• miércoles , 13 diciembre 2017

Fujifilm X-E3: toma de contacto

Tras la noticia del lanzamiento de la nueva cámara de la Serie X Fujifilm X-E3, nada mejor que una toma de contacto en una ciudad con el encanto de Porto para poder hacerme una idea concreta de las prestaciones de este modelo. Situada entre la X-Pro2 y la X-T20, la nueva Fujifilm X-E3 llega con un tamaño más reducido que sus predecesoras X-E1 y X-E2. El diseño exterior respira cierto aire a la maravillosa X100, pero sin alcanzar la armonía de líneas de la cámara más bonita del mercado.

 

Diseño

Cuando se toma por primera vez la nueva Fujifilm X-E3 entre las manos hay dos detalles llaman poderosamente la atención: sus dimensiones compactas y la ausencia de los botones traseros de función que se usan para movernos por el menú. El clásico diseño de cuatro botones desaparece y deja paso a una pantalla táctil con reconocimiento gestual, muy similar a la que encontramos en un smartphone. Así, el usuario tan sólo deberá pasar el dedo de arriba a abajo, de abajo a arriba, de derecha a izquierda o viceversa para acceder a la función que haya asignado.

Se mantiene el botón de función junto al disparador, que suele destinarse a la selección de valores ISO, por su proximidad al disparador, y que evita levantar el ojo del visor. La nueva cámara Fujifilm X-E3 incorpora el joystick de selección del punto de enfoque, una herramienta que una vez se prueba se convierte en indispensable para cualquier tipo de usuario. La ausencia de los botones cursores de función personalizada tradicionales deja espacio a apoyar el dedo pulgar sin temor a entra a alguna función por accidente.

 

Nuevo sistema AF

La rápida respuesta del sistema AF (dobla la velocidad de enfoque que una X-T2) es –en mi opinión– la novedad más destacable de esta pequeña cámara. La nueva Fujifilm X-E3 ofrece tiempos de respuesta mucho más cortos que los mejores modelos de la multinacional nipona, sin sacrificar la precisión en el enfoque. El sistema híbrido AF combina la detección de fase por el enfoque por contraste de una manera mucho ágil y precisa. Basta ver una situación, conectar la cámara, apuntar y disparar, para conseguir una instantánea perfecta.

 

Fujifilm X-E3: la cámara discreta

Las cámaras de la Serie X de Fujifilm se han convertido en las preferidas de los amantes de la street photo, con mitos como la gama X100. Su tamaño reducido y un diseño retro hacen de las cámaras de la Serie X los modelos más adecuados para la captura de instantáneas urbanas o para reportaje fotográfico en lugares poco amables con los fotógrafos. La nueva Fujifilm X-E3 redefine el diseño de la gama X-E y logra pasar aún más desapercibida a los ojos desconfiados.

Las calles de Porto se convirtieron en el escenario perfecto para probar la discreción del modelo de dimensiones más compactas de toda la Serie X actual. Incluso objetivos como el XF 18/2 R o el maravilloso Fujinon XF 56/1.2 APD (que no brillan precisamente por ser los más rápidos del mundo) incrementan la velocidad de respuesta con el nuevo sistema AF de la cámara Fujifilm X-E3.

 

Respuesta a ISO altos

Uno de los aspectos que más tomo en cuenta a la hora de valorar una cámara es la respuesta al trabajar con sensibilidades elevadas. La nueva Fujifilm X-E3 mantiene una excelente calidad de imagen hasta 2.500 ISO, mostrando una mínima señal de ruido, elevado detalle y fidelidad cromática. Incluso en tomas nocturnas lejanas es posible conseguir una elevada calidad de imagen, incluso disparando a máxima abertura con un objetivo tan crítico con el enfoque como es el teleobjetivo Fujinon XF 56mm ƒ/1.2 R APD.

 

Calidad de imagen

La nueva Fujifilm X-E3 ofrece una calidad de imagen que nada tiene que envidiar a los modelos de prestaciones profesionales X-T2 y X-Pro2, pues incorpora el mismo sensor X-Trans III y el procesador de imagen Pro X. En Porto, el personal de Fujifilm Portugal (¡obrigado por tudo, Joâo!) facilitó cuerpos de X-E3 con los nuevos objetivos Fujinon XF de abertura ƒ/2: 23mm, 35mm y 50mm, que son los más adecuados a las pequeñas dimensiones de la nueva Fujifilm X-E3.

En mi caso preferí utilizar una óptica que ofreciera menores prestaciones en modo AF, como el viejo XF 18mm ƒ/2 R, el primer angular que se presentó para la Serie X de Fujifilm. Sin mostrar ni la velocidad de enfoque de los nuevos objetivos de abertura ƒ/2, ni una resolución lineal tan elevada, puedo garantizar que montado en la nueva cámara Fujifilm X-E3 mejora de manera notable en su faceta AF. La calidad de imagen es excelente, mostrando un elevado detalle, máxima fidelidad cromática y un contraste medio-alto, idéntica a la disponible a la que ofrecen la X-T2 y X-Pro2.

 

Conclusión

Una vez más Fujifilm ha sabido reinventarse y ofrecer una cámara distinta, lejos de los fabricantes del entorno réflex que tan sólo suelen ofrecer “variaciones sobre un mismo tema”. El entorno mirrorless aporta –además de la frescura que cada vez más carecen las nuevas cámaras SLR– una calidad de imagen comparable a modelos réflex de precio superior. La nueva Fujifilm X-E3 reduce las dimensiones de los modelos anteriores de la gama X-E, agiliza de manera muy notable la respuesta del sistema AF y añade la funcionalidad gestual a su pantalla LCD.

El lanzamiento de las tres últimas ópticas con abertura ƒ/2 (23mm, 35mm y 50mm) son los compañeros de viaje idóneos para las pequeñas dimensiones de la nueva Fujifilm X-E3. Reconozco que unas pocas horas tan sólo sirven para ubicar de una manera más o menos aproximada al segmento que va dirigida esta cámara y sus prestaciones, pero la fotografía son sensaciones y éstas han sido más que satisfactorias, tal vez influido por la magia de las cuestas de Porto.

La nueva cámara Fujifilm X-E3 dispone de un potencial tan sólo limitado por la creatividad del usuario. Pasear por las calles de Porto con la nueva Fujifilm X-E3 en las manos ha sido un placer (demasiado corto, eso sí), donde pudimos sacar las primeras conclusiones que nos servirán para fundamentar las bases de una futura review completa.