• miércoles , 18 septiembre 2019

Fotografía deportiva con Fujifilm

La aparición casi conjunta de la cámara Fujifilm X-T3 y el súper teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR ha abierto la puerta al fabricante nipón al ámbito fotográfico más restrictivo: la fotografía deportiva. La calidad óptica del nuevo teleobjetivo ultra luminoso (equivalente a un 300mm ƒ/2) y las prestaciones mejoradas en enfoque automático de la X-T3 son las herramientas básicas para que el profesional de la fotografía deportiva disponga de las máximas garantías de éxito en sus trabajos. Por su parte, una cadencia máxima de 30 f.p.s. aseguran captar el instante decisivo de una acción deportiva.

 

Un conjunto discreto

Tanto la cámara Fujifilm X-T3 como el teleobjetivo Fujinon XF 200/2 R LM OIS WR ofrecen un peso y tamaño inferiores a las cámaras y objetivos de focal similar en en segmento réflex. El conjunto de cámara y objetivo no supera los 2.800 gramos, similar al peso de sólo el objetivo 300/2.8 de los gigantes Canon y Nikon. El excelente estabilizador OIS del teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR facilita el disparo a mano alzada, si bien es recomendable utilizar un monopie. El color blanco del objetivo disipa el calor de manera más eficaz que el clásico color negro de los objetivos de la Serie X de Fujifilm.

 

Un novato llega a la ciudad

El grupo The Eagles cantaba allá por los 80 una canción titulada “New kid in town” y siento que esto es precísamente lo que sucede con Fujifilm en la fotografía deportiva: ha llegado un chico nuevo a la ciudad y las sensaciones desencadenadas van desde la desconfianza por el novato o pensar que es una excentricidad a mirar con desdén, desde la superioridad de los años en lo más alto en ventas y popularidad. Como fotógrafo deportivo puedo asegurar que –si yo fuese Canon o Nikon– empezaría a mirar a Fujifilm con más respeto, porque el conjunto formado por X-T3 y el objetivo 200mm ƒ/2 funciona a la perfección.

 

200mm que van mucho más allá

El objetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR equivale (en formato completo) a un 305mm. Incorpora el multiplicador de focal Fujinon XF 1.4X TC F2, que –al montarlo en el 200/2– logra una focal equivalente de 427mm ƒ/2.8 sin apenas incremento de peso y de longitud del teleobjetivo. Si añadimos el recorte x1,25 al disparar con obturador electrónico a 20 ó 30 f.p.s. conseguimos una focal equivalente a 535mm y luminosidad ƒ/2.8, cifras que obligan a una respuesta impecable del sistema de enfoque automático.

 

A prueba de agua

Tanto la cámara Fujifilm X-T3 como el teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR están sellados contra polvo, humedad y salpicaduras y soportan temperaturas bajo cero. Durante uno de los eventos deportivos, el cambiante clima de febrero cambió de soleado a lluvioso. Al no prever agua, la cámara y el objetivo se mojaron, pero el funcionamiento fue perfecto en todo momento. Conclusión: ¡el sellado WR funciona!

 

Luminosidad ƒ/2

Actualmente el mercado no dispone de ninguna óptica superior a 200mm con luminosidad máxima de ƒ/2 y tan sólo modelos de Canon y Nikon ofrecen (a un precio superior a 6.000 euros) la focal 200mm ƒ/2. Hace más de 30 años, el Nikkor 300mm ƒ/2 ED se convirtió en una bestia única en su especie y que hoy puede encontrarse (a cuentagotas) de segunda mano a un precio superior a los 40.000 dólares. La abertura de ƒ/2 facilita disparar en interiores poco iluminados, sin abusar de valores ISO descabellados.

 

Sistema AF

La velocidad del sistema de enfoque automático era –hasta la aparición de la X-T3– uno de los talones de Aquiles de la Serie X de Fujifilm. Con la cámara Fujifilm X-T3 y la última actualización de su firmware, la respuesta en velocidad y precisión del sistema AF para fotografía deportiva está al nivel de los mejores modelos réflex de gama profesional del mercado, como la Canon EOS 1D X Mark II. El joystick de selección del punto de enfoque (con la práctica) se convierte en una ayuda inestimable a la hora de elegir la zona de seguimiento de la acción, mostrando una velocidad de respuesta rápida y una elevada precisión.

La fiabilidad del enfoque en el modo continuo (AF-C) es muy elevada, pudiendo seguir la acción de un deportista de élite en plena carrera, aunque encontremos obstáculos –u otros deportistas–que se interpongan entre el sujeto enfocado y la cámara X-T3. Asimismo, la precisión en todo el recorrido de la distancia de enfoque es máxima, sin importar si la acción se desarrolla muy cerca o lejos de la cámara.

 

Cadencia máxima de disparo de 30 f.p.s.

El seleccionar el obturador electrónico en la cámara Fujifilm X-T3 es posible alcanzar la brutal cifra de 30 imágenes por segundo, con un recorte la imagen de x1,25, algo que será de especial ayuda, pues –montando el multiplicador x1,4– se consigue una focal equivalente a 535mm, de luminosidad máxima de ƒ/2.8 y de peso ligero y dimensiones muy compactas. En fotografía deportiva, capturar el instante decisivo en una disciplina tan difícil de fotografiar como la gimnasia supone que los diarios y revistas compren o no la foto a una agencia.

 

Elevada calidad de imagen

El nuevo teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR ofrece una elevada resolución lineal y un alto contraste que facilitan mostrar una riqueza en detalle poco usual en este tipo de objetivos. Incluso a máxima abertura es posible conseguir una calidad de imagen muy elevada. Una de las características importantes de la fotografía deportiva es el uso de una profundidad de campo reducida, para aislar al sujeto del fondo y centrar la atención del lector en la acción. Además, emplear las aberturas más altas facilitará disparar con velocidades de obturación más rápidas.

 

Excelente relación calidad-precio

Pese a ser un objetivo al alcance casi exclusivo de agencias de fotografía y de los bolsillos más acaudalados, la relación calidad-precio es muy elevada, pues el teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR ofrece un precio sensiblemente más asequible que los 300/2.8 del segmento réflex, que superan los 6.000 euros. La máxima luminosidad de ƒ/2 supera en prestaciones a los objetivos diseñados para el entorno SLR, resultando una óptica idónea para fotografiar en situaciones muy adversas de iluminación.

Al incluir el multiplicador de focal x1,4 la versatilidad del teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR se incrementa, hasta conseguir un 427mm ƒ/2.8 por el mismo precio. Asimismo, el precio de la cámara Fujifilm X-T3 (capaz de disparar hasta 30 f.p.s.) ofrece un precio muy alejado al que ofrecen los modelos SLR, entorno a los 6.000 euros.

 

Conclusión

El conjunto formado por la cámara Fujifilm X-T3 y el teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR ofrece prestaciones profesionales, tanto por su calidad de imagen exquisita, como por la rápida y precisa respuesta del mejorado sistema de enfoque automático, uno de los pilares sobre los que se asientan las señas de identidad de la cámara Fujifilm X-T3, el mejor modelo –en mi opinión– presentado el pasado año.

Atrás han quedado los tiempos en que la fotografía deportiva profesional quedaba reservada de manera exclusiva a Canon y Nikon; Fujifilm dispone –con la cámara X-T3 y el teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR– de las herramientas necesarias para afrontar cualquier reto deportivo con verdadera calidad profesional a un precio muy inferior al de sus equivalentes en el sistema réflex.

 

Agradecimientos: