Las cámaras de óptica intercambiable de la serie X de Fujifilm se han ganado una merecida fama entre los profesionales; la nueva X-M1 acerca la calidad de imagen y prestaciones de la serie X a todos los públicos.

" />
  • Miércoles , 26 noviembre 2014

Fujifilm X-M1

Fujifilm se convirtió en la sensación de Photokina 2.010 al presentar una cámara compacta de diseño retro y óptica fija. La X-100 rompía con el clásico concepto de las cámaras compactas, convirtiéndose en el mejor producto fotográfico de 2.011 y en una de las cámaras preferidas por los profesionales del reportaje periodístico y de la fotografía social. La extraordinaria calidad de imagen y de los materiales de construcción han aupado a la X100 (y el modelo posterior, X100S) a lo más alto del podio en las preferencias de los profesionales y los aficionados más exigentes.

DSCF1132

No pocos profesionales y medios especializados en fotografía deseaban más y en el apartado del “debe” de la X100 tan solo podían apuntar la falta de un sistema de ópticas intercambiables. La Fuji X-Pro1 se presentó con tres ópticas, equivalentes en paso universal a un angular de 27mm, un objetivo estándar de 43mm y un teleobjetivo macro de 90mm. Con los meses, llegó la Fuji X-E1 y los objetivos zoom 16–50mm (equivalente a un 24–75mm) y el ultra angular de 14mm (21mm, en paso universal). La Fuji X-E1 acercaba el concepto del cuerpo de la X100, pero sin la prestación del visor híbrido.

xm1-silver-front-original

Hoy llega a mis manos la X-M1, la cámara más sencilla y asequible de la serie X. Ofrece un diseño cercano a la X-E1, pero carece de visor electrónico. Sus dimensiones compactas encierran un cuerpo mucho más pesado que el resto de cámaras CSC del mercado, gracias a la sólida calidad de los materiales de construcción.

En las manos

La nueva X-M1 hereda el diseño clásico de los modelos Fujifilm de la serie X, pero sustituye el metal de la carcasa externa por materiales plásticos de alta densidad; los elementos móviles, como los diales de control, de modos de exposición, el disparador y la leva de conexión, son metálicos. La X-M1 es el primer modelo Fujifilm de ópticas intercambiables de la serie X que no incorpora visor, factor determinante para conseguir unas líneas más compactas que el resto de cámaras de la serie X de óptica intercambiable. La disposición de los botones y diales de control es racional y cómoda, manteniendo las cotas de calidad en el diseño de las cámaras Fujifilm.

Fujifilm-X-M1-with-XF-27mm-f-2.8-pancake-lens

En la parte superior de la cámara encontramos la leva de puesta en marcha de la cámara, los diales de modos de exposición y control principal, el botón disparador y el de función (dedicado a la sensibilidad y personalizable por el usuario). En la tapa posterior de la cámara se encuentra la pantalla abatible de 3″ y 920.000 puntos de resolución, el dial de control secundario y los botones de acceso directo a vídeo, revisión de las capturas, conexión del flash incorporado, acceso a menú rápido (Q), display, modo macro, modo de disparo, modo AF/borrado de las capturas y balance de blancos.

fujifilm-x-m1-back

Ergonomía

La X-M1 es uno de los modelos mirrorless más cómodos en las manos; la experiencia de Fujifilm en el segmento CSC profesional se revela el mejor aliado a la hora de presentar las líneas de la X-M1, muy cercanas a las que ofrecen los modelos X20 y X-E1. Es posible acceder a la totalidad de botones y diales de control sin despegar el dedo índice del disparador y la calidad de visualización de la pantalla LCD multiángulo llega a hacer olvidar la ausencia de un visor electrónico. La nueva X-M1 está disponible en los colores cromado y negro, cromado y marrón y negro.

fuji_x-m1_black_top_27mm

Características técnicas

Lejos de ser un modelo mirrorless más de consumo, la X-M1 comparte el mismo sensor X-Trans de 16 millones de píxeles de resolución que los modelos X-Pro1 y X-E1 y permite adaptar la totalidad de los objetivos de montura X, incluidos los nuevos Touit, fabricados por Carl Zeiss. Las principales características técnicas de la X-M1 son:

  • sensor X-Trans de 16,3 millones de píxeles de resolución (el mismo que en las X-Pro1/X-E1)
  • procesador de imagen EXR II, de alta velocidad
  • cuerpo compacto y ligero (la mitad que una réflex)
  • pantalla LCD de 3″ multiángulo y 920.000 puntos de resolución
  • escala de sensibilidades: 200–6.400 ISO (ampliada a 25.600, reduciendo la resolución)
  • grabación de vídeo Full HD 30p
  • sistema AF de 49 puntos, rápido y preciso
  • amplia variedad de modos de exposición
  • 13 modos de escena
  • 8 filtros artísticos
  • 5 modos de simulación de película
  • procesado de los archivos RAW en cámara
  • cadencia de disparo de hasta 5,6 imágenes por segundo
  • conectividad inalámbrica a smartphoes y tablets mediante la app Fujifilm Camera

DSCF1024

 

Prestaciones

La calidad del sensor X-Trans, de los materiales de construcción y de las ópticas del sistema X de Fujifilm convierten a la nueva X-M1 en un modelo atípico y singular, dirigido a los amantes de la máxima calidad de imagen. Pese a sus dimensiones compactas, la Fujifilm X-M1 es un modelo que ofrece unos resultados (en cuanto a calidad de imagen) muy similares –sino idénticos– a los que pueden ofrecer cámaras tan soberbias como las Fuji X-Pro1 y X-E1. Los profesionales que utilizan cualquiera de estos dos modelos tienen en la X-M1 un segundo cuerpo de calidad, confianza y las máximas garantías. Es importante señalar el amplio rango zonal del sensor X-Trans, capaz de obtener detalle tanto en las zonas más iluminadas, como en las sombras.

DSCF1068

Modos de exposición

El dial de modos de exposición no deja un solo espacio libre, combinando los clásicos modos de exposición de las cámaras de gama profesional con otros más propios y característicos de las mirrorless. El reborde dentado del dial –heredado de los modelos clásicos de película de soporte químico– facilita cambiar de modo de exposición de manera rápida, pero a la vez segura. La resistencia del dial de modos de exposición evitará que el usuario cambie de modo por accidente. Los modos de exposición incluidos en la X-M1 son:

  • manual
  • program
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • modo personalizable
  • SR Auto avanzado
  • Auto
  • filtro avanzado
  • modos de escena
  • modo de escena deportes
  • modo de escena paisaje
  • modo de escana retrato

DSCF1122

 

 

Modos de escena

Me parece un gran acierto incluir en el dial de modos de exposición los modos de escena más utilizados, pues esto evita tener que situar en el dial la posición de modo de escena y buscar en el submenú el modo deseado. Pese a que el dial de modos de exposición ya incorpora los tres modos más frecuentes, la X-M1 incorpora un apartado específico en el dial de modos dedicado a las escenas menos habituales. La X-M1 incluye los modos de escena:

  • suavizado facial
  • nocturno
  • nocturno con trípode
  • fuegos artificiales
  • atardecer
  • nieve
  • playa
  • fiestas
  • flores
  • textos

Como puede apreciarse, la oferta de modos de escena es más limitada que en otros modelos y marcas, que ofrecen docenas de modos de escena diferentes, incluidos varios para fotografiar niños o mascotas, pero realmente existen diferencias entre el modo retrato y el modo “niño” ?

DSCF1076

Filtros creativos

Los filtros artísticos añaden cierta creatividad a las fotografías y ahorran tener que hacer inventos con los programas de retoque. Si bien admito que su uso amplía las prestaciones de una cámara, no es difícil caer en el abuso y acabar convirtiendo un agradable rato viendo fotografías en la más tediosa y aburrida pérdida de tiempo. Fujifilm nunca se ha caracterizado por ser el fabricante con mayor oferta de filtros creativos, pero sí en incorporar filtros más efectivos que otras marcas.

DSCF1009

La X-M1 ofrece una variedad de filtros prácticos, capaces de convertir una escena anodina y corriente en una situación pìctórica. Considero que los efectos logrados por cada filtro es superior al de otros fabricantes. La oferta de filtros creativos en la X-M1 es:

  • cámara de juguete
  • efecto miniatura
  • color pop
  • tono alto
  • clave baja
  • tono dinámico
  • enfoque suave
  • color parcial (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, morado)

DSCF1012

 

 

Pantalla LCD multiángulo

Fujifilm es el fabricante que mayores avances aporta en los visores de las cámaras del segmento mirrorless; desde el visor óptico de la X-Pro1 al visor híbrido de la X100/X100S, los visores de Fujifilm ofrecen las máximas prestaciones para los profesionales. Mi formación en la fotografía de soporte químico me acostumbró a trabajar con visores (en cámaras réflex y en telémetricas, como las Leica de la serie M) y reconozco que me sigue costando componer una fotografía a través de la pantalla LCD de la cámara.

x-m1-black-back-right-16-50mm-tilt-lcd-45

La nueva X-M1 carece de visor, por lo que es necesario recurrir a la pantalla LCD para componer la imagen; al tratarse de una pantalla multiángulo, es sencillo adecuar la posición de la pantalla y así conseguir un encuadre más cómodo (como en tomas bajas o para macro), así como también eliminar los reflejos, en situaciones de máxima iluminación. La calidad de visión es excelente, gracias a una resolución de 920.000 puntos. El modo “luz solar” permite al usuario obtener una visualización perfecta a pleno sol, prestación que supera a muchas de las cámaras de la competencia.

Sensor X-Trans

La calidad de imagen ofrecida por el sensor X-Trans CMOS (pese a su formato APS-C) es comparable a la de modelos réflex de gama profesional, siendo los modelos de gama más alta de la serie X de Fujifilm unos de los preferidos por los fotoperiodistas y profesionales de la fotografía social. La nueva X-M1 hereda el mismo sensor (y procesador de imagen) que los modelos X-Pro1 y X-E1, lo que implica obtener la misma calidad de imagen que los modelos de gama profesional, a un precio sensiblemente inferior.

DSCF1128

Gama de ópticas “X”

Sin alcanzar el número de objetivos del formato Micro 4/3 (de las Olympus PEN y Panasonic Lumix de las distintas series G), la oferta de ópticas para el sistema X de Fujifilm es amplio, con distancias focales –equivalentes en 35mm– comprendidas entre los 18mm y los 300mm. Es obligatorio citar la nueva gama de objetivos XC (compactos y sin aro de diafragmas, como la serie XF), que de momento solo incorpora el “pancake” de 27mm (un objetivo estándar equivalente a un 40mm en paso universal) y el zoom 16–50mm, que equivale a un 24–75mm.

DSCF1057

La calidad óptica de los objetivos fijos de la serie X (incluido el asequible 27mm) es excepcional, destacando de manera especial el angular 14mm y el tele macro 60mm, equivalentes –respectivamente– a un 21mm y un 90mm. También la abertura de estas ópticas de focal fija son superiores a las habituales en el sistema réflex, incluso en los dos zooms XF 18–55mm ƒ/2.8-4 y XF 55–200mm ƒ/3.5-4.8, equivalentes a un 27–80 y 80–300. Tanto el contraste, como la luminosidad como –en especial– la resolución lineal de los objetivos de la serie X (incluidos los nuevos XC) es superior a la que ofrecen el resto de fabricantes de ópticas para cámaras mirrorless, salvo Carl Zeiss.

Fotometría

El sistema de medición de la X-M1 ofrece los clásicos tres modos de fotometría: puntual, ponderada al centro y multizonal. Es recomendable aprender a seleccionar el modo más adecuado a cada escena, pues –por ejemplo– para fotografiar una persona a contraluz el modo idóneo es el puntual y el multizonal, si se fotografía un paisaje a pleno sol. Personalmente, prefiero situar el modo de fotometría en ponderado al centro como método de medición general y seleccionar el modo puntual en las situaciones que lo requiera.

DSCF1039

Balance de blancos

La fiabilidad del sistema automático de blancos es uno de los parámetros –junto a una correcta fotometría– que determina la calidad de imagen final de una fotografía. Los archivo generados por la X-M1 apenas precisa ajustes posteriores, siendo uno de los modelos del segmento CSC de gama no profesional que mejor respuersta ofrece en modo automático de balance de blancos. Incluso en situaciones de iluminación mixta (luz natural y luz artificial en una misma escena), la respuesta es muy correcta. Para interiores iluminados con luz de tungsteno recomiendo seleccionar el parámetro dedicado a luz artificial.

DSCF1125

 

Calidad de imagen

Es fácil caer en la trampa y poner en el mismo saco a todos los modelos CSC, pero al igual que una SLR de gama profesional ofrece una calidad de imagen muy superior al modelo réflex más sencillo, no todos los modelos mirrorless son cámaras destinadas a aficionados con modestas pretenciones fotográficas. La nueva X-M1 es –de largo– el modelo CSC de iniciación con mejor calidad de imagen, pudiéndose comparar a la ofrecida por los modelos Fujifilm de la serie X de gama profesional X-Pro1 y X-E1.

DSCF1025

La calidad de imagen ofrecida por la X-M1 es comparable a la de sus hermanas mayores, X-Pro1 y X-E1, por lo que no es descabellado afirmar que estamos ante el modelo CSC sin visor que ofrece una mayor calidad fotográfica. Basta comprobar en el recorte al 100% de la imagen superior que es posible hasta distinguir las láminas de las persianas, detalle que escaparía al resto de cámaras de la competencia.

DSCF1118

Respuesta a ISO altos

El binomio formado por el sensor X-Trans y el procesador de imagen genera fotografías ricas en detalle, contraste y una mínima señal de ruido, en toda la gama de sensibilidades. En sensibilidades bajas y medias (hasta ISO 800) la X-M1 no tiene rival en el segmento CSC de gama no profesional. La respuesta a ISO más altos es excelente, especialmente si se dispara en formato RAW, con un perfecto balance entre señal de ruido y detalle, pero incluso en formato JPEG la calidad hasta 6.400 ISO es muy elevada.

Revelado RAW en cámara

Como algunos de los mejores modelos réflex de gama profesional, la nueva X-M1 permite al usuario procesar los archivos RAW directamente y almacenar la fotografía resultante como una imagen en formato JPEG; es posible seleccionar la conservación del archivo original o por el contrario, eliminarlo y quedarnos solo con el nuevo. En la conversión de los archivos RAW en cámara, el usuario puede variar aspectos tan importantes a la hora de fotografiar como la exposición, el modo de simulación de película, el balance de blancos, el rango dinámico, el tono en altas luces y en sombras, la reducción de la señal de ruido y el grado de nitidez y saturación del color. Las fotografías inferiores muestran la conversión normal (foto de la izquierda) y una conversión forzada, a la derecha.

DSCF1116

Pruebas y resultados

Se han empleado todos los modos de exposición y buena parte de los modos de escena y filtros creativos. Todas las fotografías se han disparado con los dos nuevos objetivos XC 27mm y XC 16–50mm, utilizando los formatos RAW y JPEG; los archivos RAW se han revelado directamente en la cámara, generando archivos JPEG con excelente calidad de imagen. Hasta 1.600 no se aprecian diferencias entre disparar en RAW y JPEG. La respuesta del conjunto formado por el sensor X-Trans y el procesador de imagen EXR II al disparar con sensibilidades elevadas es similar al de las mejores réflex de gama alta, ofreciendo una excelente relación entre detalle y señal de ruido.

DSCF1045

El balance de blancos y la fotometría ofrecen una respuesta perfecta y apenas es preciso tocar algún parámetro en el procesado de las imágenes como el contraste, el brillo o la saturación. Incluso con las ópticas XC (más modestas en prestaciones que las soberbias XF) es posible conseguir la máxima riqueza en el detalle, una fidelidad cromática alta y un contraste elevado.

DSCF1121

Conclusión

La nueva X-M1 hereda de sus hermanas mayores X-Pro1 y X-E1 el diseño clásico, la soberbia calidad de imagen y unas prestaciones muy superiores al promedio de cámaras mirrorless del mercado. La ausencia del visor y la utilización mixta de materiales metálicos y plásticos reduce las dimensiones y aligera el peso de la cámara, respecto al resto de modelos Fujifilm X de óptica intercambiable. La X-M1 es una cámara cómoda, que se adapta a todo tipo de manos. El diseño racional es –además de distinguido y característico de la marca Fujifilm– funcional y permite un uso rápido en cualquier situación.

DSCF1032

Pese a ser el modelo Fujifilm de iniciación de la serie X de óptica intercambiable, la calidad de imagen es idéntica a la que ofrecen los modelos de gama profesional X-Pro1 y X-E1, gracias a la incorporación del sensor X-Trans. Salvo la Sony NEX-7, ningún otro modelo del segmento CSC se acerca a la calidad de imagen que nos regala la X-M1, mostrando niveles muy cercanos a los ofrecidos por las cámaras réflex de gama alta o profesional. La respuesta del sensor X-Trans al disparar en ISO altos es excelente, ofreciendo un elevado detalle, alto contraste y una señal de ruido moderada.

DSCF1053

La amplia variedad de modos de exposición de la nueva X-M1 permitirá a los usuarios disfrutar de las esencias de la fotografía, pudiendo obtener excelentes fotografías tanto utilizando la amplia oferta de modos automatizados, como seleccionando la abertura y la velocidad de obturación en el modo manual. Los modos de escena –aunque menos que en otras cámaras– ofrecen una calidad superior a la mayoría de los incluidos por otros fabricantes, al igual que sucede con los filtros creativos. Los modos de simulación de película (ver foto inferior, en modo Velvia) ofrecen una visión natural de la saturación y contraste del color.

DSCF1119

Fujifilm ha fabricado la cámara que reúne la calidad de imagen y elevadas prestaciones fotográficas de los modelos CSC de gama profesional X-Pro1 y X-E1 a un precio asequible y racional. La calidad de los objetivos de la serie X (incluidos los nuevos XC) solo es igualada por los Carl Zeiss, fabricados para las monturas Fujifilm X y Sony E. La nueva X-M1 es –a mi entender– el modelo CSC con mejor relación calidad-precio del mercado y un ejemplo más del esfuerzo de Fujifilm en demostrar que un sensor de formato APS-C puede ofrecer una calidad de imagen profesional.

Lo mejor:

  • calidad de imagen muy elevada
  • ergonomía y diseño
  • cuerpo compacto y ligero, pero resistente
  • amplia variedad de modos de exposición
  • calidad de los filtros creativos
  • calidad óptica del sistema de objetivos Fujinon X
  • fidelidad del color
  • respuesta de la fotometría
  • fiabilidad balance automático de blancos
  • funcionamiento sencillo, rápido e intuitivo
  • uno de los modelos CSC más rápidos del mercado (disparo: 0,05 segundos)
  • sistema AF rápido y preciso
  • botón de acceso directo a vídeo
  • vídeo Full HD 30p
  • zapata universal, para flash TTL
  • autonomía de la batería
  • disponibilidad en varios colores
  • relación calidad-precio: 599 euros, con zoom 16–50mm

Mejorable:

  • carece de visor
  • materiales de construcción mixtos (metal y plástico)

 

Valoración:

  • construcción: estrellas 4
  • ergonomía y diseño: estrellas 4
  • calidad de imagen: estrellas 4,5
  • respuesta a ISO altos: estrellas 4
  • fotometría: estrellas 4,5
  • sistema de balance de blancos: estrellas 4
  • prestaciones: estrellas 4
  • relación calidad-precio: estrellas 4,5
  • valoración personal: estrellas 4,5

 

Valoración 4,5

 

Related Posts