• lunes , 24 septiembre 2018

Fujifilm X-T100

El segmento de las cámaras mirrorless experimenta el mayor crecimiento en los últimos años, convirtiéndose en el motor de la industria fotográfica. Tras el éxito en ventas de las cámaras de formato full frame de las diferentes series A7 de Sony, Fujifilm se afianza en la segunda plaza en ventas entre las cámaras sin espejo y modelos como la X-T2 se han convertido en un referente entre los usuarios más exigentes. Sin embargo, Fujifilm no parece dar con la tecla en sus cámaras de iniciación, un entorno hasta hoy exclusivo de Olympus, con sus versiones de la OM-D E-M10. ¿Será la Fujifilm X-T100 la cámara que seduzca a los usuarios?

 

En las manos

Las dimensiones compactas y la ligereza de la cámara Fujifilm X-T100 son sinónimo de comodidad entre las manos; una empuñadura adicional (incluida en el kit de compra) facilita una sujeción perfecta. La pequeña pestaña situada en la parte posterior derecha de la cámara permite reposar el pulgar y conseguir una certera sensación de seguridad al sujetar el último modelo fabricado por Fujifilm. El acceso a los botones y diales es rápida y cómoda y tan sólo debo objetar la ausencia de valores en el dial de compensación de la exposición. El motivo para enmudecer este dial es sencillo: al disponer tan sólo de otro dial de control, también sirve para ajustar las velocidades de obturación cuando se dispara en modo manual.

 

Ergonomía y diseño

En la parte superior de la cámara encontramos la leva de conexión, que rodea al disparador. A la derecha del visor se encuentran el dial de modos de exposición, el dial de control principal y los botones de función personalizada y de acceso al modo vídeo. A la izquierda, la leva de liberación del flash incorporado. Al lado del visor electrónico se encuentran el corrector de dioptrías y el botón selector del modo de visualización.

En la tapa posterior de la cámara Fujifilm X-T100 se han dispuesto un dial de control secundario (en una curiosa posición vertical) y los botones dedicados a la revisión y borrado de las capturas, acceso rápido al menú (“Q”), modo de visualización de la pantalla LCD/visor y –en el clásico cursor de las cámaras de la Serie X de Fujifilm– el acceso al punto de enfoque, balance de blancos, modo de disparo e intervalómetro.

 

Características técnicas

Una de las principales características de la X-T100 es su sensor tipo Bayer, el más convencional en la industria fotográfica. Apartarse de los sensores X-Trans (característicos en la Serie X de Fujifilm) nos indica que éstos se han reservado para los modelos de gamas superiores. Su resolución –superior a los 24 Megapíxeles– no será el motivo que descarte a la Fujifilm X-T100 entre las candidatas en la compra de la primera cámara de óptica intercambiable.

Las principales características técnicas de la cámara Fujifilm X-T100 son:

  • sensor CMOS de 24,2 Megapíxeles, tipo Bayer
  • 8 modos de exposición
  • 14 modos de escena
  • 11 modos de simulación de película
  • 12 filtros creativos
  • rango de sensibilidad nominal: 200–12.800 ISO (ampliable a 100–51.200 ISO)
  • 3 modos de fotometría
  • 10 modos de balance de blancos
  • pantalla LCD de 3″, multiángulo y 1,04 millones de píxeles de resolución
  • visor de 2,36 millones de píxeles de resolución
  • sistema AF híbrido inteligente (combina enfoque por contraste y por detección de fase)
  • grabación de vídeo 4K
  • conectividad Bluetooth
  • cadencia máxima de disparo: hasta 6 f.p.s.

 

Prestaciones

Llega un punto que buscamos mayores prestaciones fotográficas más allá de las cámaras compactas o de nuestros smartphones. La alternativa entre una cámara réflex (SLR) o una mirrorless ofrece la más amplia oferta de modelos en la historia de la industria fotográfica. La posibilidad de adaptar diferentes objetivos anima a muchos neófitos en la fotografía a comprar una cámara de segmento de iniciación… ¿pero qué cámara elegir?

La Fujifilm X-T100 es un modelo mirrorless, que incorpora visor electrónico y de precio bajo (inferior a 700€, incluido el zoom del kit), pero que ofrece las mismas prestaciones fotográficas que una cámara réflex, más grande y pesada. Los menos de 450 gramos de peso de la X-T100 deberían ser un factor a tener en cuenta por los amantes de los viajes, pues cargar con una voluminosa cámara SLR puede convertirse en una tarea demasiado pesada y suele acabar relegando la cámara en el fondo de un armario del hotel. El peso y tamaño de la cámara Fujifilm X-T100 la convierten en la compañera ideal en vacaciones o viajes.

Asimismo, los aficionados a la fotografía de paisajes, retrato o captura de instantáneas urbanas (street photo) tendrán en la X-T100 un modelo capaz de satisfacer todas sus exigencias y saber que disponen de una amplia gama de objetivos de las más altas prestaciones ópticas. La versatilidad de la cámara Fujifilm X-T100 facilita utilizarla en el más amplio espectro fotográfico, siendo un excelente modelo a la hora de valorar la compra de una cámara de iniciación.

 

Modos de exposición

La cámara Fujifilm X-T100 será el modelo que permita a los nuevos usuarios en cámaras de óptica intercambiable apasionarse por la fotografía “real”, más allá de lo que ofrecen los mejores smartphones del mercado. La amplia variedad de modos de exposición de la X-T100 la convierten en un modelo versátil, apto para todo tipo de usuarios: desde los más expertos, que disfrutarán el control más manual, hasta los recién llegados al mundo de la fotografía que –mediante los modos más automatizados– podrán resolver de manera satisfactoria cualquier situación fotográfica.

Los modos de exposición de la cámara Fujifilm X-T100 son:

  • manual
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • programable
  • modos de escena
  • filtros creativos
  • auto inteligente
  • panorámico

 

Modos de escena

El dial de modos de exposición de la cámara Fujifilm X-T100 incluye hasta 4 modos de escena preinstalados de fábrica, además del propio modo de escena (SP). Junto a los modos retrato suavizado, paisaje, deportes y fotografía nocturna, la Fuji X-T100 dispone de hasta 11 modos de escena más. Los modos de escena se incorporaron a las cámaras compactas más sencillas para ofrecer a sus usuarios una experiencia fotográfica más completa, puesto que los modelos más básicos apenas solían incorporar el modo de exposición programable y prácticamente no dejaba al usuario más que la opción de apuntar y disparar.

El usuario de la X-T100 dispone de los modos de escena:

  • retrato
  • suavizado facial
  • disparo nocturno (con trípode)
  • fuegos artificiales
  • atardecer
  • nieve
  • playa
  • fiestas
  • flores
  • textos
  • exposición múltiple

 

Filtros creativos

Los filtros artísticos añaden creatividad a las capturas y evitan que los usuarios menos experimentados en programas de retoque fotográfico obtengan resultados mediocres o fallidos. Herencia directa de las cámaras compactas, los filtros creativos incorporados en la cámara Fujifilm X-T100 ofrecen un abanico de posibilidades amplias, destacando los nuevos filtros “eliminación de niebla” y “arte HDR”, una novedad en las cámaras de la Serie X de Fujifilm.

Los filtros creativos de la cámara Fujifilm X-T100 son:

  • eliminación de niebla
  • enfoque suave
  • cámara de juguete
  • color pop
  • tono alto
  • clave baja
  • ojo de pez
  • tono dinámico
  • arte HDR
  • efecto miniatura
  • efecto estrella
  • color parcial: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado)

 

Modos de simulación de película

Fujifilm fue uno de los tres grandes fabricantes de película fotográfica, junto a Agfa y Kodak. Su experiencia en la fabricación de película fotográfica aporta excelentes resultados en los estilos de imagen, llamados modos de simulación de película en las cámaras de la Serie X. La Fujifilm X-T100 incorpora los mismos modos de simulación de película que los modelos de prestaciones profesionales de la forma nipona, como las X-Pro2, X-T2 o la más reciente, X-H1.

El uso de los modos de simulación debe adaptarse al color de cada escena que fotografiamos, siendo el modo de simulación “estándar” (Provia, en la cámara Fujifilm X.-T100) el que se deberá utilizar de manera habitual. Para paisajes o motivos de colores intensos, recomiendo seleccionar el modo “Velvia”, que ofrece colores más saturados, como se ve en la imagen superior.

Los modos de simulación de película incorporados en la cámara Fujifilm X-T100 son:

  • Provia (estándar)
  • Velvia (vívida)
  • Astia (bajo)
  • Classic Chrome
  • Pro Neg. Hi
  • Pro Neg Std.
  • Monocromo
  • Monocromo + filtro amarillo
  • Monocromo + filtro rojo
  • Monocromo + filtro verde
  • Sepia

 

Balance de blancos

Una de las sorpresas más agradables que me ha regalado la cámara Fujifilm X-T100 es la respuesta precisa del balance automático de blancos. Incluso en condiciones de iluminación mixta (mezcla de luz natural con luz artificial) la medición del balance de blancos de la X-T100 es muy precisa. La fidelidad de los tonos de color y la ausencia de desvíos hacia tonos cálidos o fríos libera al usuario de la cámara Fujifilm X-T100 de perder tiempo en la edición posterior de las fotografías.

Los modos del balance de blanco de la Fujifilm X-T100 son:

  • Automático
  • Personalizado
  • Temperatura de color (2.500–10.000º K)
  • Luz día
  • Nublado
  • Fluorescente luz día
  • Fluorescente blanco cálido
  • Fluorescente blanco frío
  • Luz incandescente
  • Submarino (bajo el agua)

 

Fotometría

La medición de luz se basa en la tradicional matriz de 256 zonas de las cámaras de la Serie X de Fujifilm. La fiabilidad de la fotometría es uno de los tradicionales puntos fuertes de las cámaras fabricadas por la marca nipona y la Fujifilm X-T100 no es la excepción; incluso en las condiciones más adversas (contraluces o escenas interiores con una elevada desigualdad de iluminación) la medición de luz de la X-T100 resolverá de manera satisfactoria la exposición más compleja.

Los modos de fotometría incorporados en la cámara Fujifilm X-T100 son:

  • multizonal
  • puntual
  • promedio

 

Sistema AF

El sistema híbrido inteligente combina el enfoque por contraste con el de detección de fase. De esta manera, se conjuga la precisión con la velocidad en el modo AF. Los 91 puntos de detección de foco ayudarán a obtener una respuesta precisa en prácticamente toda el área de la imagen. En importante señalar que la pantalla LCD dispone de tecnología táctil, que facilita situar el punto de enfoque en cualquier parte de la misma, siendo una excelente ayuda en la fotografía macro sobre trípode. He podido comprobar como deslizando el pulgar derecho sobre la pantalla, se mantiene el ajuste táctil, incluso al mirar a la vez por el visor electrónico.

 

Pantalla LCD

Uno de los aspectos más destacables en la cámara Fujifilm X-T100 reside en su pantalla LCD. Mantiene –respecto a los modelos de la competencia– las 3″ y la resolución de 1,04 millones de píxeles, pero añade posiciones adaptables a las situaciones más exigentes. La tecnología táctil permite situar el punto de enfoque en cualquier zona de la pantalla, siendo uno de los pocos modelos de la Serie X de Fujifilm que incorpora esta prestación.

 

Visor electrónico

El visor electrónico de la cámara Fujifilm X-T100 es idéntico en tamaño y resolución al de la X-T20: 0,39″ y 2,36 millones de píxeles, alejado de la 1/2 pulgada de modelos como la X-T2 o la más reciente X-H1, que además incrementa la resolución hasta los 3,69 millones de puntos. El tamaño del visor se me antoja excesivamente pequeño, pero no es inferior a otros modelos de gama de iniciación de la competencia, como la Olympus OM-D E-M10 Mark III. La calidad de visión del visor de la Fujifilm X-T100 es buena, si bien la velocidad de refresco podría ser más elevada y evitar así el “Black Out” (parpadeo) al disparar en ráfaga.

 

Nuevo zoom de kit: Fujinon XC 15–45mm OIS

La cámara Fujifilm X-T100 llega con una agradable novedad: el zoom Fujinon XC 15–45mm OIS como óptica de kit, abandonando el clásico XC 16–50mm que montaban los modelos más modestos de la Serie X de Fujifilm. El nuevo zoom está motorizado, detalle que hace más naturales las transiciones entre focales en las grabaciones de vídeo. Sin embargo, el rango focal más largo se me antoja excesivamente corto, pues para ganar un poco en angular se pierde más en teleobjetivo.

En el apartado del haber, una calidad óptica muy superior a lo esperado en una óptica de kit y una distancia mínima de enfoque de apenas 13cm. El detalle, la fidelidad de color y el contraste del nuevo zoom Fujinon XC 15–45mm OIS está muy por encima de las expectativas que suelo depositar en un objetivo incluido en un kit de compra, siendo además una excelente óptica para salir de viaje, pues su peso es de apenas 135 gramos. Su luminosidad máxima de ƒ/5.6 en el modo teleobjetivo limitará su uso en interiores poco iluminados y obligará al usuario a “tener muy buenas manos” para evitar las fotos trepidadas, al disparar con velocidades de obturación lentas.

 

Gama de ópticas

Un precio inferior a 700€ (cámara + zoom de kit) sitúa a la cámara Fujifilm X-T100 en la misma franja que otros modelos de la competencia, sin embargo la oferta de objetivos Fujinon XC es –en mi opinión– excesivamente limitada, pues tan sólo se reduce al zoom XC 50–230mm OIS II (con un precio cercano a los 450€). Fujifilm deberá ampliar la gama de objetivos XC, no limitarla de manera exclusiva a los zooms y abaratar el precio final, si en verdad desea convencer a ese público que aún sigue utilizando su smartphone para fotografiar.

 

Calidad de imagen

Junto al precio, la calidad de imagen es el factor que suele determinar la compra de una cámara. La Fujifilm X-T100 ofrece una calidad elevada, superior a otros modelos de la competencia, sin tener que usar el formato RAW para conseguir imágenes limpias y brillantes hasta 2.500 ISO. El sensor de formato APS-C supera las dimensiones del formato Micro 4/3 de Olympus y Panasonic, mostrando mayor detalle, contraste y una mejor respuesta al disparar con sensibilidades elevadas.

La reproducción y fidelidad del color es –para mí– otro de los factores muy a tener en cuenta y la Fujifilm X-T100 es digna heredera de la Serie X, una de las gamas de cámaras con mejor calidad del color. Pese a ser un modelo que rompe con el tradicional sensor X-Trans –característico de la Serie X de Fujifilm– el detalle, contraste y color proporcionados por el sensor tipo Bayer de la cámara Fujifilm X-T100 es la gran seña de identidad de este modelo de iniciación, superando a modelos de precio similar de la competencia.

 

Respuesta en ISO altos

Disparar con altas sensibilidades suele ser el talón de Aquiles de las cámaras de iniciación e –incluso– las de gama media. El incremento en la señal de ruido y la pérdida de detalle, contraste y fidelidad cromática suelen aparecer mucho antes de los límites anunciados por los fabricantes. De nada sirve disponer de valores ISO superiores a 40.000 ISO, si a 6.400 ISO la cámara ya no ofrece una calidad de imagen aceptable.

Que un modelo de las prestaciones y orientada a un público aficionado ofrezca una sensibilidad máxima de 51.200 ISO me parece no sólo un disparate, sino un grave error de márqueting. Jamás comprenderé porqué incluir una oferta de sensibilidades tan elevadas, si el sensor y el procesador de las cámaras no están preparados para mostrar una calidad de imagen digna más allá de –en el mejor de los casos– 12.800 ISO. En las pruebas realizadas, el límite en la Fujifilm X-T100 está en 6.400 ISO, una cifra nada desdeñable para la mayoría de situaciones fotográficas.

 

Modo vídeo

Uno de los factores más a tener en cuenta en la cámara Fujifilm X-T100 debe ser la grabación de vídeo; permite la captura de clips de vídeo en formato 4K y Full HD, además de grabaciones en cámara lenta, hasta 1/4 de la velocidad nominal de vídeo. La respuesta irregular del sistema de enfoque automático en modo continuo AF-C en el modelo de prueba (recuerdo que se trata de una cámara de preproducción) ha sido un punto claramente mejorable en el apartado vídeo. Un sistema de estabilización dedicado al modo vídeo garantiza grabaciones libres de trepidación, ayudando al estabilizador incorporado en el nuevo objetivo XC 15–45mm OIS.

 

Las pruebas

Todas las fotografías se han realizado con el zoom incluido en el kit de compra Fujinon XC 15–45mm OIS, que ha ofrecido una calidad de imagen muy superior a lo esperado en una óptica de sus características. La calidad de imagen que proporciona la cámara Fujifilm X-T100 es elevada y supera claramente a modelos de la competencia; la respuesta de la fotometría y del balance automático de blancos es excelente, mejorando incluso la ofrecida por modelos réflex de precio superior.

El manejo de la cámara es sencillo e intuitivo, apto para todo tipo de usuarios. La posición de los botones y diales de control es cómoda y racional, agilizando el proceso de familiarización con la cámara. Tan sólo la respuesta del sistema de enfoque automático en modo continuo (AF-C) desentona con una cámara capaz de satisfacer las exigencias de cualquier aficionado y que demuestra que Fujifilm ha sabido encontrar con la nota musical que le faltaba a su escala tonal: un modelo de iniciación con visor, elevada calidad de imagen y materiales de construcción metálicos.

 

Conclusión

Fujifilm parece tomarse en serio dejar de ser principalmente el fabricante de las mejores cámaras para street photo. La disputa en el segmento de cámaras de iniciación se ciñe de manera especial con Olympus y los modelos réflex más baratos, donde Canon y Nikon tienen cámaras que apenas superan los 400€, fabricadas con materiales 100% plásticos y con una calidad de imagen no superior a la ofrecida por la nueva Fujifilm X-T100.

Construida en aluminio, la cámara Fujifilm X-T100 ofrece una sensación al tacto muy superior a su competencia en el segmento SLR. La disposición de los botones y diales de control es cómoda y racional, aún a costa de sacrificar el clásico dial de compensación de la exposición de los modelos de la Serie X de Fujifilm. La ausencia de un dial de control secundario obliga al diseño de la X-T100 a un desempeño dual del aro de compensación E.V.

La calidad de imagen ofrecida por el sensor tipo Bayer de formato APS-C y 24,2 Megapíxeles será satisfactoria, incluso para el aficionado más exigente… siempre que no pretenda superar una sensibilidad superior a 4.000 ISO, límite en que la señal de ruido, la caída del contraste y la fidelidad del color empiezan a hacer mella en la calidad general de las capturas. El nuevo zoom motorizado Fujinon XC 15–45mm OIS es una herramienta muy útil en las grabaciones de vídeo en los formato 4K y Full HD.

¿Será capaz Fujifilm de seducir a los futuros compradores de una cámara de iniciación? Un precio similar a los modelos mirrorless de la competencia no debería ser el obstáculo a vencer por los compradores potenciales. Entre sus méritos, una calidad de imagen elevada, versatilidad (es un modelo apto para un amplio abanico de usuarios) y el apellido Fujifilm, referencia en el segmento de cámaras sin espejo. Tan sólo la limitación de la oferta de objetivos verdaderamente asequibles al aficionado puede pesar en el momento de valorar la compra de la cámara Fujifilm X-T100.

 

Lo mejor:

  • construcción en metal
  • diseño práctico, estilo cámara réflex clásica
  • resolución superior a 24 Megapíxeles
  • elevada calidad de imagen hasta 1.600 ISO
  • excelente respuesta de la fotometría y el balance de blancos
  • amplia variedad de modos de exposición
  • los filtros creativos ofrecen excelentes resultados
  • calidad óptica del zoom incluido en el kit de compra
  • facilidad de manejo/versatilidad
  • vídeo 4K / Full HD
  • vídeo a cámara lenta
  • conectividad Bluetooth/WiFi
  • excelente relación calidad-precio: 699€ (cuerpo + zoom Fujinon XC 15–45mm OIS)

Mejorable:

  • respuesta en ISO altos
  • rendimiento del procesador de imagen
  • gran diferencia entre los modos AF-S (perfecto) y AF-C, irregular y lento
  • la calidad de las grabaciones de vídeo son mejores en algunos modelos de la competencia
  • respuesta irregular del sistema táctil de la pantalla LCD (con un modelo de preproducción)
  • sistemas de estabilización de cámara y zoom Fujinon XC 15–45mm OIS
  • escasa oferta de objetivos Fujinon de la serie XC (más económicos que los XF)

 

Valoración

  • construcción: 
  • ergonomía y diseño: 
  • prestaciones: 
  • calidad de imagen: 
  • fotometría: 
  • balance de blancos: 
  • sistema AF: 
  • respuesta a ISO altos: 
  • modo vídeo: 
  • relación calidad-precio: 
  • valoración personal: