• viernes , 22 junio 2018

Canon EOS M50

La Canon EOS M50 es la última apuesta de la multinacional nipona en el segmento de cámaras sin espejo. Dotada con un sensor de formato APS-C de 24,1 Megapíxeles y el procesador de imagen DIGIC 8, ofrece unas prestaciones fotográficas sobre el papel equiparables –sino superiores– a la Canon EOS 800D, el modelo SLR de gama media del gigante nipón de más reciente aparición en el mercado.

 

En las manos

Construida en plástico, la Canon EOS M50 es una cámara ligera y que se adapta a la perfección en las manos, siendo el modelo mirrorless de Canon que ofrece una mejor sujeción. Las dimensiones de la Canon EOS M50 son ligeramente más compactas que una cámaras réflex con sensor de formato APS-C y un peso de apenas 387 gramos (sólo el cuerpo y la batería) la convierte en una excelente compañera de viaje, fácil de transportar en cualquier bolso o una mochila pequeña.

 

Ergonomía y diseño

En la parte superior de la Canon EOS M50 encontramos la leva de puesta en marcha ON/OFF, el aro de modos de exposición, los botones de acceso a grabación de vídeo y un primer botón de función personalizada, además del disparador, rodeado por el único dial de control de la cámara, a diferencia de los modelos de la competencia, que incorporan dos. La disposición inclinada del disparador facilita un mejor agarre, a la vez que la mano sujeta la cámara de una manera mucho más natural y relajada. Los ingenieros de diseño de Canon decidieron dejar desnuda la parte izquierda del visor, no aprovechando un espacio capaz de albergar otro dial o hasta 4 botones más.

La tapa trasera de la Canon EOS M50 incluye la pantalla LCD multiángulo de tecnología táctil y los botones de acceso al menú general de la cámara, activación y selección del punto de enfoque, INFO y revisión de las capturas. A la altura del pulgar derecho encontramos el joystick de funciones, que incorpora el control de los modos de flash, compensación de la exposición, selección AF/MF, borrado de las capturas y acceso al menú rápido (“Q”).

 

Características técnicas

La Canon EOS M50 es el modelo mirrorless más avanzado jamás fabricado por el gigante nipón del entorno SLR. La Canon EOS M50 no es simplemente una cámara sin espejo que supera en resolución a todo un mito como la EOS 5D Mark III, sino que incorpora tecnologías y prestaciones capaces de seducir a los más fieles seguidores de la forma japonesa. Sus características principales son:

  • resolución de 24,1 Megapíxeles
  • procesador de imagen DIGIC 8
  • formato de archivo RAW/JPEG
  • sistema AF Dual Pixel CMOS
  • hasta 143 puntos de enfoque (cobertura del 80% del área de la imagen)
  • enfoque en el ojo y seguimiento facial en AF
  • 8 modos de exposición
  • 11 modos de escena
  • 10 filtros creativos
  • 11 estilos de imagen
  • 4 modos de fotometría
  • 10 modos de balance de blancos
  • sensibilidad: 100–25.600 ISO (ampliable a 51.200 ISO)
  • visor OLED de 2,36 millones de puntos de resolución
  • pantalla LCD de 1,04 millones de puntos de resolución, con tecnología táctil
  • vídeo 4K
  • timelapse 4K
  • conexión Bluetooth y Wi-Fi
  • cadencia máxima de disparo de 10 f.p.s.

 

Prestaciones

El segmento de cámaras sin espejo es muy heterodoxo, donde encontramos desde cámaras tan especializadas como la Sony A9 (orientada a la fotografía deportiva y de naturaleza) a modelos muy polivalentes, como la Canon EOS M50 que hoy analizo. Es un modelo mirrorless de gama media, orientado al usuario que busca mayores prestaciones que las ofrecidas por una cámara compacta, pero que no desea cargar con las dimensiones y peso de un modelo réflex.

Los 6 objetivos objetivos de la serie EOS M, si bien conforman la gama de ópticas más escasa de todo el entorno mirrorless, serán suficientes para cubrir las necesidades del usuario de la Canon EOS M50, un aficionado que incorporará –como máximo– uno o dos objetivos más al zoom de kit que viene con la cámara. Es un modelo adecuado para el retrato, el paisaje, la fotografía de vacaciones, de fotos familiares y –gracias al flash incorporado– de eventos sociales. La cadencia máxima de 10 f.p.s. permitirá al usuario de la Canon EOS M50 realizar fotografía deportiva en exteriores.

 

Modos de exposición

Las cámaras del segmento mirrorless acostumbran a disponer de una amplia variedad de modos de exposición (muchos de ellos automáticos) y la Canon EOS M50 no escapa a este influjo. De esta manera, los usuarios menos expertos o incluso aquellos que adquieren por primera vez de una cámara fotográfica podrán –paso a paso– experimentar desde los modos programables, en que la cámara determina todos los parámetros, hasta llegar a los modos más participativos, como las prioridades de obturación o abertura y el modo manual.

Los modos de exposición incluidos en la Canon EOS M50 son:

  • automático inteligente
  • híbrido automático
  • Creative Assist
  • programable
  • prioridad de obturación
  • prioridad de abertura
  • manual

 

Modos de escena

Los modos de escena nacieron como alternativa al modo programable de las cámaras compactas más sencillas. No debemos olvidar que el concepto mirrorless nació de la fusión de las cámaras compactas y de los modelos réflex de ópticas intercambiables. Por esta razón, muchas cámaras sin espejo (sobretodo, las de gama media e iniciación) siguen gozando de una amplia variedad de modos de escena, tal como sucede en la Canon EOS M50, que incorpora los modos de escena:

  • autorretrato
  • retrato
  • piel suave
  • paisaje
  • deportes
  • primeros planos
  • comida
  • barrido
  • escena nocturna sin trípode
  • control contraluz HDR
  • modo silencioso

 

Filtros Creativos

Como los modos de escena, los filtros artísticos nacieron para ofrecer una alternativa al aburrido uso de las cámaras compactas más sencillas y –de esta manera– mostrar imágenes diferentes, alejadas de los estereotipos mostrados por el modo de exposición programable. Canon nunca se ha caracterizado por incorporar ni la mayor oferta de filtros, ni los efectos más espectaculares, pero sí es el único fabricante que guarda el archivo original sin modificar, pues el filtro se aplica a posteriori.

La Canon EOS M50 dispone de los filtros creativos:

  • B/N con grano
  • enfoque suave
  • efecto ojo de pez
  • efecto acuarela
  • efecto cámara de juguete
  • efecto miniatura
  • HDR arte estándar
  • HDR vivo
  • HDR óleo
  • HDR relieve

 

Fotometría

Uno de los aspectos que más me han gustado en la Canon EOS M50 es la fotometría, tanto por su precisión, como en la oferta de modos de medición de luz que incorpora. Para los usuarios más noveles recomiendo el modo evaluativo, por ser el que más se adapta a la mayoría de situaciones. Los usuarios más expertos sabrán obtener el máximo rendimiento de la fotometría de la Canon EOS M50, gracias a los modos de medición:

  • evaluativa (384 zonas)
  • parcial en el centro (aprox. el 6,4 % de la pantalla de Visión en Directo)
  • promediada con preponderancia central
  • puntual (aprox. el 2,8 % de la pantalla de Visión en directo)

 

Balance de blancos

Canon es uno de los fabricantes que –desde los inicios de la fotografía digital– mejor han sabido resolver el color de las capturas realizadas por sus cámaras. Desde las cámaras compactas más sencillas de la serie IXUS a los modelos de gama profesional, como la EOS 1D X Mark II, el balance de blancos es uno de los valores añadidos en las cámaras del gigante nipón. La Canon EOS M50 es fiel heredera de la excelente respuesta del balance de blancos de todas sus predecesoras, mostrando una corrección casi perfecta al disparar tanto en exteriores a pleno sol, como en interiores iluminados con luz artificial.

Los modos de balance de blancos incluidos en la Canon EOS M50 son:

  • automático (prioridad de ambiente)
  • automático (prioridad de blancos)
  • luz del día
  • sombra
  • nublado
  • tungsteno
  • fluorescente blanco
  • flash
  • personalizado
  • temperatura del color (en incrementos de 100 kelvin)

 

Estilos de imagen

Junto al balance de blancos, la fidelidad del color viene determinada por los estilos de imagen que seleccionemos en cada disparo. Cada modo de estilo de imagen dispone de una saturación y contraste de color diferente y los diferentes ámbitos fotográficos (paisaje, retrato, bodegón, etc…) necesitan estilos de imagen adecuados. La Canon EOS M50 dispone de los estilos de imagen:

  • automático
  • estándar
  • retrato
  • paisaje
  • detalle fino
  • neutro
  • fiel
  • monocromo
  • definido por el usuario (x3)

 

 

Sistema AF

La respuesta del sistema Dual Pixel CMOS AF garantiza una excelente velocidad y precisión del sistema de enfoque automático de la Canon EOS M50, tanto en modo foto como vídeo. Los 143 puntos de detección de foco cubren hasta un 80% del área de la imagen y mediante la tecnología táctil es posible seleccionar el punto de enfoque en cualquier parte de la pantalla LCD. Es una lástima que el sistema táctil de la pantalla se desactive cuando se mira por el visor electrónico, a diferencia de modelos como la Sony A7R III, en la que es posible variar el punto de enfoque desplazando el dedo sobre la pantalla LCD al mirar por el visor. El sistema Dual Pixel CMOS AF ofrece una respuesta muy rápida en vídeo.

 

Canon EOS M50 o la maldición de un apellido SLR

La irrupción del sistema mirrorless cogió a contrapié a los grandes fabricantes de cámaras réflex y tanto Canon como Nikon decidieron –erróneamente, a mi parecer– que aquella era una guerra que no iba con ellos. Las cada vez más elevadas ventas de cámaras sin espejo ha ido haciendo mella en las cuentas de resultados de los gigantes del entorno SLR, obligándoles a presentar modelos mirrorless capaces de competir con los modelos de Fujifilm, Olympus y Sony.

Sin embargo, sigo pensando que ni Canon ni Nikon creen en sus propios modelos sin espejo y buen ejemplo de esto es la oferta óptica para el segmento mirrorless de ambas marcas. A diferencia de lo que podemos encontrar en los catálogos de objetivos de Fujifilm, Olympus y Sony, los usuarios del sistema Canon EOS M no disponen de ópticas “Prime” de máxima luminosidad y elevada calidad de imagen; apenas 6 objetivos conforman la oferta de la montura EOS M, la mayor parte, zooms de escasa luminosidad y una calidad óptica moderada.

Bien es cierto que los usuarios de objetivos de las serie Canon EF (de formato completo) y Canon EF-S (formato APS-C) podrán montar sus ópticas en las cámaras Canon EOS M con el adaptador Canon específico, pero creo con firmeza que la multinacional japonesa debe hacer un esfuerzo en presentar cámaras de mayores prestaciones y calidad de construcción, además de incrementar la variedad y –especialmente- la calidad de su oferta óptica. En su favor, alabar el sistema de estabilización IS, que permite disparar a velocidades tan lentas como 1/4seg, como en la imagen inferior.

 

Pantalla LCD

Uno de los aspectos destacables en la Canon EOS M50 es la pantalla LCD de 3″ multiángulo, que incorpora tecnología táctil y facilita situar el punto de enfoque en cualquier parte del área de la imagen. Esta prestación es especialmente útil a la hora de grabar vídeos. La posibilidad de girar la pantalla hacia el frente de la cámara facilita tanto la fotografía macro, como la captura de imágenes a ras del suelo o la toma de selfies. Mantiene la clásica resolución de 1,04 millones de píxeles.

 

Respuesta en ISO altos

La escala nominal de sensibilidades está comprendida entre 100–25.600 ISO y se amplía hasta 51.200 ISO. Las pruebas me han demostrado que una vez más, la oferta de valores ISO que se incorpora en la Canon EOS M50 es más un argumento de márqueting que una prestación 100% funcional, puesto que pasar de 4.000 ISO implica obtener una calidad de imagen mediocre. Como la totalidad del resto de fabricantes de cámaras fotográficas, Canon se apunta a la tendencia de “estirar más el ISO que la manga” y buena prueba es la imagen inferior, disparada a 5.000 ISO.

 

Calidad de imagen

Las fotografías realizadas con la Canon EOS 50M tienen poco que envidiar a las que podemos conseguir con un modelo SLR de gama media, como la Canon EOS 800D. El procesador de imagen DIGIC 8 gestiona de manera muy correcta el disparo con sensibilidades elevadas, hasta 4.000 ISO y facilita una cadencia de 10 imágenes por segundo. Una resolución superior a los 24 Megapíxeles permitirá a los usuarios de la Canon EOS M50 realizar ampliaciones en papel superiores a 1m², así como recortar la imagen y mantener un elevado tamaño de archivo.

Tan sólo la escasa oferta de ópticas nativas para el formato mirrorless del gigante japonés  empaña el apartado en el que más destaca la Canon EOS M50: la calidad de imagen. A diferencia del resto de fabricantes de cámaras sin espejo, que optaron por ópticas de gama alta, Canon se ha decantado por la fabricación de objetivos orientados al aficionado medio (muchos de ellos, zooms), de escasa luminosidad. La Canon EOS M50 merece mejores compañeros de viaje.

 

Modo vídeo

Canon ha decidido incluir en la EOS M50 la grabación de vídeos en formato 4K, pero la calidad de los clips es de las más bajas que he encontrado en este formato. En mi opinión, mejor hubiese sido que la Canon EOS M50 dispusiera solamente de una grabación Full HD de elevada calidad que de un 4K que no satisfará a la mayoría de los usuarios. Tras las pruebas realizadas, la máxima calidad en vídeo se obtiene al grabar en formato Full HD, al mostrar un detalle mucho más elevado que en formato 4K. El sistema de enfoque Dual Pixel CMOS AF es uno de los valores añadidos en el apartado vídeo, al ofrecer una respuesta muy rápida y precisa.

Enlace a la clave de descarga del vídeo: https://mega.nz/#!TCQkWSoD!Ox2ZWaWznqLlBLII3m_jtm6LZ9bTgvKk7QaUW5GXbII

 

Conectividad

Los amantes de las redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook…) podrán subir rápidamente las fotografías realizadas con la Canon EOS M50, gracias a su conectividad Bluetooth y Wi-Fi. Con la app (para iOS y Android) Canon Camera Connect es posible acceder desde el smartphone tanto a la libraría de las capturas realizadas con la Canon EOS M50 como controlar el proceso del disparo. La conexión –vía Wi-Fi o Bluetooth– es rápida y sencilla y la app Canon Camera Connect, fácil de utilizar, incluso para los usuarios menos diestros con las aplicaciones de móvil.

 

Pruebas y resultados

Todas las fotografías se han realizado con los zooms Canon EF-M 15-45mm IS STM y Canon EF-M 18–150mm IS STM, ambos con una luminosidad máxima de ƒ/3.5-6.3 y con el sistema de estabilización IS incorporado. La luminosidad de estos objetivos impide conseguir imágenes ricas en efecto bokeh y es una lástima que Canon siga pensando que sus cámaras de segmento mirrorless no merecen lentes con mayor calidad óptica. En mi opinión, ése es el talón de aquiles de las cámaras sin espejo de Canon: la ausencia de una gama de objetivos de mayores prestaciones ópticas.

El manejo de la Canon EOS M5o es sencillo, en especial para los usuarios de Canon. La amplia oferta de modos de exposición y modos de escena incrementará la creatividad y convertirá a este modelo en una opción a tener en cuenta a la hora de valorar la adquisición de una cámaras mirrorless. La calidad de imagen es –a pesar de la gama de objetivos de la serie EF-M– elevada y satisfará las necesidades de los usuarios más exigentes. La respuesta de la fotometría y del balance automático de blancos evitará perder horas en el procesado posterior de las imágenes, que admiten de manera muy correcta el disparo en formato JPEG, hasta 2.500 ISO. Para sensibilidades superiores recomiendo disparar en RAW.

 

Conclusión

Los rumores fijaban para Febrero de 2018 el lanzamiento de la primera cámara Canon EOS sin espejo de formato completo y prestaciones profesionales. Casi medio año después, debemos conformarnos con la Canon EOS M50, el mejor modelo mirrorless fabricado hasta la fecha por la firma nipona. Es una cámara cómoda en las manos, de diseño racional y prestaciones a la medida de los aficionados más entusiastas. Detalles como la pantalla táctil, una cadencia de disparo de hasta 10 f.p.s, el vídeo 4K y una calidad de imagen muy digna, ¿serán capaces de seducir al usuario, ante la oferta de modelos del segmento mirrorless?

Canon debería creer más en sus propias cámaras sin espejo y lanzar –primero– objetivos de mayores prestaciones ópticas, para seguir después desarrollando cámaras de una gama superior al aficionado medio. Los materiales de construcción plásticos dejan en evidencia a la Canon EOS M50 frente a sus rivales más directos por precio, construidos en metal. Por otra parte, la limitada oferta de objetivos nativos de la serie EOS M ha sido y seguirá siendo un hándicap impuesto por el propio fabricante a sus potenciales usuarios.

La Canon EOS M50 me deja un sabor agridulce, en especial por su construcción, la ausencia de un joystick de selección del punto de enfoque, las pocas ópticas nativas del sistema EOS M y la respuesta en ISO altos. La grabación de vídeo en 4K ofrece más restricciones que alegrías, por lo que recomiendo grabar en Full HD, formato en el que la Canon EOS M50 se desenvuelve a la perfección. La calidad de imagen es elevada, compitiendo en igualdad de resultados con la EOS 800D, detalle que convierte a la Canon EOS M50 en una opción muy válida –especialmente– para aquellos usuarios de cámaras Canon EOS, pues el mercado mirrorless ofrece alternativas más con mejores prestaciones fotográficas en esta gama de precio.

 

Lo mejor:

  • cámara cómoda en las manos
  • resolución de 24,1 Megapíxeles
  • amplia variedad de modos de exposición y escena
  • fotometría precisa
  • fidelidad cromática
  • calidad de imagen en ISO bajos y medios
  • vídeo 4K
  • pantalla LCD multiángulo de tecnología táctil
  • conectividad

Mejorable:

  • materiales de construcción
  • oferta y calidad óptica de objetivos nativos
  • un solo dial de control
  • velocidad de refresco del visor electrónico
  • calidad de imagen con sensibilidades superiores a 4.000 ISO
  • Precio: 749 euros

Valoración

  • construcción: 
  • diseño: 
  • facilidad de manejo: 
  • prestaciones: 
  • fotometría: 
  • balance de blancos: 
  • sistema AF: 
  • calidad de imagen: 
  • respuesta en ISO altos: 
  • modo vídeo: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal: