas desarrolladas para la montura EF-S es amplio e incluye auténticas joyas, como el objetivo EF-S 60mm ƒ/2.8 Macro USM.

 

Fotometría

La fiabilidad de la medición de luz es una de las señas de identidad de todas las cámaras Canon; desde las cámaras compactas al buque insignia EIS 1D X Mark II, la fotometría desarrollada por Canon es de las más fiables del mercado, sin importar si se dispara en las condiciones más favorables o en tomas adversas, como un contraluz. El usuario de la Canon EOS 800D podrá seleccionar entre los modos de medición:

  • evaluativa
  • parcial
  • puntual
  • promediada con ponderancia central

 

 

Balance de blancos

Pese a que solemos fijar en modo automático el balance de blancos, en contadas ocasiones es aconsejable variar a otros modos predeterminados o incluso, fijar la temperatura de color en modo manual. La experiencia facilita corregir (más o menos rápido) las dominancias de color y equilibrar de manera más natural, sin desvíos hacia tonos cálidos o fríos. La Canon EOS 800D proporciona una buena respuesta en el balance automático de blancos en exteriores, pero recomiendo corregir la luz si se fotografía en interiores con luz de tungsteno.

La Canon EOS 800D incorpora los modos de balance de blancos:

  • automático
  • luz día
  • sombra
  • nublado
  • luz de tungsteno
  • fluorescente blanco
  • flash
  • personalizable
  • manual (en ºK)

 

Sistema AF

Una de las mejoras –sobre el papel– que presenta la Canon EOS 800D es el sistema de enfoque automático, el más rápido en modo Live View incluido en una cámara SLR. En modo foto (no olvidemos que estamos ante una cámara fotográfica y no de vídeo) no he observado diferencias entre el sistema AF de la EOS 760D y el incorporado en la Canon EOS 800D. La oferta de cuatro modos de enfoque puede convertirse en una trampa para los usuarios menos expertos.

Los modos de enfoque en la Canon EOS 800D son:

  • AF 1 punto (recomendado para AF-S)
  • zona AF
  • zona AF grande
  • AF de selección automática (para disparos en serie en AF-C)

 

Respuesta a ISO altos

El procesador de imagen DIGIC 7 es una de las novedades más destacadas en la Canon EOS 800D; lo que sobre el papel debería ser una clara mejora en la gestión de las imágenes al disparar con sensibilidades elevadas, en la práctica no he podido apreciar esta diferencia y observo una respuesta muy similar a la ofrecida por la EOS 760D. Los más de 24 millones de píxeles del sensor APS-C parecen pesar mucho para gestionar de manera efectiva la señal de ruido, la fidelidad cromática y el contraste a partir de ciertas sensibilidades.

Con una sensibilidad nominal comprendida entre 100–25.600 ISO (ampliable a 51.200 en H1), he podido constatar que la escala efectiva de sensibilidades recomendables se reduce –en mi opinión– a 4.000 ISO, pues al utilizar valores ISO más elevados tanto el color como el contraste decaen de manera muy visible.

 

Calidad de imagen

Canon es el fabricante que ofrece mayor calidad en sus modelos réflex. Cámaras como la nueva EOS 5D Mark IV o el buque insignia EOS 1D X Mark II han convertido el nombre de Canon en el preferido por profesionales y aficionados exigentes. La nueva Canon EOS 800D mantiene los elevados estándares de calidad de imagen de las SLR de gama media, incluso al disparar con sensibilidades elevadas (hasta 4.000 ISO).

Uno de los puntos que siempre he considerado vitales a la hora de valorar la calidad de imagen es la óptica con que se dispara y los dos zooms con los que he hecho las pruebas no serán los óptimos para valorar los límites que puede ofrecer la calidad de imagen de la Canon EOS 800D. Pese a todo, el nuevo modelo réflex de gama media de Canon promete satisfacer las exigencias del usuario que se inicia en el manejo de una cámara SLR, siempre que no aspire a fotografiar escenas con iluminación muy adversa.

 

Las pruebas

Todas las fotos se han realizado con los zooms EF-S 18-55 IS II STM y EF-S 55-250 IS II STM, utilizando diferentes modos de exposición. Lejos de ser las mejores ópticas de la serie EF-S, la calidad de imagen es alta, siempre que no sobrepasemos la cifra de 4.000 ISO. La rápida respuesta del sistema AF y la fiabilidad de la medición de luz y del balance de blancos consiguen que la Canon EOS 800D se sitúe en un nivel medio-alto en calidad de imagen.

Uno de los aspectos de la Canon EOS 800D que menos goza de mi favor es la reiterada necesidad de entrar en el menú rápido “Q”, si deseamos variar algunos de los parámetros que intervienen en la captura de una foto. Canon debería dotar también a los modelos de segmento medio de un segundo dial de control, que facilitase variar abertura/velocidad de obturación (a elección del usuario), pues disparar en modo de exposición manual puede desanimar al más entusiasta.

 

Conclusión

El segmento de cámaras réflex de gama media es uno de los más disputados en la guerra entre los dos gigantes Canon y Nikon. Los márgenes de beneficios son mínimos y de ahí que cada fabricante trate de ahorrar en costes de materiales, lo que determina modelos –a mi parecer– demasiado alejados de lo que debería ser una cámara réflex de calidad. El plástico predomina en un modelo orientado a quienes dan sus primeros pasos con una cámara réflex.

La calidad de imagen que ofrece la Canon EOS 800D se mantiene en la línea de las cámaras de gama media de la multinacional nipona, si bien la respuesta en ISO altos es francamente mejorable. El balance de blancos peca –asimismo– de una clara tendencia hacia los tonos cálidos bajo luz de tungsteno, pero basta seleccionar el modo preestablecido de fábrica para obtener tonos más neutros.

La escasa oferta de modos de escena y de filtros creativos puede ser un obstáculo para aquellos usuarios que buscan ir más allá de los clásicos modos programables o automatizados, pero que aún no se atreven a aventurarse a disparar en modo manual. Por su parte, el sistema de enfoque automático requiere cierta dosis de familiarización al usuario, en especial si va a disparar motivos o sujetos en movimiento en el modo AF-C. La oferta de zonas y áreas de enfoque precisa de práctica, si se desean obtener los mejores resultados.

La Canon EOS 800D es una vuelta más de tuerca a un concepto que parece ya superado: cámara SLR de gama media que ofrece una calidad de imagen muy correcta en las mejores condiciones de disparo, pero no me ha transmitido las excelente sensaciones de su predecesora, la EOS 760D, un modelo que –en mi opinión– ofrece mejores prestaciones y (gracias a llevar un tiempo en el mercado) una mejor relación calidad-precio.

 

Lo mejor:

  • resolución de 24,2 Megapíxeles
  • buena calidad de imagen
  • facilidad de manejo
  • menús simples y sencillos
  • gama de objetivos de montura Canon EF-S
  • fiabilidad del sistema AF
  • respuesta de la fotometría y balance de blancos
  • velocidad del sistema AF en modo vídeo
  • amplia variedad de modos de exposición
  • vídeo Full HD

Mejorable:

  • materiales de construcción
  • su diseño no aporta ninguna novedad
  • respuesta en ISO altos
  • oferta mínima de modos de escena
  • calidad y variedad de filtros creativos
  • relación calidad-precio: 857€ 

 

Valoración

  • construcción: 
  • diseño: 
  • prestaciones: 
  • facilidad de manejo: 
  • fotometría: 
  • balance de blancos: 
  • sistema AF: 
  • calidad de imagen: 
  • respuesta en ISO altos: 
  • modo vídeo: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal: 

 

Related Posts