• domingo , 21 abril 2019

Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART

Hablar de la Serie ART de Sigma es sinónimo de excelencia óptica. Tras probar los objetivos 85/1.4 ART y 24/1.4 ART llega a mis manos el teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART, la óptica más luminosa de esta focal, junto al excepcional Sony FA Carl Zeiss Sonnar 135mm ƒ/1.8, el teleobjetivo que más satisfacciones me ha dado y único motivo que me llevó a comprarme una cámara SLR Sony.

El nuevo teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART dispone de todas las señas de identidad de la Serie ART de Sigma: máxima luminosidad, materiales de construcción metálicos, sellado contra polvo, humedad y salpicaduras, una mecánica interior solvente, rápida respuesta del sistema AF y la máxima calidad óptica óptica, donde destacan de manera soberbia la muy elevada riqueza en el detalle, un contraste alto y la ausencia de aberraciones cromáticas.

 

En las manos

Los objetivos de la Serie ART de Sigma no están fabricados para manos pusilánimes: la elevada luminosidad y la excelencia de los materiales de construcción metálicos sacrifican la ligereza en pos de la máxima calidad óptica. Pese a no ser un objetivo precisamente pequeño o liviano, el Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART se siente cómodo en las manos, transmitiendo al usuario una muy agradable sensación de robustez y seguridad.

 

Ergonomía y diseño

La insignia plateada con la letra “A” del lateral distingue al teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART del resto de ópticas de focal similar. La rosca del diámetro de filtros de ø82mm se refleja en “una boca” enorme, que suele captar la atención de los ojos más curiosos, lo que impedirá al usuario de este singular teleobjetivo pasar desapercibido. Las dos zonas sensibles a nuestro tacto (aro de enfoque y la que incluye el selector AF/MF) ofrecen una sujeción óptica, muy necesario al tratarse un objetivo que supera el kilo.

 

Características técnicas

El nuevo teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART está compuesto por 13 elementos, distribuidos en 10 grupos ópticos; incorpora dos elementos SLD de súper baja dispersión y dos de “F” baja dispersión. Las nueve hojas del diafragma proporcionan círculos de confusión perfectos y un efecto bokeh acusado, pero a la vez cremoso y elegante. El rango de aberturas está comprendido entre ƒ/1.8 y ƒ/16. El diámetro de rosca para filtros es de ø82mm. La distancia mínima de enfoque es de 87,5cm. y ofrece un peso de 1.130 gramos.

 

Prestaciones

La focal de 135mm es una de las más clásicas (junto a la de 85mm y 105mm) para retrato. Ámbitos como la fotografía de moda o la deportiva en interiores se benefician de la extraordinaria abertura de ƒ/1.8, que se convertirá en la obsesión de cualquier amante de los desenfoques traseros extremos. Personalmente, me divierte salir a capturar escenas urbanas con un teleobjetivo tan luminoso y mostrar imágenes que sólo una abertura de /1.8 puede exhibir al disparar con una focal de 135mm.

El teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART es una óptica pesada, que merece una atención especial y dedicada. Salir a fotografiar con él es descubrir que la realidad merece la pena alterarse y mostrar visiones falsas de lo real. Al disparar con las aberturas más elevadas, el fotógrafo podrá aislar del fondo el motivo de interés principal y difuminar de forma dramática una realidad manipulada al ritmo de los diafragmas.

 

Ausencia de estabilizador

Cuando sujeté por primera vez el objetivo Sigma 85mm ƒ/1,4 DG HSM ART me encontré con un objetivo de más de un 1 Kg. en las manos; pensé que Sigma debería incluir un sistema de estabilización óptico OS, como hace en sus series Sports y Contemporany, pero al comprobar la extraordinaria calidad óptica comprendí que la excelencia requiere sacrificios y la ausencia de estabilizador es una de ellas.

Los sistemas de estabilización óptica (OS en Sigma, VC en Tamron, IS en Canon o OIS en Fuji) incorporan un grupo de lentes ajeno al diseño óptico original que –en mayor o menor medida– restan calidad óptica, en especial, contraste. La máxima resolución lineal, el alto contraste y la ausencia de aberraciones cromáticas de la Serie ART de Sigma se logra al desarrollar los cristales más perfectos y un diseño óptico puro, sin elementos añadidos que alteren la calidad final del objetivo.

 

Sistema AF

El motor HSM del teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART facilitará al usuario disponer el enfoque más silencioso, apto para disparar en cualquier situación fotográfica. La velocidad del sistema AF dependerá de la respuesta de la cámara, siendo un objetivo apto para la fotografía deportiva en interiores poco iluminados, siempre que dispongamos de una cámara adecuada. Tanto el enfoque simple (AF-S) como el enfoque continuo (AF-C) ofrecen todas las garantías al usuario del Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART para no perder una sola foto con la máxima precisión de enfoque.

 

Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART: la fábrica de bokeh

Tan sólo conozco otro teleobjetivo de 135mm que alcance la muy elevada luminosidad de ƒ/1.8: el Sony FA Carl Zeiss Sonnar 135mm ƒ/1.8, una de las joyas ópticas más preciadas por los amantes de la máxima calidad. Con un precio de 2.000€, esta joya de Carl Zeiss se ve superada en prestaciones por el nuevo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART, que ofrece mayor detalle, contraste y velocidad en modo AF.

 

Calidad óptica

La Serie ART de Sigma representa la máxima calidad óptica que podemos encontrar en el mercado. Además de ser ópticas que ofrecen una luminosidad muy elevada, tanto la resolución lineal (detalle), como el contraste ofrecen niveles muy superiores a los que muestran las ópticas originales de los grandes fabricantes de cámaras, siendo objetivos especialmente adecuados para las cámaras de mayor resolución. Las aberraciones cromáticas son prácticamente nulas, lo que facilita disparar incluso a máxima abertura y conseguir una pureza del color sublime.

El Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART incrementa –si cabe– la calidad óptica de su hermano pequeño 85/1.4 y se convierte en una de las mejores ópticas de la Serie ART de Sigma. El alto contraste incrementa una certera sensación de disponer mayor riqueza en el detalle, aspecto en que la elevada resolución del teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART se sitúa muy por encima de sus referentes en Canon, Nikon y Sony, las tres monturas en las que se fabrica este excepcional objetivo.

 

Las pruebas

Las fotografías se han realizado con una cámara Canon EOS 5D Mark III y una Sony A7 III, utilizando los modos de exposición manual y prioridad de abertura. El estilo de imagen estándar o detalle fino y en formato JPEG. El motivo de disparar en JPEG es no personalizar el revelado de los archivos RAW. He utilizado una gama de aberturas comprendida entre ƒ/1.8 y ƒ/11, obteniendo los mejores resultados entre ƒ/2 y ƒ/8. El peso (1.130 gramos), la focal de 135mm y la ausencia de un sistema de estabilización me ha obligado a seleccionar velocidades de 1/125seg. o superiores, para evitar imágenes movidas.

 

Conclusión

Mi primera experiencia con un objetivo de la Serie ART no pudo ser mejor: el objetivo 85mm ƒ/1.4 ART colmó todas las expectativas que había puesto en él. El nuevo teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART es la primera óptica que supera la focal de 100mm y mantiene la excelencia de su precursor, tanto en detalle, como en contraste y ausencia de aberraciones cromáticas. El peso de ambos objetivos es prácticamente idéntico, lo que no será

La luminosidad máxima de ƒ/1.8 permitirá al profesional de la fotografía de moda y retrato aislar al modelo del fondo, así como crear realidades alteradas de su creatividad más onírica. Los desenfoques posteriores (efecto bokeh) del teleobjetivo Sigma 135mm ƒ/1.8 DG HSM ART son muy acusados, pero a la vez cremosos y elegantes, sin estridencias. Su elevado peso (1.130 gramos) y unas dimensiones considerables lo convierten en un imán para los ojos más expertos, donde su lente frontal de ø82mm delata la naturaleza extraluminosa de uno de los teleobjetivos con mejor relación calidad-precio del mercado.

 

Lo mejor:

  • materiales de construcción metálicos
  • sellado de zonas sensibles a la entrada de polvo, humedad y salpicaduras
  • máxima luminosidad de ƒ/1.8
  • distancia mínima de enfoque de apenas 87,5cm.
  • respuesta del sistema AF
  • resolución lineal muy elevada
  • alto contraste
  • ausencia de aberraciones cromáticas
  • excelente relación calidad-precio: 1.254 euros

Mejorable:

  • parasol de plástico
  • peso: 1.130 gramos

 

Valoración

  • construcción: 
  • ergonomía y diseño: 
  • prestaciones: 
  • sistema AF: 
  • luminosidad: 
  • calidad óptica: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal: