• sábado , 24 agosto 2019

Canon EOS M

La mayor innovación fotográfica de los últimos años se llama formato CSC: cámaras compactas de óptica intercambiable. No hay fabricante que escape a la fiebre del CSC y pese a que en la actualidad solo el formato Micro 4/3 ofrece una amplia oferta de objetivos (desde un ojo de pez hasta el equivalente a un 600mm), cada vez son más las ópticas que se incorporan a las diferentes monturas de formato CSC. Incluso un mito como Hasselblad se aventura en este segmento del mercado de la mano de la Sony NEX-7.

EOS M Lifestyle (4)

La EOS M hereda la amplia experiencia de Canon en desarrollar cámaras compactas de altas prestaciones, pese a ser el fabricante que más tarde se une al formato CSC (Panasonic lanzó la Lumix G1 en otoño de 2008). Incorpora el sensor APS-C de 18 millones de píxeles que tan buenos resultados ofrece en la EOS 650D, el modelo réflex Canon de gama media que muestra la mejor calidad de imagen de toda la historia EOS. El adaptador EF-EOS M permite montar la totalidad de ópticas Canon EF y EF-S en el cuerpo de la EOS M.

IMG_8456

 

En las manos

Sorprenden sus dimensiones y peso (sobre los 300 gramos, solo el cuerpo); la construcción en combinación de metal (aleación de magnesio y acero inoxidable), policarbonato y fibra de vidrio convierte a la EOS M en uno de los modelos de segmento CSC que ofrece unos materiales con mejor calidad. Los controles de la nueva CSC de Canon recuerdan los de los modelos compactos, como la PowerShot S110. En la parte superior se encuentra el botón de puesta en marcha ON/OFF, el disparador y el selector de modo foto/vídeo y el acceso al modo de escena Auto Inteligente Plus. La zapata universal (permite montar los flashes Canon SpeedLite) y el micrófono estéreo conforman la totalidad de elementos en la tapa superior de la EOS M.

EOS M BLACK FRT w EF-M 22mm STM

En la parte trasera se encuentran los botones de acceso directo al modo de vídeo y al menú, además de los de INFO y revisión de imágenes; el dial de control permite acceder y seleccionar los parámetro del temporizador y modo de disparo, compensación de la exposición, borrado de las capturas, bloqueo de exposición (AE-lock) y en la parte central, el botón de acceso al menú rápido de funciones (Q).

EOS M RED BCK

 

Ergonomía

La EOS M se adapta perfectamente en las manos, con unas líneas suaves y redondeadas. Con el objetivo pancake de 22mm es uno de los modelos CSC más compactos y cómodos en las manos, pese a tener unas dimensiones mayores que la mayoría de modelos de este segmento. Cuando se monta el zoom 18–55mm se rompe el concepto compacto que deberían respetar todos los modelos CSC.

EOS M BLACK TOP

Carece del concepto clásico de empuñadura: una pieza decorativa sirve como punto de apoyo y sujeción para el dedo corazón derecho, mientras que el pulgar se apoya en una hendidura encastada en la esquina superior derecha de la cámara. Esto lleva a sujetar la EOS M con apenas dos dedos, pues el índice se mantiene en el disparador y las dimensiones de la cámara impiden utilizar el resto de dedos de la mano derecha.

EOS M ALL COLOURS CREATIVE 3

 

Filosofía EOS M

Canon ha tardado casi un lustro en presentar su primer modelo de segmento CSC, desde la aparición de la Lumix G1, el primer modelo de segmento CSC. Este retraso ha permitido a Canon presentar un producto maduro, bien finalizado y redondo, pues hereda las prestaciones fotográficas de la EOS 650D (mismo sensor y procesador de imagen) y amplía las posibilidades de vídeo, gracias a una velocidad AF muy superior a cualquier modelo SLR de Canon, incluidos los de gama profesional y “Prosumer”.

IMG_8567

 

Características técnicas

La EOS M hereda gran parte de las prestaciones de la EOS 650D, sin duda, el modelo que ofrece la mejor calidad de imagen de la amplia historia de cámaras SLR de gama media. La nueva EOS M va más allá del clásico concepto de cámara compacta y pone los cimientos para convertirse en una cámara de sistema. Las principales características de la EOS M son:

  • sensor APS-C de 18 Megapíxeles
  • procesador de imagen DIGIC 5
  • construcción metálica
  • amplia variedad de modos de exposición
  • 4 modos de medición de luz
  • 8 modos de balance de blancos
  • modos de escenas Auto Inteligente Plus
  • rango de sensibilidades: 100–12.800 ISO (ampliable a 25.600)
  • filtros creativos
  • modo de enfoque AF híbrido
  • 31 puntos de enfoque
  • pantalla LCD de 3″ ClearView II, con tecnología táctil
  • vídeo Full HD (30p)
  • modo vídeo SnapShot
  • guía de ayuda en cámara
  • sistema de limpieza de sensor EOS

IMG_8494-2

 

Modos de exposición

Las prestaciones técnicas y funcionalidad de la EOS M están más cerca de los modelos réflex que de las compactas IXUS y PowerShot de Canon. Los modos de exposición incorporados en la nueva EOS M apenas se distinguen de los que ofrece la EOS 650D, el último modelo SLR de gama media de Canon. Permite utilizar todos los modos de exposición de los modelos réflex, además de los modos de escena, tan característicos de las cámaras compactas.

IMG_8403

Los modos de exposición incluidos en la nueva EOS M son:

  • program
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • manual
  • modo de escenas Aunto Inteligente +
  • auto creativo
  • retrato
  • paisajes
  • primeros planos (macro)
  • HDR para control de contraluces

IMG_8587

 

Prestaciones

Lejos de ser exclusivamente una cámara “de fin de semana”, familiar o para salir de viaje, la EOS M es un modelo pensado para los amantes de la fotografía; permite la más amplia metodología de disparo, desde la más creativa utilizando el modo manual hasta la más cómoda, empleando los múltiples modos automatizados de la cámara. La pantalla táctil –a medida que el usuario se familiariza con ella– facilita el acceso a las funciones y parámetros más comunes de los modos foto y vídeo.

IMG_8441

Pese a que el sistema de enfoque híbrido muestra resultados dispares en condiciones de luz muy adversas con las ópticas STM utilizadas en estas pruebas, es un excelente modelo para capturar instantáneas. Sin alcanzar la velocidad del enfoque automático de las cámaras réflex, la EOS M permite capturar “el momento decisivo”.

IMG_8450

 

Pantalla de tecnología táctil

Parece que Canon ha optado por incorporar la pantalla táctil en sus cámaras de gama media, pues ya es el segundo modelo de óptica intercambiable (con la EOS 650D) en incorporar esta tecnología. La EOS M permite acceder a todos los parámetros de disparo, sin necesidad de entrar en el menú general. Una de las características más interesantes es desplazar el punto de enfoque en cualquier posición de la pantalla, ampliando de manera muy superior el área de enfoque de las cámaras réflex. Esto permite variar el punto de enfoque sin mover la cámara.

IMG_8397

Al encender la cámara, la pantalla LCD muestra muy pocos elementos que distraigan la atención:

  • punto de enfoque (seleccionable de manera táctil en toda la pantalla)
  • modo de exposición
  • acceso a menú rápido (Q)
  • sensibilidad (ISO)
  • selector de disparo táctil
  • compensación de exposición
  • lupa (para afinar el enfoque manual)
  • estado de la bateria (con valores de 1 a 6)
  • número de fotografías que permite guardar la tarjeta

 

Una nueva forma de fotografiar

La familiarización con la EOS M es prácticamente instantánea; en solo un fin de semana es posible aprender buena parte de los recursos que ofrece al usuario esta pequeña joya fotográfica. Su fácil e intuitivo manejo y la elevada calidad de las capturas invitan a hacer fotos, una vez se comprueban los resultados. Los menús de la pantalla táctil –lejos de ser un incordio– facilitan variar de un modo de exposición a otro, ajustar la sensibilidad más adecuada a cada escena o seleccionar diferentes sistemas de fotometría, abertura y velocidad de exposición o estilos de imagen, entre otros parámetros.

IMG_8409

No negaré que por mi formación en el entorno réflex de soporte químico echo de menos un visor y que a la EOS M le conviene una dieta de engorde para lograr una empuñadura más robusta, pero es una de las cámaras del segmento CSC que mayores alegrías aporta al usuario, por unas prestaciones más propias de un modelo réflex que de las cámaras compactas.

 

Menú rápido (Q)

Pulsando la “Q” en la pantalla LCD táctil, se presenta al usuario de la EOS M una oferta de acceso a los parámetros que intervienen en la captura de la imagen. De esta manera se evita tener que recurrir de manera constante al menú general de la cámara o llenar con botones y diales de control el cuwerpo de la pequeña EOS M. El menú de acceso rápido “Q” ofrece:

  • sistema AF (seguimiento, flexizone multi, flexizone único)
  • modo AF (AF-S, AF-C)
  • calidad de imagen (JPEG, RAW, RAW + JPEG, tamaño y calidad)
  • filtros creativos
  • balance de blancos
  • estilo de imagen
  • luminosidad automática
  • sistema de medición de luz

IMG_8592

 

Fotometría

Uno de los muchos apartados que más gratamente me ha sorprendido es el dedicado a la medición de luz: ofrece una amplia variedad de modos y una respuesta perfecta, sin diferenciar en qué condiciones de luz ambientales se dispara. No importa si se fotografía a pleno sol, en sombra, en interiores o en plena noche, el fotómetro de la EOS M proporciona una de las mejores respuestas de todo el panorama CSC, llegando a superar en fiabilidad a algunos modelos réflex.

IMG_8565

El sistema táctil permite acceder de manera muy rápida a cada uno de los diferentes modos, permitiendo al usuario de la EOS M no perder el tiempo entrando en el menú general de la cámara. Los modos de medición incluidos en la EOS M son:

  • evaluativo
  • parcial
  • puntual
  • promediado poderado al centro

 

Balance de blancos

Sin alcanzar la oferta de los modelos EOS de gamas más altas (como las EOS 5D Mark III o la EOS 1D X), el sistema de balance de blancos de la EOS M permite afrontar las situaciones fotográficas más comunes. El modo automático (AWB) ofrece una respuesta excelente, incluso en condiciones de luz mixta o de iluminación con tungsteno, sin observarse desvíos notables hacia los tonos cálidos.

IMG_8427

Las pruebas realizadas en modo automático y seleccionando el modo predeterminado de luz de tungsteno de la cámara apenas ofrecen variaciones visibles, siendo uno de los modelos con el sistema de balance de blancos que mejor responde a la iluminación artificial. Los modos de balance de blancos incluidos en la EOS M son:

  • automático
  • luz día
  • sombra
  • nublado
  • tungsteno
  • fluorescente
  • flash
  • personalizable

 

Filtros creativos

Pese a heredar buena parte de las prestaciones de la EOS 650D, la EOS M no reniega de sus raíces compactas y añade a sus funciones elementos propios del segmento de las cámaras compactas, como los filtros creativos, si bien son cada vez los modelos réflex que incorporan esta prestación. Una de las prestaciones más interesantes de este apartado es que los filtros pueden añadirse en el momento de realizar la fotografía o posteriormente, mediante el menú de imagen. Así es posible aplicar cualquier filtro creativo a un archivo RAW y obtener un JPEG nuevo, con el filtro seleccionado.

IMG_8522

Los filtros creativos permiten añadir un toque artístico a las imágenes, muy al estilo “instagram” de los smartphones. La EOS M incorpora los filtros creativos:

  • blanco y negro con grano
  • enfoque suave
  • efecto ojo de pez
  • efecto óleo
  • efecto acuarela
  • efecto cámara de juguete
  • efecto miniatura

 

Sistema AF

El sistema híbrido concede a la EOS M una aceptable velocidad de enfoque automático tanto en el modo vídeo, como en modo foto. El sistema AF en la grabación de clips de vídeo transmite unas sensaciones muy similares a las que ofrecen las cámaras de gama compacta Canon, con una velocidad y precisión de nivel medio-alto.

IMG_8429

Las EOS M se ha probado con dos objetivos con motor de enfoque STM, que ofrece una velocidad de enfoque automático muy inferior a los motores ultrasónicos USM de las ópticas de gama más alta. Sin embargo, el sistema STM ofrece una mejor respuesta en la grabación de vídeos, ya que muestra un nivel de ruido durante el cambio de foco impercetible.

 

Adaptador para ópticas EF / EF-S

Pese a nacer con –de momento– solo dos ópticas “nativas”, la EOS M dispone de un adaptador (opcional) para las ópticas con montura Canon EF, que permite montar las ópticas EF y EF-S. El sensor de formato APS-C de la EOS M multiplica x1,6 la longitud focal de los objetivos EF, de igual manera que sucede con modelos como la EOS 650D y mantiene todos los automatismos de las ópticas EF y EF-S, incluido el enfoque automático.

EOS M BLACK FSL w EF 70-200mm L IS II USM

Los dos únicos inconvenientes que he encontrado al utilizar el adaptador es una disminución notable de la velocidad de enfoque automático al utilizar los objetivos EF o EF-S y las dimensiones (dependiendo de la óptica) antinaturales del conjunto. Considero que una cámara del sistema CSC debe llevar ópticas acordes a las dimensiones de su cuerpo, de ahí que me encanten los objetivos tipo “pancake”. En varias ocasiones se ha detectado un “efecto rebote” del enfoque automático al pulsar el botón disparador para enfocar un motivo.

 

Calidad de imagen

Pocos modelos del sistema CSC ofrecen una calidad de imagen tan elevada como la nueva EOS M, gracias al sensor de formato APS-C y al procesador de imágenes DIGIC 5. Partiendo de las esencias que conforman el alma de la EOS 650D no es díficl construir un sistema con todas las garantías de éxito. El zoom incluido en el kit de compra –lejos de ser los abominables engendros que incorporan los kits de compra de la amplia oferta de cualquier marca de formato réflex APS-C– ofrece una calidad de imagen mucho más que aceptable.

IMG_8562

La calidad de imagen de la EOS M será directamente proporcional a la calidad óptica del objetivo que se monte, razón por la cual no entiendo –si se es usuario de cámaras EOS– adquirir esta cámara sin el adaptador para ópticas EF y EF-S. Con el zoom EF-M 18–55 incluido en el kit de compra se obtienen imágenes ricas en detalle y contraste, muy al estilo de lo que ofrece la EOS 650D.

 

Respuesta a ISO altos

Pese a casi 30 años trabajando como fotógrafo profesional, sigo sin comprender qué ámbitos fotográficos precisan de sensibilidades tan elevadas como 25.600 ISO, la máxima sensibilidad “forzada” en la EOS M. Para mí es más un argumento de márqueting –una vez superada la fiebre del píxel– que una necesidad de los usuarios.

IMG_8405

Decidí salir una noche a probar la respuesta de la EOS M disparando a ISO elevados. La fotografía de la flor se disparó en plena noche en una parada de flores en las Ramblas de Barcelona, a una sensibilidad de 1.600 ISO; la imagen muestra una elevada riqueza en el detalle, un contraste medio-alto y la máxima fidelidad del color.

IMG_8392

Reconozco cierto escepticismo inicial, pues aún sabiendo que la EOS dispone del mismo conjunto de sensor y procesador de imagen que la EOS 650D, jamás pensé encontrar un modelo de segmento CSC capaz de desenvolverse a la perfección en la franja más alta de los valores ISO. Para la fotografía inferior –disparada en plena noche– se seleccionó una sensibilidad de 6.400 ISO, pues no había más iluminación que la que proviene del alumbrado público y de los comercios.

 

Modo vídeo

El dial principal de modos de la EOS M dispone de un modo dedicado al vídeo, permitiendo al usuario seleccionar entre modo automático o manual. En modo automático, la cámara determina qué sensibilidad, abertura y velocidad de obturación precisa la escena. En manual, es el usuario quien fija la sensibilidad, la abertura y la velocidad. Una de las ventajas del sistema EOS M es poder seleccionar el punto de enfoque y desplazarlo en cualquier de la pantalla LCD, sin mover el punto de vista de la cámara (ver vídeo de la fuente).

La calidad de los clips de vídeos utilizando sensibilidades elevadas es también excelente; se seleccionó el modo automático, donde la cámara dispuso una sensibilidad de 1.600 ISO y una exposición y balance de blancos perfectos. Los dos micrófonos incorporados en la tapa superior de la EOS M ofrecen sonido estéreo, aumentando la calidad de los clips.

 

Pruebas y resultados

Reconozco que esperaba con ansiedad probar a fondo las prestaciones de la EOS M; la tardanza de Canon en lanzar su primera cámara CSC me hizo pensar –acertadamente– que no sería un modelo más de este segmento. Se han realizado pruebas en todas las condiciones lumínicas posibles, desde pleno sol a la oscuridad de una noche lluviosa, obteniendo unos resultados que mejoran los de muchos modelos réflex de gama media. La combinación del sensor APS-C de 18 millones de píxeles y el procesador de imágenes DIGIC 5 conforman un equipo ganador, capaz de afrontar cualquier reto fotográfico. El sistema de medición de luz de la EOS M merece una mención especial, al ofrecer una respuesta perfecta en todas las condiciones lumínicas.

IMG_8408

No importa si se dispara en un entorno radiante de luz de día o en la penumbra de un interior, iluminado por luz de tungsteno: el fotómetro, el balance de blancos y la respuesta de la EOS M al disparar en ISO elevados proporcionan una calidad de de las capturas excepcional. Las fotografías nocturnas se han disparado a sensibilidades de 1.600 y 6.400 ISO, con excelentes resultados. Incluso con una cifra tan alta como ISO 6.400 se ha conseguido un detalle elevado y una mínima señal de ruido.

IMG_8547

Todas las fotografías se han disparado en formato RAW y procesadas con Adobe LightRoom4. Se han utilizado los modos de exposición manual, prioridad de abertura y program. Al tratarse de un modelo de segmento no profesional, se han utilizado objetivos de segmento aficionado, para mostrar los resultados que podrán encontrar los futuros usuarios de la EOS M.

Los dos objetivos utilizado en estas pruebas son el zoom EF-M 18–55/3.5-5.6 (incorporado en el kit de compra) y el zoom EF-S 18–135/3.5-5.6 IS, en el que se montó el adaptador para ópticas EF/EF-S. Ambas ópticas incorporan el motor de enfoque STM (como el objetivo pancake EF 40/2.8), que si bien resulta de especial interés en modo vídeo por no ofrecer ruido añadido durante el enfoque, en modo foto muestra una velocidad de enfoque automático muy inferior a los motores USM.

 

Conclusión

Canon era el único fabricante fotográfico tradicional que no disponía de un modelo de segmento CSC y la espera ha valido la pena, pues la EOS M es uno de los mejores modelos de esta gama de cámaras. La posibilidad de montar la totalidad de objetivos Canon EF y EF-S amplían al máximo el horizonte óptico disponible desde el ojo de pez hasta los 1.920mm (siempre que se tengan más de 100.000 euros para pagar el súper tele EF 1.200/5.6L IS). Bromas aparte, las posibilidades ópticas de la EOS M son infinitas.

IMG_8444

La EOS M es uno de esos raros modelos que invitan a hacer fotos, gracias a un cuerpo compacto y a la calidad de los resultados. Los archivos que muestra la pantalla del ordenador apenas precisan retoques, gracias a un fotómetro muy preciso y a la excelente respuesta del sistema de balance de blancos. No se observan tendencias hacia la sobre o subexposición, así como tampoco desviaciones hacia tonos fríos o cálidos, incluso cuando se fotografía bajo luz de tungsteno o fluorescente.

IMG_8575

La respuesta a ISO altos es excelente, ofreciendo imágenes ricas en detalle, contraste medio-alto y una señal de ruido controlada y muy utilizable hasta ISO 6.400 para hacer ampliaciones a tamaño de 30 x 40cm. Pese a incorporar un flash en el kit de compra (se monta en la zapata universal de la cámara), la calidad de imagen de las capturas en sensibilidades hasta 3.200 ISO permite guardar el flash en la caja, utilizar los diferentes modos de exposición de la EOS M y disfrutar de la excelente respuesta del fotómetro y el balance de blancos.

IMG_8442

Es una de las cámaras más divertidas del mercado; la excelente calidad de imagen y una muy buena relación calidad-precio la convertirán en uno de los modelos más exitosos de estas fiestas y del próximo 2013. La pantalla táctil se ha revelado práctica y funcional, permitiendo modificar cada uno de los parámetros que intervienen en la realización de una fotografía. Variar el punto de enfoque en toda el área de visión con apenas tocar la pantalla táctil amplía al máximo y como en ninguna otra cámara Canon las prestaciones del sistema AF.

IMG_8525

La nueva M inaugura la gama de cámaras CSC (Compact System Camera) de Canon, que viendo las prestaciones y resultados debería rebautizarse como Compacta Sin Complejos. Personalmente, hubiera preferido que incluyera la opción de un visor, además de la pantalla LCD, algo que a lo largo de 2013 Canon resolverá. Este lobo con piel de cordero encierra un alma de EOS 650D en un cuerpo compacto y bien acabado, siendo el primer modelo de un segmento en el que Canon dará muchas satisfacciones en un futuro muy cercano.

IMG_8532

 

Lo mejor:

  • materiales de construcción
  • sensor (APS-C) de 18 millones de píxeles
  • procesador de imagen (DIGIC 5)
  • calidad de imagen
  • riqueza en el detalle
  • pantalla táctil 100% funcional
  • fotometría soberbia
  • balance automático de blancos muy preciso
  • respuesta a ISO altos
  • versatilidad y calidad del modo vídeo
  • posibilidad de montar las ópticas para EOS réflex (con adaptador opcional)
  • excelente relación calidad-precio: 399 euros, con óptica 18–55 y flash Canon dedicado

Mejorable:

  • ergonomía
  • ausencia de visor
  • velocidad del modo AF (en especial, con ópticas que incorporan motor de enfoque STM)

 

Valoración:

  • construcción: estrellas 4
  • ergonomía: estrellas 4
  • calidad de imagen: estrellas 4
  • respuesta a ISO altos: estrellas 4
  • modo vídeo: estrellas 4
  • prestaciones: estrellas 4,5
  • relación calidad-precio: estrellas 5
  • valoración personal: estrellas 4,5

 

Valoración 4,5