• lunes , 22 julio 2019

Fujifilm X-T3

La cámara X-T1 de Fujifilm fue el modelo que abrió las fronteras del entorno mirrorless a un público masivo: un cuerpo de dimensiones reducidas, peso ligero y el diseño más fotográfico del mercado contribuyeron –junto a una elevada calidad de imagen– a convertir a la pequeña “reflex” de Fujifilm en el buque insignia de la multinacional japonesa. La Fujifilm X-T3 es la tercera generación de la serie X-T y mejora algunos puntos débiles de la Serie X.

Si la cámara X-T2 mejoró aspectos básicos como la resolución y la fidelidad del color, la nueva Fujifilm X-T3 aporta el mejor sistema de enfoque automático en la historia de Fujifilm, una cadencia máxima de disparo de hasta 30 f.p.s, la mejor calidad de vídeo 4K de la Serie X y una mejor respuesta al disparar en ISO altos y siempre sin perder la excelente ergonomía del modelo más fotográfico del mercado y una facilidad de manejo apta para todo tipo de usuarios.

 

En las manos

La cámara Fujifilm X-T3 es el modelo de la serie X-T más cómodo en las manos; la relación entre tamaño y peso es óptima y la empuñadura facilita una perfecta sujeción en las manos, sin perder una integración perfecta en el cuerpo de la cámara. Los diales de control se han sobredimensionado para ofrecer así un manejo más rápido e intuitivo, incluso para aquellos usuarios que jamás hayan tenido una cámara de la Serie X de Fujifilm en sus manos.

Fabricada completamente en metal, la cámara Fujifilm X-T3 ofrece una resistencia y durabilidad superior a la práctica totalidad de modelos réflex con sensor de formato APS-C. El sellado de los puntos más sensibles facilita el uso de la Fujifilm X-T3 en ambientes climáticos hostiles, como entornos con polvo, humedad elevada o bajo lluvia fina. La cámara Fujifilm X-T3 se encuentra disponible en los colores negro y –por primera vez en la Serie X de Fujifilm– plateado, dejando atrás los tonos grafito de ediciones especiales, que encarecían el precio final.

 

Ergonomía y diseño

El diseño de la nueva cámara Fujifilm X-T3 respeta la tradicional disposición de los botones y diales de las dos versiones anteriores, favoreciendo una familiarización instantánea a los usuarios de cámaras de la gama X-T. En la tapa superior de la cámara Fujifilm X-T3 se encuentran los diales de sensibilidades, velocidades de obturación y compensación de exposición. La leva de conexión y los botones de disparo, modo de visisualización, ajuste de dioptrías y de función personalizada completan toda la botonería en la parte superior de la cámara. En el frontal se encuentran el selector del modo de enfoque automático, un dial de control general y un botón de funciones personalizadas.

En la parte trasera de la Fujifilm X-T3 encontramos la pantalla LCD abatible, los selectores de modo de disparo y de fotometría, el dial de control principal de la cámara, el joystick de fijación del punto de enfoque, el clásico navegador de 4 direcciones de la Serie X (personalizable en funciones por el propio usuario) y los botones dedicados a la revisión y borrado de las capturas, modo de visualización, los bloqueos de enfoque y exposición y –por último– el botón de acceso al menú rápido (“Q”).

 

Características técnicas

El incremento en la resolución es mínimo, respecto a la X-T2, algo que puede tirar atrás a aquellos usuarios que valoran la calidad de imagen por la cantidad en lugar de la calidad en sí. Ya hace tiempo que ha quedado demostrado que la cantidad no suele ser sinónimo de calidad y la cámara Fujifilm X-T3 es el ejemplo más reciente. El nuevo sensor X-Trans 4 proporciona la mayor calidad de imagen de una cámara de la Serie X de Fujilm, destacando un elevado detalle y la clásica fidelidad de los colores.

Las características técnicas más importantes de la Fujifilm X-T3 son:

  • Sensor retroiluminado X-Trans 4 de 26,1 Megapíxeles
  • Procesador de imagen X-Processor 4
  • formato de archivo: JPEG / RAW (14 bits) / JPEG + RAW
  • Sensibilidad nominal de 160–12.800 ISO (ampliable a 80–51.200 ISO)
  • 4 modos de exposición
  • 16 modos de simulación de película
  • 8 filtros creativos
  • 4 modos de medición de luz
  • 10 modos de balance de blancos
  • Efecto Color Chrome (heredado de la GFX de formato medio)
  • Compensación de exposición en ±5 E.V.
  • Cadencia máxima de disparo de 30 f.p.s. (con recorte x 1,25 y obturador electrónico)
  • Sistema AF inteligente mejorado (con 2,16 millones de píxeles de detección de fase)
  • 425 puntos de enfoque
  • Grabación de vídeo 4K 60p 10 bits

 

Prestaciones

En mi opinión, el cambio más notable en la nueva Fujifilm X-T3 es el relativo al sistema de enfoque automático, el más rápido y preciso hasta la fecha en la Serie X. Por primera vez, Fujifilm puede enfrentarse a la fotografía deportiva sin complejos y sabiendo que puede salir victoriosa, incluso si se dispara en recintos cerrados, con pésima iluminación. El sistema de enfoque automático inteligente no sólo mejora la velocidad de respuesta, sino que ofrece una mayor precisión, en especial al disparar con reconocimiento facial o por enfoque en el ojo.

