• domingo , 21 abril 2019

Canon PowerShot G1 X Mark II

Los fabricantes fotográficos nos han habituado a esperar poco de las novedades que suplen modelos ya existentes: una ampliación de la gama de sensibilidades, un “nuevo” sistema de enfoque automático, una leve mejora en la grabación de vídeos Full HD… Pocos son los modelos que rompen en verdad con su predecesor y todo me hacía suponer que la versión Mark II de la Canon G1 X no sería nada más que rizar un rizo que ya está a punto de romperse, porque las cámaras compactas (incluso las de gama alta) viven su ocaso, desde la aparición de las cámaras mirrorless.

PowerShot G1 X Mark II BEAUTY ACC EVF

La Canon PowerShot G1 X se presentó (sobre el papel) como la última gran compacta de gama alta, pero la realidad desveló una cámara con excesivas carencias. Aspectos tan importantes como la luminosidad y versatilidad de la óptica, un significativo retardo en el disparo, la pésima respuesta al trabajar en ISO altos y una cadencia de disparo limitada a tan solo 6 imágenes consecutivas decepcionó a muchos entusiastas de la serie G de Canon.

IMG_0223

La llegada de la G1 X Mark II demuestra que –de vez en cuando– los grandes fabricantes sí escuchan a los usuarios y corrigen buena parte de los aspectos mejorables de modelos anteriores. En mi opinión, estamos ante un modelo mejorado, que poco tiene que ver con su predecesora, una cámara que dejó cierto regusto amargo en la boca de algunos usuarios.

IMG_0200

 

En las manos

La calidad de la G1 X Mark II de Canon empieza a apreciarse al sujetar por primera vez la cámara entre las manos; los excelentes materiales de construcción son capaces de competir con los mejores modelos SLR de gama alta del fabricante nipón. La ausencia de un visor óptico es la principal novedad a simple vista, dando la razón a aquellos que criticábamos la calidad que ofrecían los visores de las cámaras de la serie G. En mi opinión, es mucho más práctico un visor electrónico que ofrezca una visión 100% real que uno óptico, con acusado “efecto túnel”.

PowerShot G1 X Mark II FRT

En la tapa superior encontramos el botón de puesta en marcha ON/OFF, el selector de focales del zoom, el aro de modos de exposición y (nada usual) el botón de visualización de las capturas. La parte posterior de la G1 X Mark II incluye los botones de acceso a menú, visualización de la información (DISP.), selector de enfoque manual, selector de zonas del sistema AF, conexión Wi-Fi y acceso directo a vídeo. Mediante la clásica rueda de control posterior es posible acceder a la sensibilidad, modo macro, modos de flash y compensación de exposición.

PowerShot G1 X Mark II HS BCK

 

Ergonomía y diseño

Sorprende el doble aro de control frontal, uno con con funcionamiento de pasos intermedios y otro, de rotación libre y suave. Según el modo de exposición seleccionado, el usuario podrá ajustar unos parámetros u otros, como –entre otros– abertura, compensación de la exposición, velocidad de obturación, filtros creativos o enfoque manual. La empuñadura ofrece una sujeción simplemente correcta en disparo horizontal y transmite cierta sensación de inseguridad al girar la cámara en vertical. El acceso a los botones es racional, a excepción del encargado de la visualización de las capturas, que está situado en la tapa superior de la cámara.

PowerShot G1 X Mark II LENS IN

 

Características técnicas

Incorpora un sensor de 1,5″ y 12,8 millones de píxeles (en formato 3:2), que aumentan a 13,1 si se dispara en formato 4:3. El sensor ofrece un tamaño tan solo un 20% inferior a los sensores de formato APS-C, lo que ya nos da una idea muy aproximada de la calidad de imagen que podemos encontrar. Las especificaciones principales la Canon PowerShot G1 X Mark II son:

  • sensor de 1,5″ y resolución de 12,8 Megapíxeles en formato 3:2 (13,1 en 4:3)
  • procesador de imagen DIGIC 6
  • zoom equivalente a un 24–120mm en paso universal
  • luminosidad: ƒ/2.0-3.9
  • distancia mínima de enfoque: 5cm. (en modo macro angular)
  • 31 puntos de detección de foco
  • permite el enfoque automático táctil (en la pantalla LCD)
  • estabilizador de imagen de 5 ejes
  • doble aro de control frontal
  • 13 modos de exposición
  • 7 modos de escena
  • 10 filtros creativos
  • 3 modos de fotometría
  • 12 modos de balance de blancos
  • rango de sensibilidades: 100–12.800 ISO
  • pantalla LCD de 3″ y 1.040.000 puntos
  • visor óptico opcional
  • cadencia máxima de disparo: 5,2 f.p.s, hasta llenar la tarjeta
  • conexión Wi-Fi, vía NFC

IMG_0212

 

Prestaciones

El zoom (equivalente) 24–120mm convierte a la G1 X Mark II en una excelente cámara para viaje. Un tamaño inferior al de las réflex y el rango focal del zoom (equivalente a un 24–120mm en paso universal) son factores que dotan a la última compacta de gama alta de Canon de un elevado potencial fotográfico. Ofrece una amplia variedad de modos de exposición y la respuesta del balance de blancos y la fotometría es muy precisa.

IMG_0222

La ampliación de la focal en el segmento angular y –especialmente– el incremento en la luminosidad facilitan el uso de la nueva G1 X Mark II en condiciones más críticas que las cámaras SLR de gama media, que incorporan zooms más limitados en calidad y luminosidad. El disparo ofrece un retraso mínimo, facilitando el uso de este modelo para reportaje fotográfico o instantáneas urbanas (street photo).

IMG_0310

 

Modos de exposición

Pese a ser una cámara de gama alta, el espíritu de compacta revela una abundancia excesiva de modos de exposición. Dudo que los usuarios de la nueva G1 X Mark II recurran a los modos más automatizados, pues la veo más como un modelo orientado a un aficionado avanzado. Es interesante señalar el modo de disparo creativo, en que la G1 X Mark II realiza varios disparos de forma consecutiva, aplicando diferentes filtros, encuadres, formatos y balances de color para poder componer un collage.

IMG_0253

Los modos de exposición incluidos en la Canon PowerShot G1 X Mark II son:

  • Auto inteligente
  • programable
  • prioridad de abertura
  • prioridad de obturación
  • manual
  • 2 modos personalizados
  • híbrido automático
  • automático
  • modos de escena
  • disparo creativo
  • filtros artísticos
  • vídeo

IMG_0249

 

Modos de escena

La práctica ausencia de modos de exposición en las primeras compactas hizo de los modos de escena un recurso muy valorado por los usuarios de este tipo de cámaras, ya que podían participar de una manera más influyente a la hora de tomar una fotografía. Cuanto más sencilla era la cámara, mayor número de modos de escena incluía y esta tendencia se ha mantenido hasta hoy, donde marcas como Panasonic incorporan una avalancha de modos de escena muy similares.

IMG_0282

La Canon PowerShot G1 X Mark II dispone de los modos de escena:

  • retrato
  • obturador inteligente
  • estrellas
  • escena nocturna sin trípode
  • fotografía submarina
  • nieve
  • fuegos artificiales

 

Filtros artísticos

No hay cámara compacta ni de segmento mirrorless que escape a la influencia de los filtros creativos y ya son muchos los modelos SLR de iniciación y gama media que también incorporan una oferta más o menos amplia de este nuevo tipo de fotografía. Canon nunca ha sido un fabricante que destaque por el número de filtros o la calidad de los efectos de éstos, que siguen siendo más o menos los mismos desde hace más de un lustro. Los filtros creativos incluidos son:

  • alto rango dinámico (HDR)
  • nostálgico
  • ojo de pez
  • efecto miniatura
  • cámara de juguete
  • desenfoque de fondo
  • enfoque suave
  • monocromo
  • súper intenso
  • efecto póster

IMG_0206

 

Óptica

Uno de los elementos que han mejorado de manera muy visible es el zoom, que ahora comprende desde (equivalentes) 24–120mm. Incorpora 14 lentes, distribuidas en 11 grupos ópticos; las aberraciones cromáticas están controladas por 3 elementos asféricos de doble cara (una lente es tipo “Ultra Aspherical” UA). La abertura máxima en modo angular es de apenas ƒ/2, mientras que a 120mm ofrece una luminosidad de ƒ/3.9. La distancia mínima de enfoque a 24mm es de apenas 5cm. y de 70, en la máxima posición de teleobjetivo.

PowerShot G1 X Mark II BEAUTY LENS

 

Visor

A diferencia del resto de modelos de la serie G de Canon, la nueva G1 X Mark II carece de visor óptico. Reconozco que encuadrar y –especialmente– enfocar a travás de la pantalla LCD es un engorro y poco eficaz en condiciones de mucha luz, pero tampoco los visores ópticos incluidos en los diferentes modelos de la serie G merecieron nunca entrar en el salón de la fama. Canon ofrece la alternativa (opcional, a unos 240 euros) del visor electrónico EVF-DC1, que se coloca en la zapata universal de la cámara y cubre un 100% de la imagen real.

PowerShot G1 X Mark II Lifestyle 012 EVF DCR

 

Pantalla LCD

La pantalla LCD no ofrece grandes mejoras, desde el punto de vista de la visualización, pero sí permite un mayor ángulo de rotación. Esto sitúa a la nueva Canon G1 X Mark II en el grupo de cámaras que se apuntan a la capacidad para hacer selfies, una moda que llega del uso de los teléfonos móviles como cámara. Sin embargo, las dimensiones, peso y disposión del disparador en la cámara la hacen poco manejable para este tipo de prácticas.

PowerShot G1 X Mark II FSL LCD UP 2

La resolución de poco más de un millón de píxeles de la pantalla LCD no aporta ninguna novedad, respecto a modelos Canon G anteriores y de la competencia. El recubrimiento antirreflectante es –para mí– insuficiente en situaciones con mucha luz, motivo que lleva a recomendar la adquisición del visor electrónico opcional, aunque eso lleve a un precio del conjunto de cámara y visor cercano a los 1.000 euros.

 

Fotometría

Canon no ofrece información sobre el número de zonas de medición que dispone la cámara, pero uno de los valores añadidos en la nueva G1 X Mark II es –si se desea– la relación entre el punto de enfoque por detección facial y la medición de luz. Tanto en el modo de medición puntual como en el evaluativo, el sistema de fotometría permite ajustar la medición de luz en la cara que haya detectado la cámara. Incluye los tres clásicos modos de medición:

  • evaluativo
  • puntual
  • ponderado al centro

He observado una leve tendencia a la subexposición en situaciones máximas de luz, como disparar a pleno sol con abundante cielo, lo que me lleva a recomendar a una compensación de la exposición en un valor de +1/3 E.V. (incluso más) si no se quiere perder detalle en las sombras.

IMG_0263

 

Balance de blancos

El sistema automático de balance de blancos de la PowerShot G1 X Mark II ofrece la clásica respuesta de las cámaras Canon: excelente bajo todo tipo de condiciones de luz y una evidente tendencia hacia los tonos cálidos cuando se dispara con luz artificial. Recurrir a la preselección de luz de tunsteno de la cámara es un buen recurso, pero personalmente me decanto más por el modo personalizado y hacer varios disparos, probando distintos valores en ºKelvin.

IMG_0262

Los modos de balance de blanco incorporados son:

  • automático (incluido por detección facial)
  • luz día
  • sombra
  • nublado
  • tungsteno
  • fluorescente
  • fluorescente H
  • flash
  • bajo el agua
  • 2 modos personalizados
  • corrección de color en el modo de escena “estrellas”

 

Metodología de trabajo

La nueva Canon G1 X Mark II parece condenada a acabar tan solo en manos de profesionales o de aficionados avanzados; tanto el precio como la alta gama de este modelo pueden echar atrás a muchos posibles usuarios al pensar que se trata de una cámara extremadamente compleja en su manejo. Nada más alejado de la realidad, pues la metodología de trabajo no requiere grandes conocimientos. Familiarizarse con los menús es rápido y muy intuitivo. El botón central del aro posterior cumple las funciones de acceso a menú rápido, evitando tener que entrar al menú general.

IMG_0274

 

Sistema AF

El sistema de enfoque automático ha ofrecido en las pruebas un arespuesta desigual, tanto en velocidad, como en precisión. Se aprecia un “efecto rebote” (búsqueda del punto de enfoque) prácticamente cada vez que se pulsa el disparador para activar el sistema AF, especialmente en situaciones adversas de luz, pero incluso en óptimas condiciones lumínicas no es difícil que el sistema de enfoque automático de la G1 X Mark II muestre un comportamiento inesperado en una cámara de Canon.

IMG_0224

 

Modo vídeo

Las grabaciones de vídeo realizadas con la G1 X Mark II adolecen de la frescura que ofrecen otros modelos, en especial de Sony. La calidad de los clips es notablemente inferior a la que ofrecen las réflex de Canon, pues se aprecian “artefactos”, debido a una compresión excesiva de los archivos. Una vez se ha empezado a grabar, no es posible ajustar el enfoque manualmente. Tampoco se puede ajustar el nivel de grabación de audio, ni dispone de conector para micrófono externo.

videoCanonG1X

 

Calidad de imagen

El sensor de 1,5″ ofrece una la calidad de imagen superior a las cámaras compactas con sensores más pequeños. La calidad óptica del zoom mejora claramente la calidad de imagen del modelo anterior G1 X, en especial, al disparar con las aberturas más altas. Uno de los aspectos que menos me han seducido es un rango dinámico limitado,  pues no es difícil encontrarse con zonas sobre o subexpuestas sin apenas información y donde el píxel se “ensucia”.

IMG_0254

 

Respuesta a ISO altos

El rango de sensibilidades está comprendido entre 100 y 12.800 ISO, algo limitado para las cifras que manejan algunos modelos actuales. A decir verdad, no soy partidario de abusar de los valores ISO más altos, pues pocas son las cámaras de gama media-alta que ofrecen una buena calidad disparando por encima de 6.400 ISO. Personalmente, prefiero utilizar el flash si necesito disparar por encima de 3.200 ISO.

IMG_0289

La respuesta de la G1 X Mark II no ofrece sorpresas, limitando la buena calidad de imagen hasta 1.600 ISO, si bien es posible conseguir imágenes muy aceptables hasta 3.200 ISO. Por encima de este valor, el contraste cae de manera muy visible, ensuciando los colores originales. La aparición de “artefactos” (píxeles de color alterado) empieza a partir de 6.400 ISO, así como el incremento de la señal de ruido.

 

Macro

La distancia mínima de enfoque se ha mejorado de manera notable, respecto el modelo anterior; los 5 cm. a los que permite enfocar la G1 X Mark II en el modo angular facilitan la captura de imágenes muy cercanas. Al disponer de una pantalla LCD multiángulo, recomiendo el uso de ésta a la hora de fotografiar en modo macro, pues evita tener que adoptar posiciones incómodas y estar demasiado cerca del motivo a fotografiar. Basta alejar el cuerpo y extender los brazos  para evitar sombras no deseadas.

IMG_0341

 

Pruebas y resultados

El manejo de la Canon G1 X Mark II es sencillo y muy intuitivo, a excepción del botón de revisión de capturas, que se ha situado (para mí, erróneamente) en la tapa superior de la cámara. La empuñadura –en mi opinión– es demasiado pequeña y no ofrece la mejor sujeción, especialmente al disparar en vertical. Los modos de exposición ofrecen una respuesta muy similar, si bien personalmente no entiendo la profusión de varios modos completamente automáticos en una cámara de gama alta. La calidad de imagen es inferior a lo que esperaba en una compacta de gama alta de Canon y se aprecian aberraciones cromáticas notables (ver nariz de la máscara de la izquierda) y cierto viñeteo en las focales angulares.

IMG_0257

La ausencia de visor (es opcional) obliga al usuario de la G1 X Mark II a encuadrar a través de la pantalla LCD; esto puede ser práctico en países con poca luz, pero en este “veroño” (verano de otoño) tan soleado, la pantalla LCD ofrece demasiados reflejos a la hora de componer una fotografía. Como ya he indicado en el apartado dedicado a la fotometría, he observado una sutil tendencia hacia la subexposición en condiciones óptimas de luz, así que he recurrido con frecuencia a la compensación de exposición, utilizando valores de +1/3 y +2/3 E.V.

IMG_0227

 

Conclusión

La calidad de los materiales de construcción puede equipararse con la que ofrecen los mejores modelos mirrorless y réflex de gama alta; construida en metal, la Canon G1 X Mark II se aleja de los tópicos de vulnerabilidad y obsolescencia programada de muchas cámaras compactas. La ergonomía es racional, si bien la empuñadura no ofrece un tamaño capaz de permitir la máxima sujeción y el botón de visualización de capturas se encuentra en un lugar nada frecuente.

IMG_0204

El sensor de 1,5″ ofrece una calidad de imagen muy similar a la de las cámaras SLR con sensor de formato APS-C. Muchos de los usuarios de cámaras réflex de iniciación y de gama media suelen utilizar solo el zoom incluido en el kit de compra (casi siempre, un 18–55mm), motivo que me lleva a plantearme las razones que inducen a este tipo de usuarios la adquisición de una réflex, en lugar de una compacta de altas prestaciones o de un modelo mirrorless, más compactos y ligeros que las SLR.

IMG_0238

La calidad de imagen ofrecida por la G1 X Mark II no alcanza la de modelos réflex de iniciación. Ni siquiera se acerca a la que ofrecen los mejores modelos mirrorless del mercado, como Fuji, Olympus o Sony. La luminosidad máxima de ƒ/2 amplía la versatilidad de la cámara, facilitando al usuario una mayor creatividad a la hora de jugar con la profundidad de campo y conseguir imágenes ricas en desenfoque trasero. Las fotografías realizadas con la última compacta de gama alta de Canon muestran un contraste medio-bajo, que además se reduce al disparar en sombras o con sensibilidades más altas de 1.600 ISO.

IMG_0198

Uno de los aspectos que menos me han gustado es la corta autonomía de la cámara, por lo que recomiendo a los usuarios de este modelo adquirir una segunda batería en el mismo momento de la compra. Si bien Canon indica una capacidad de hasta 240 disparos, en los días de pruebas la batería de la G1 X Mark II ha permitido un máximo de 180–210 fotos por sesión. Además, la velocidad de trabajo es excesivamente lenta en demasiadas ocasiones, como la respuesta del sistema AF o variar la abertura con el dial de control frontal.

IMG_0259

El precio de la cámara es el mayor reto que debe superar, pues con el visor opcional, alcanza los 1.000 euros, cifra por la que muchos usuarios se decantarán por una réflex de gama media o una cámara mirrorless de gama media-alta, como la Fuji X-E2. El precio de la cámara ya ronda los 800 euros, superior al de modelos como la EOS 700D (para no irnos a otras marcas). ¿Justifica el sensor de 1,5″ un precio tan elevado? A la vista de las pruebas, Canon deberá rebajar de manera notable el precio de la G1 X Mark II para convertirla en un modelo competitivo.

IMG_0209

Fotografías: Pepe Fuentes / Pep Costa

Lo mejor:

  • construcción
  • diseño y ergonomía
  • manejo sencillo
  • zoom mejorado, tanto en focal como luminosidad
  • distancia mínima de enfoque
  • doble aro de control
  • amplia oferta de modos de exposición
  • calidad de imagen a ISO bajos y medios
  • pantalla LCD táctil

Mejorable:

  • ausencia de visor (es opcional)
  • respuesta a ISO altos
  • tendencia a la subexposición en máximas condiciones de luz
  • velocidad AF más lenta de lo esperado en un modelo Canon
  • modo vídeo
  • autonomía de la batería (entre 180 y 210 disparos, en las pruebas realizadas)
  • precio: 499 euros

Valoración:

  • construcción: estrellas 4,5
  • diseño y ergonomía: estrellas 4
  • prestaciones: estrellas 4
  • fotometría: estrellas 4
  • balance de blancos: estrellas 4
  • sistema AF: estrellas 3.5
  • calidad de imagen: estrellas 4
  • respuesta a ISO altos: estrellas 3.5
  • vídeo: estrellas 3.5
  • relación calidad-precio: estrellas 3.5
  • valoración personal: estrellas 4

 

Valoración 4