• lunes , 25 marzo 2019

Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART

Tres son las señas de identidad de la Serie ART de Sigma: la máxima luminosidad del mercado, una calidad óptica extrema y unas dimensiones sólo aptas para valientes. El angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART no solamente cumple con las tres reglas, sino que representa a la perfección qué exige Sigma para entrar en el selecto club ART. Jamás hasta ahora un angular extremo había dispuesto de una luminosidad tan elevada. Tampoco hasta hoy el detalle, el contraste, la corrección de distorsiones y aberraciones cromáticas habían sido nunca tan exquisitos en un súper gran angular.

 

En las manos

Aún estando ya acostumbrado a la Serie ART de Sigma, el aspecto del angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART me sorprendió. El peso es prácticamente idéntico al del extraordinario 135mm ƒ/1.8 o el versátil 85mm ƒ/1.4 de la misma Serie ART, con algo más de 1.100 gramos cada uno y apenas 40 gramos de diferencia entre ellos. El peso del grupo óptico frontal tiende al “cabeceo”, pero un diseño óptimo facilita la sujeción, hasta casi lograr una desconcertante y fluida comodidad en las manos. El acceso al amplio aro de enfoque es natural y el conmutador está situado en una posición AF/MF cómoda y racional.

 

Diseño

La luminosidad máxima de ƒ/1.8 determina el diseño del objetivo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART, tanto desde el punto de vista óptico, como de peso y dimensiones. La lente frontal de casi 10cm. de diámetro parece sacada de un molde realizado con la cúpula de Santa María del Fiore, del arquitecto renacentista Brunelleschi. Las dimensiones rotundas de este angular logran empequeñecer el tamaño de cualquier cámara. El conector del modo de enfoque AF/MF es el único elemento de rompe la pureza de líneas de este singular objetivo.

 

Características técnicas

El angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART está formado por 16 elementos, distribuidos en 11 grupos ópticos. La caída del contraste (que puede ser severa en un angular de abertura ƒ/1.8) se corrige con 4 elementos de súper baja dispersión (SLD) y 3 de dispersión “F” (FLD), mientras que 4 elementos asféricos minimizan las aberraciones cromáticas. El rango de aberturas está comprendido entre ƒ/1.8 y ƒ/16. El diafragma está formado por 9 lámina, proporcionando un efecto bokeh perfecto. La distancia mínima de enfoque es de 27cm. Ofrece un peso de 1.170 gramos. Incorpora un parasol fijo tipo pétalo.

 

Prestaciones

La fotografía de arquitectura, interiores, paisajes y la astrofotografía tienen en el angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART el mejor cómplice para cosechar imágenes ricas en detalle y contraste y con una ausencia prácticamente total de aberraciones cromáticas y distorsiones. La abertura máxima de ƒ/1.8 y –de manera especial– la perfecta corrección de fugas y distorsiones nos ahorra tener que disparar siempre con trípode, pudiendo obtener imágenes de líneas perfectas disparando a mano alzada.

 

Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART: Serie ART por los cuatro costados

Los objetivos de focal fija de la Serie ART de Sigma ofrecen la máxima luminosidad del mercado, junto a las máximas prestaciones ópticas. Atrás han quedado los tiempos en que se miraba con desdén a los fabricantes independientes de ópticas fotográficas, pues –en mi opinión– la Serie ART de Sigma reúne todas las virtudes que le exijo a un objetivo: detalle, contraste, corrección de aberraciones cromáticas y luminosidad; Sigma brilla en cada apartado con luz propia. Y si a esto unimos la excelente relación calidad-precio y materiales de construcción en metal del angular Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART, sin duda estamos ante la mejor gama de objetivos del mercado.

 

Abertura ƒ/1.8

No es difícil encontrar en el mercado objetivos con distancias focales comprendidas entre 35 y 85mm con abertura de ƒ/1.8 a un precio relativamente asequible. Pero todo se complica cuando salimos de esta zona de confort focal y nos alejamos hacia los extremos, ya sea en angulares o teleobjetivos. Gran parte del precio de un objetivo viene determinado por la dificultad de su fabricación: un objetivo estándar de 50mm ƒ/1.8 –por ejemplo– es mucho más sencillo de diseñar que un angular de 20mm ƒ/2.

La complejidad del diseño de un angular extremo de 14mm es elevada (que se lo pregunten a Canon o Samyang), pues además del detalle y contraste que se exige a un objetivo, la distorsión, el viñeteo o las aberraciones cromáticas son mucho más difíciles de corregir. Y esto con la abertura tradicional de ƒ/2.8 de la focal de 14mm. Si la abertura se incrementa hasta ƒ/1.8 todos los problemas se multiplican y las virtudes se desvanecen. De ahí el mérito de Sigma al desarrollar ópticas casi perfectas con luminosidades tan elevadas, un aspecto donde el angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART destaca de manera especial.

 

Efecto bokeh en un angular extremo

Solemos asociar –correctamente– los desenfoques extremos con los teleobjetivos; la distancia del objetivo al sujeto/motivo suele ser amplia y las características ópticas hacen que no sea difícil obtener un efecto bokeh intenso, incluso con teleobjetivos sin una luminosidad extrema. Con los angulares sucede todo lo contrario y una buena prueba es el uso de la hiperfocal en ámbitos fotográficos como la captura de instantáneas urbanas (street photo), donde con una abertura de ƒ/5.6 (o superior) conseguimos un enfoque correcto –según la focal– desde 1 metro hasta infinito.

¿Por qué entonces complicarse la vida desarrollando aberturas tan elevadas en un angular extremo? La luminosidad es uno de los factores que más valoran en la fotografía de estrellas, pues la propia rotación de la Tierra traza líneas al utilizar velocidades de obturación muy prolongadas en una circumpolar. Pero si el aficionado a la astrofotografía desea plasmar la Vía Láctea deberá utilizar velocidades de obturación lo más rápidas posible y eso sólo se consigue incrementando la sensibilidad y disponiendo de una abertura muy elevada.

No soy aficionado a la astrofotografía (menos aún, en pleno invierno), pero sí disfruto variando la realidad con desenfoques extremos. La distancia mínima de enfoque de 27cm. y la abertura de ƒ/1.8 me han permitido crear imágenes con una realidad alterada, alejada de lo que vemos habitualmente capturado por un angular extremo como el Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART.

 

14mm: la focal antipática

Los angulares con distancias focales inferiores a 20mm suelen ofrecer un rendimiento óptico muy inferior a los comprendidos en la zona de confort angular que abarca de 24 a 35mm. Incluso los gran angulares de 20mm suelen mostrar una calidad óptica más discreta que sus parientes de 24mm. A medida que la focal se reduce, la aparición de distorsión de barril, aberraciones cromáticas, fugas, caída del contraste y falta de detalle se incrementan de manera muy acusada, en especial, al disparar a las aberturas máxima, que suelen oscilar entre ƒ/2.8 y ƒ/4.

Los angulares extremos de 14mm –por su ángulo de visión extremo– han pertenecido desde siempre a una focal muy poco popular. Casi maldita. Un precio elevado y –especialmente– una calidad óptica mediocre han sido los aspectos que han lastrado la popularización de esta focal. El angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART corrige los aspectos ópticos más críticos e incrementa la luminosidad hasta una abertura de ƒ/1.8, la más elevada en un angular de estas características.

 

Sistema AF

Este es el punto más débil en el ultra gran angular Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART, pues no sólo ofrece una velocidad mucho más lenta de lo esperado en una óptica de la Serie ART, sino que tampoco la precisión del foco es siempre precisa. He realizado las pruebas de este objetivo con la cámara Sony A7 III –uno de los modelos con mejor respuesta AF– y en varias ocasiones me he encontrado con un efecto rebote en el enfoque automático, pues no encontraba un punto óptimo de foco.

 

Calidad óptica

Y llegamos al corazón de la bestia: la calidad óptica. Junto con el precio, es el factor que determina la compra de un objetivo. La calidad óptica del angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART desborda en detalle y contraste, siendo el angular con focal inferior a 20mm que me ha causado mejores impresiones. Los motivos enfocados ofrecen un recorte soberbio (casi en 3D), lo que favorece apreciar el más mínimo detalle en la fotografía

Asimismo, la distorsión, las aberraciones cromáticas y el viñeteo son prácticamente inexistentes, lo que demuestra el buen hacer de los ingenieros ópticos de Sigma. Uno de los factores más críticos a medida que la focal de un objetivo es cada vez más corta es la distorsión. Las líneas rectas tienden a combarse en los angulares con focal inferior a 20mm, por lo que no resulta extraño ver imágenes con un marcado efecto barril en la mayoría de fotografías realizadas con angulares extremos. El Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART mantiene la verticalidad y horizontalidad de las líneas a la perfección.

 

Las pruebas

Todas las fotografías del angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART se han realizado con la cámara Sony A7 III, utilizando los modos de exposición manual y prioridad de abertura. He disparado en formato JPEG, para evitar personalizar el revelado de los archivos RAW. El rango de aberturas seleccionadas oscilan entre ƒ/2 y ƒ/8, encontrando la máxima calidad óptica entre ƒ/2.8 y ƒ/4 y siendo los valores de ƒ/11 y ƒ/16 los que peor calidad han mostrado.

Uno de los detalles que más me han sorprendido del angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART es la corrección de líneas, sin distorsiones, ni fugas, muy similar a la calidad que ofrece el objetivo Carl Zeiss Distagon 15mm ƒ/2.8, una de las mejores ópticas jamás desarrolladas por el fabricante alemán. Equilibrando bien la cámara tan sólo un ojo experto es capaz de descubrir que las fotografías se han realizado con una focal tan extrema, pues las perspectivas (como se muestran en la imagen inferior de un patio gótico) mantienen unas proporciones reales.

 

Conclusión

Fabricar un objetivo de focal de 14mm no es sencillo; incluso grandes fabricantes como Nikon se han dado un batacazo al desarrollar una óptica de 14mm más bien discreta, sino mediocre. Tampoco el Canon EF 14mm ƒ/2.8 L II USM es el mejor angular de la prestigiosa Serie L del gigante japonés. Si tenemos en cuenta que tanto Canon como Nikon fabrican sus 14mm con una luminosidad de ƒ/2.8, qué esperar de un ƒ/1.8?

El angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART no sólo supera en luminosidad a sus rivales ƒ/2.8, sino –de manera especial– en una calidad óptica soberbia, donde el detalle, el contraste y el control de la distorsión, el viñeteo y las aberraciones cromáticas es total, demostrando que la Serie ART de Sigma va mucho más allá de luminosidades elevadas. Otro de los valores añadidos de la Serie ART es la nueva montura E para las distintas gamas de cámaras Sony A7, donde el gigante de la electrónica carece de una focal tan extrema en su catálogo de objetivos.

Uno de los aspectos más destacables del angular extremo Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART es la corrección de líneas, donde las fugas y distorsiones están muy corregidas y las perspectiva muestra un control soberbio, sin alejar hasta el infinito la zona central de la imagen, tal como suele suceder con otros angulares de focales similares. El alto contraste y el elevado detalle (nada habitual en un angular extremo) también son señas de identidad de este objetivo –por su luminosidad– único en su especie.

La relación calidad-precio es excelente en una óptica de estas características y prestaciones, pues el objetivo equivalente en Canon cuesta prácticamente un 50% más que el Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART y el Carl Zeiss Milvus 15mm ƒ/2.8, casi 1.000 euros más. Pese a ser uno de los objetivos más caros de la Serie ART, la singularidad de la abertura ƒ/1.8 y una muy elevada calidad óptica convierten al Sigma 14mm ƒ/1.8 DG HSM ART en el angular extremo más interesante del mercado.

 

Lo mejor:

  • Construcción en metal
  • Objetivo sellado
  • Prestaciones
  • Ángulo de visión de 114,2º
  • Luminosidad de ƒ/1.8
  • Elevada resolución lineal
  • Alto contraste
  • Distorsión insignificante
  • Viñeteo casi nulo
  • Excelente relación calidad-precio: 1.499€ 

Mejorable:

  • Es una focal poco popular
  • Velocidad del enfoque automático
  • Dificultad para trabajar con filtros
  • Peso: más de 1.100 gramos

 

Valoración

  • Construcción: 
  • Diseño: 
  • Prestaciones: 
  • Sistema AF: 
  • Luminosidad: 
  • Calidad óptica: 
  • Relación calidad-precio: 
  • Valoración personal: