• Lunes , 29 Mayo 2017

La cámara… ¿con o sin espejo?

La crisis global afecta de manera directa la compra de material fotográfico, especialmente en los países donde –como España– la situación laboral es más precaria; los estudios de mercado (como GFK) revelan una clara caída en la cifra de negocio de los fabricantes de cámaras y objetivos, pero con una notable diferencia entre el entorno réflex y el mirrorless: mientras que las tradicionales SLR retroceden casi un 30%, las cámaras sin espejo y su sistema de objetivos supera en más de 50% las ventas del año pasado.

D800

A la desaceleración en ventas de los gigantes del entorno réflex se contraponen marcas como Fujifilm, Olympus y Sony, que con modelos como las X-Pro2, X-T2OM-D E-M5 Mark II  o A7R II (respectivamente) ofrecen una clara alternativa al cada vez más estancado mercado de las cámaras SLR, tanto en ventas como en novedades, prestaciones y calidad de imagen.

 

Conceptos contrapuestos

Las cámaras réflex se han situado en lo más alto de la calidad y profesionalismo fotográfico, sin contar el formato medio. Hace una década, los mejores modelos de película de 35mm y, hoy, las cámaras D-SLR de formato completo (o full frame) han sido considerados de gama profesional, por su versatilidad, resistencia y por ser los más utilizados por los profesionales. El tamaño de las réflex es muy superior al de las mirrorless, debido en gran parte por el espejo y por la necesidad de ofrecer un aspecto más profesional.

Average_D-SLR_vs_E-M1

En la actualidad, cuenta más la calidad del sensor y del procesador de imagen que el aspecto exterior de la cámara y cada vez son más los modelos mirrorless que ofrecen una calidad de imagen muy cercana (sino superior) a la mostrada por las cámaras SLR de precio similar.

 

Pasado versus futuro

Negar que el sistema réflex representa el pasado es tan absurdo como afirmar que el futuro sigue anclado al espejo. Elementos como el visor electrónico, la pantalla LCD multiángulo o la ausencia del espejo (esencia del concepto mirrorless) ofrecen –pese a lo que piensan aún muchos profesionales– más ventajas que inconvenientes, como reducir el espacio entre la lente y el sensor, sacar el máximo rendimiento del sistema AF en el modo vídeo, facilitar el encuadre en las tomas arrán de suelo o simplemente, diseñar cámaras y objetivos más compactos y ligeros.

XE1_EVF_P21

 

Materiales de construcción

Me resulta vergonzoso e inadmisible encontrar cámaras réflex construidas en plástico, pese a que sus fabricantes se empeñen en afirmar que así se aligera el peso. Si es así, porqué no hacen lo mismo con sus buques insignia, como la EOS 1D X Mark II o la Nikon D5? Por supuesto que los gigantes de la fotografía SLR tienen preparada su respuesta: el plástico, solo para las cámaras no profesionales. El problema para los profesionales es que los modelos “top” de gama se acercan (si no superan) peligrosamente a los 6.000 euros, cifra muy difícil de amortizar con los salarios o precios por trabajo que se manejan en la actualidad.

Por su parte, fabricantes como Fujifilm, Olympus y Sony fabrican los cuerpos de sus mejores cámaras mirrorless en metal, ofreciendo mayores garantías de resistencia y longevidad al profesional. Modelos como la nueva Fujifilm X-Pro2 o la Olympus OM-D E-M5 Mark II ofrecen un sellado idéntico al de las mejores réflex de gama profesional, pero a un precio sensiblemente inferior y con un peso y dimensiones mucho más racionales.

Asimismo, cada vez son más las cámaras del entorno mirrorless que incorporan un sellado en los puntos más sensibles, impidiendo la entrada de polvo y humedad y aislando los elementos vitales –como el sensor– de la lluvia fina.

 

Innovación contra inmovilismo

Las novedades en el segmento réflex llegan con cuentagotas y si observamos con detenimientos sus prestaciones, éstas son mínimas, respecto a los modelos anteriores. Parece que los fabricantes del sistema réflex, tras la carrera por ofrecer la mayor resolución y la gama ISO más elevada han agotado sus ideas y tan solo ofrecen variaciones sobre un mismo tema. El diseño poco ha variado desde la llegada del píxel en las SLR, más voluminosas y pesadas que los modelos mirrorless.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El entorno mirrorless parece más abierto a la creatividad y desde el simple diseño, ya ofrece mayor diversificación. Mientras que las cámaras OM-D de Olympus rinden un tributo a los legendarios modelos OM de película de 35mm, las cámaras Fujifilm incorporan un diseño retro muy estilo Leica o más réflex, como la X-T2.  Sony cuenta con un diseño muy particular, muy cercano al de las cámaras compactas de alta gama.

 

El pastel sin espejo

No hay fabricante que escape a querer su porción del pastel del segmento mirrorles, pues además de los fabricantes de este tipo de cámaras (Fujifilm, Olympus y Sony), también se han apuntado Canon y Nikon. Sin embargo, la suerte de estos gigantes es muy diferente, pues Canon apenas confió –desde su lanzamiento– en el sistema EOS M, demostrado en un único cuerpo y en el escaso número de ópticas que ha diseñado. El caso de Nikon es diferente, pues ha presentado diversos modelos (eso sí, en diferentes colores) y ópticas, pero todos enfocados a un tipo de usuario muy básico y poco exigente.

OM-D_E-M1_still_black_mood_6

Es curioso comprobar como los grandes fabricantes del sistema réflex siguen aferrados a la idea de que no hay un mundo más allá del espejo y ni creen, ni confían en sus propios productos mirrorless. La diferencia del éxito de ventas en el segmento de cámaras sin espejo entre las marcas tradicionales del imperio SLR (Canon y Nikon) y las que han sabido desarrollar un sistema propio con cuerpos sólidos, alta calidad de imagen y una gama óptica interesante para el usuario es abismal y sorprende ver a los fabricantes de cámaras réflex a la cola de la lista.

EOS M ALL COLOURS CREATIVE 3

 

Ópticas

Una de las ventajas del sistema mirrorless es el diseño específico de sus ópticas para la distancia y tamaño de sensor, a diferencia de la mayoría de las desarrolladas para las cámaras réflex, muchas de las cuales llegan del entorno SLR de película de 35mm. Las exigencias en contraste y resolución del entorno digital es mucho mayor del que precisaba la película de soporte químico, motivo que decanta la balanza de manera muy clara en favor del sistema mirrorless, pues pocos han sido los objetivos para cámaras SLR (especialmente de formato completo) que se han diseñado a medida para los sensores digitales.

Comparativa85

Lejos de ser ópticas orientadas al segmento aficionado, el entorno mirrorless ofrece joyas de características muy similares a los mejores objetivos de gama profesional del segmento réflex, como el nuevo tele corto Fujinon XF 56mm ƒ/1.2 R, equivalente a un 85/1.2 en formato completo. La diferencia de tamaño, peso y precio es abismal y la calidad de imagen –en mi opinión– para nada justifica la diferencia de precio.

 

Enfoque

La respuesta del sistema de enfoque automático ha sido –hasta ahora– uno de los puntos argumentales que defendían la supremacía del entorno réflex sobre las cámaras del sistema mirrorless, debido a las elevadas prestaciones que incorporan las cámaras SLR de gama más alta, como las Canon EOS 1D X y 5DS, modelos en los que el usuario puede elegir entre diferentes situaciones de movimiento. Por otra parte, la rápida respuesta de los sistemas AF de las réflex de segmento profesional garantiza capturar el instante decisivo.

canon-7d-markii-af-settings-e1418761134805

En la actualidad, los modelos mirrorless más recientes (como la Fujifilm X-Pro2, ver foto inferior) incorporan sistemas de enfoque automático capaces de competir en velocidad de respuesta y precisión con los del entorno réflex, gracias a una mayor diversificación del modo AF; así, el usuario de la X-Pro2 de Fujifilm podrá seleccionar entre punto, zona y área de enfoque, ampliar o reducir cada uno de ellos y asignar la zona de predicción de enfoque.

DSCF1149

 

Las apariencias… ¿engañan?

Cuando un fotógrafo profesional llega a una sesión de trabajo, el cliente espera ver una cámara enorme y grandes objetivos y ésa es una de las razones por las que el concepto mirrorless aún no ha sido capaz de entrar de pleno derecho en el entorno profesional. La oferta óptica es cada vez mayor y la diferencia de calidad entre ambos entornos es mínima en los modelos sin espejo de gama más alta, como la X-Pro2 de Fujifilm y la Sony A7R II.

DSCF9380 lor

Cada vez son más los profesionales que se atreven a migrar del sistema réflex a cámaras sin espejo, especialmente en el fotoperiodismo, donde prima la ligereza y resistencia del equipo, pero sin olvidar nunca la calidad de imagen. Vencer el miedo a que nos vean trabajar con cámaras más pequeñas es el reto a superar, pues por muy grande y aparente que sea una cámara, es quien está detrás de ella el elemento más importante.

DSCF9392

 

¿Resolución o calidad de imagen?

No es difícil encontrar modelos réflex que superan ampliamente los 20 millones de píxeles de resolución, pues incluso existe algún modelo que se acerca a los 40. Sin embargo, es posible conseguir a la vez una excelente calidad de imagen disparando con ISO altos y gran resolución? Por lo visto en modelos como la Nikon D800 E, no. Si se pregunta al fabricante por esta cuestión, rápidamente se excusa aduciendo que –pese a ser el modelo que ofrece mejor calidad de imagen de la marca– se trata de una cámara orientada para el trabajo en estudio y por lógica, no se le puede pedir una buena respuesta al trabajar con sensibilidades elevadas.

DSCF1841

Uno de los puntos que mucha gente desconoce es que el corazón de este modelo es el mismo que incorpora la Sony A7R II, un modelo mirrorless que – para mí– ofrece una respuesta en ISO altos mejor que el modelo de Nikon, gracias a una mejor gestión por parte del procesador de imagen de la señal ruido/detalle/contraste. Por desgracia, seguimos queriendo ser engañados con deslumbrantes cifras de resolución, en lugar de hablar de calidad de imagen, que es lo que al final es lo verdaderamente importante.

_DSC8619web

 

Cuando menos es más

Hemos clasificado a las cámaras réflex con sensor APS-C en el segmento no profesional, puesto que los modelos de formato completo ofrecen una calidad de muy superior. Pese a que ya existen modelos mirrorless con sensores full frame (los diferentes modelos de la serie Sony A7), la mayoría de cámaras sin espejo incorporan sensores APS-C, e incluso Micro 4/3. Sin embargo, la calidad de imagen de las cámaras mirrorless con sensor APS-C es notablemente mejor que los modelos SLR que incorporan este formato de sensor y la razón no es otra que la proximidad del objetivo al sensor y –como ya he indicado anteriormente– un diseño óptico específico para cada formato de sensor.

X-T10_150413-51

El sistema mirrorless no necesita sensores de formato full frame para conseguir fotografías con verdadera calidad profesional, pues tanto los sensores, como las ópticas y los procesadores de imagen mantienen unas cotas de calidad muy elevadas. La proximidad de la óptica con el sensor aumenta asimismo la calidad de imagen y facilita el diseño de ópticas más luminosas con menor peso y dimensiones más compactas.

_DSC8572web

 

El precio de aparentar

Cuando me piden consejo sobre qué modelo comprar siempre pregunto qué uso tendrá la cámara u objetivo y el presupuesto disponible, porque al final –por desgracia– todo se reduce al dinero que podemos invertir. Antes de empezar este artículo me he paseado por media docena de establecimientos fotográficos de mi ciudad (Foto K, Casanova Foto, Zona Digital, Fnac, El Corte Inglés y Media Markt) y he preguntado por los precios de los modelos más significativos de los segmentos réflex y mirrorless.

NikonD800

 

Dejando aparte a los buques insignia de Canon y Nikon (que se mueven en la prohibitiva franja de los 6.000 euros), me he decantado por la Canon EOS 5D Mark IV y la Nikon D810, los modelos réflex que –en mi opinión– ofrecen mejor calidad de imagen y he obtenido un promedio –respectivamente– de 3.800 y 3.300 euros.

A7R_img1bb-1200

La selección de cámaras mirrorless ofrece precios mucho más asequibles, con auténticos “chollos” como las Fujifilm X-T1 y la relativamente nueva X-Pro2, que con apenas un año en el mercado dispone de ofertas muy interesantes. El modelo más caro del segmento de cámaras sin espejo es la Sony A7R II, que incorpora un sensor de más de 42 millones de píxeles y promedia unos 3.500 euros, similar a los precios de los modelos SLR.

Con un precio de poco más de 1.000 euros encontramos la X-T1 de Fujifilm, la cámara mirrorless de prestaciones profesionales que ofrece mejor relación calidad-precio del mercado y que incorpora el diseño más fotográfico de todo el panorama fotográfico actual.

XT1_ShootingImage01

No quiero dejar de lado el formato Micro 4/3, donde la Olympus OM-D E-M10 Mark II me parece una de las mejores opciones para aquellos aficionados que buscan una relación calidad-precio sensacional, una calidad de materiales de construcción superior a lo habitual en el entorno réflex de formato APS-C, una gama de objetivos muy amplia y una calidad de imagen comparable a los mejores modelos SLR de gama media. Con un precio de apenas 560 euros (cuerpo + zoom 14–42mm EZ) es el modelo mirrorless que –bajo mi punto de vista– más satisfacciones dará a los aficionados.

OM-D_E-M10_Mark_II_EZ-M1442_II_R_black_front_300dpi

 

Conclusión

La llegada del concepto mirrorless ha pillado a contrapié a los fabricantes de cámaras réflex; es posible que los departamentos de márqueting de Canon y Nikon no prestaran demasiada atención a fabricantes como Fujifilm, Olympus y Sony, que hasta hace poco más de un lustro apenas sobrevivían con la venta de cámaras compactas. La llegada de los primeros modelos Olympus PEN y –muy especialmente– del sistema X de Fujifilm y la serie OM-D de Olympus ha revolucionado el mercado fotográfico, demostrando que la inercia de los gigantes del entorno réflex les impide progresar.

XT1_OperationImage

Al ser menor la distancia entre objetivo y sensor en las cámaras mirrorless, así como también la que hay entre la primera lente y el último elemento óptico, la calidad de imagen de las cámaras sin espejo es muy superior a lo que cabría esperar de modelos con sensor de formato APS-C o Micro 4/3. Tanto el precio de las cámaras como de los objetivos del sistema mirrorless ofrecen una mejor relación calidad-precio que los del entorno réflex, que además de ser más caros, ofrecen mayor volumen y peso.

DSCF9519web

Más compactas, más ligeras y con mejor relación calidad-precio, las cámaras mirrorless de gama alta están empezando a hacerse un hueco entre los profesionales y no es extraño descubrir que ya forman parte de los equipos de diarios, revistas y agencias de fotografía. Nos esperan tiempos de cambios, donde veremos aparecer nuevas cámaras y objetivos especializados, como teleobjetivos ultraluminosos para la fotografía deportiva. El futuro está aquí y se llama mirrorless.

Fotografías realizadas con cámaras Fujifilm X-T1, X-E2, X-Pro1, X-Pro2 y Sony A7R.

 

Related Posts