Con la Fujifilm X-T3 la Serie X alcanza la mayoría de edad y retoma la senda perdida con modelos como la X-H1. Siempre me ha dolido que se encasillase a las cámaras de la Serie X de Fujifilm casi de manera exclusiva en el apartado de street photo, pues –para mí– son modelos mucho más versátiles. La nueva Fujifilm X-T3 es una excelente herramienta de trabajo para los profesionales de la fotografía deportiva y de naturaleza, ámbitos donde el nuevo teleobjetivo Fujinon XF 200mm ƒ/2 R LM OIS WR destaca por sí mismo.

 

Fujifilm X-T3: la llave maestra de la Serie X

Tras la revolución causada con la aparición de la X100 en la feria Photokina 2010, Fujifilm lanzó la cámara X-Pro1, el primer modelo de óptica intercambiable de la Serie X y que era un claro guiño a los modelos telemétricos de la Serie M de Leica. Desde sus orígenes, las cámaras Fujifilm de la Serie X se encasillaron de manera muy significativa para la captura de instantáneas urbanas (street photo), obviando ámbitos fotográficos como el retrato o la fotografía de viajes.

El nuevo sistema AF de la Fujifilm X-T3, rápido y preciso (incluso en pésimas condiciones de luz), una mejor respuesta al disparar con ISO elevados y la aparición del primer súper teleobjetivo luminoso de la Serie X convierten a la X-T3 en el modelo más versátil en la historia de la Serie X de Fujifilm, siendo una cámara perfectamente válida para el trabajo profesional.

 

Fujifilm X-T3 vs. X-T2

La aparición de la X-T2 supuso un incremento del 50% en la resolución de la X-T1, que pasó de 16 a 24 Megapíxeles, pero el cambio más evidente fue una mejora drástica en la gestión del color, mucho más natural y fiel a la realidad en la X-T2. La cámara Fujifilm X-T3 supera el listón puesto por la X-T2 y ofrece –en mi opinión– la máxima fidelidad cromática del mercado. Si bien es cierto que el incremento de la resolución entre la X-T2 y la nueva Fujifilm X-T3 es moderado, la riqueza en el detalle del último modelo de la Serie X es perceptible a simple vista, en especial al disparar con ISO medios y altos y, sin duda, el conjunto formado por el nuevo sensor X-Trans 4 y el procesador de imagen X-Processor 4 son los responsables de esta clara mejora.

 

En las fotografías inferiores se ha disparado en igualdad de condiciones con las cámaras Fujifilm X-T3 y X-T2, sobre un trípode y con el zoom de kit Fujinon XF 18-55mm R LM OIS, utilizando una abertura de ƒ/8 y sensibilidades de 200 y 1.600 ISO. Los colores mostrados por la nueva X-T3 son más naturales y fieles a los tonos originales, mientras que el contraste es muy superior. Al disparar a 1.600 ISO, el detalle permanece prácticamente intacto en la cámara Fujifilm X-T3, al contrario que en la X-T2, en que la pérdida tanto del contraste como del detalle es apreciable en el reocrte al 100% de la imagen original.

 

Sensor X-Trans 4

Pocas veces dedico un apartado al sensor de la cámara. Menos aún si éste apenas aporta 2,1 millones de píxeles más que el incorporado en el modelo anterior X-T2. Espero que nadie a estas alturas del baile siga pensando que la mayor calidad llega de la mano del mayor número de píxeles: la resolución sólo nos facilita un mayor tamaño de ampliación. Punto. El sensor de la cámara Fujifilm X-T3 es de tipo retroiluminado, lo que garantiza una mejor respuesta al disparar en condiciones adversas de luz y ofrece una calidad de imagen general superior a la ofrecida por la X-T2. Las fotografías de la exposición de cuadros están disparadas entre 1.000 y 1.600 ISO y ofrecen una señal de ruido inapreciable, un contraste medio-alto y una fidelidad cromática excelente.

 

¿JPEG o RAW?

El sensor X-Trans no deja a nadie indiferente: se odia o se ama. Y la razón no es otra que la dificultad de muchos reveladores (Capture One, Lightroom, Camera RAW, Iridient…) para procesar los archivos RAW generados por los sensores X-Trans, que parece incrementarse con cada versión de éstos. No es fácil encontrar “el punto dulce” de cada revelador, pero por contra los sensores X-Trans ofrecen los mejores JPEG del mercado, incluso al disparar con valores ISO elevados.

En mi opinión, disparar en RAW como dogma de fe es un error, pues en la mayoría de ocasiones el usuario promedio puede disparar perfectamente en JPEG, si realiza una exposición correcta. Entiendo recurrir al formato RAW si se quieren corregir medios tonos, altas y bajas luces, variar la temperatura de color o reducir la señal de ruido, pero disparar por costumbre en RAW es –para mí– una pérdida de tiempo. Por otra parte, el usuario de cámaras de la Serie X de Fujifilm puede disparar en JPEG y conseguir fotografías con una calidad de imagen superior a la ofrecida por los JPEG de otros fabricantes.

 

Modos de exposición

Fiel a sus orígenes, la Fujifilm X-T3 mantiene los tradicionales cuatro modos de exposición de las cámaras Fujifilm de la Serie X de gama media-alta. Es un modelo orientado al amante de la fotografía, con una experiencia previa con cámaras más sencillas, pues carece de la profusión de modos completamente automatizados de los modelos de iniciación. Los modos de exposición incluidos en la Fujifilm X-T3 son:

  • Manual
  • Programable
  • Prioridad de abertura
  • Prioridad de obturación

 

Modos de simulación de película

Tras la desaparición de Agfa y la presencia testimonial de Kodak en el mercado, Fujifilm es el único gran fabricante de película y es precísamente la experiencia de la marca nipona en este apartado la que marca en buena parte la excelente reproducción de los colores de las capturas realizadas con cámaras Fujifilm. Además del balance de blancos, los diferentes estilos de imagen (llamados modos de simulación de película en Fujifilm) proporcionan diferente contraste y saturación y –en mi opinión– no hay un fabricante que supere a Fujifilm en la fidelidad cromática.

Como novedad, indicar que el modo en blanco y negro permite ajustes hacia tonos cálidos y fríos, de manera similar a la que se conseguía con los virados en sepia y selenio (cálidos) o de citrato férrico (fríos) en el laboratorio. El usuario de la cámara Fujifilm X-T3 puede variar la gradación de los tonos fríos/cálidos de las capturas en blanco y negro en 9 pasos.

Los modos de simulación de película incluidos en la Fujifilm X-T3 son:

  • Provia (estándar)
  • Velvia (intenso)
  • Astia (suave)
  • Classic Chrome
  • Pro Neg.Hi
  • Pro Neg. Std
  • Blanco y negro
  • Blanco y negro + Filtro amarillo
  • Blanco y negro + Filtro rojo
  • Blanco y negro + Filtro verde
  • Sepia
  • Acros
  • Acros + Filtro amarillo
  • Acros + Filtro rojo
  • Acros + Filtro verde
  • Eterna (orientado a la grabación de vídeo/cine)

 

Fotometría

Todas las cámaras fabricadas por Fujifilm incorporan un sistema de medición de luz basado en una matriz de 256 segmentos, desde las sencillas cámaras Instax de película instantánea hasta los modelos profesionales de formato medio de la Serie GFX. La fotometría de la Fujifilm X-T3 ofrece una respuesta precisa bajo todo tipo de iluminación, desde exteriores a pleno sol a interiores poco iluminados.

La medición de luz de la X-T3 dispone de los modos:

  • Multizonal
  • Puntual
  • Promediado
  • Prioridad al centro

 

Balance de blancos

El balance de blancos determina –junto a la fotometría– pasar más o menos tiempo editando las fotografías. En mi experiencia con cámaras de la Serie X de Fujifilm, la fotometría es uno de los activos más valiosos de la firma japonesa, que ofrece una excelente respuesta bajo cualquier fuente de iluminación. Es destacable la medición automática de blancos bajo iluminación mixta, donde la mezcla de luz natural y fuentes de iluminación artificial no siempre es fácil de resolver por los diferentes fabricantes de cámaras.

Los modos de balance de blancos incorporados en la cámara Fujifilm X-T3 son:

  • Automático
  • Luz diurna
  • Sombra
  • Fluorescente (luz día)
  • Fluorescente (cálido)
  • Fluorescente (frío)
  • Tungsteno
  • Bajo el agua
  • Manual (2.500–10.000º K)
  • 3 modos personalizados

 

Facilidad de manejo

Uno de los puntos que suelen determinar mi grado de enamoramiento” con una cámara reside en su facilidad de uso: suelo huir de aquellos modelos que recurren de manera excesiva (a veces, incluso abusiva) a la personalización o que me obligan a entrar con frecuencia al menú general de la cámara. La Fujifilm X-T3 dispone de la mayoría de parámetros que solemos utilizar al alcance de la mano y –para mí– esto repercute en un manejo más rápido y sencillo.

Quienes disfrutamos de la fotografía disparando en modo de exposición manual tenemos en la Fujifilm X-T3 todas las herramientas necesarias bajo nuestros dedos y, así, podemos variar la abertura en el aro de diafragmas del objetivo, cambiar la velocidad de obturación por el dial de control trasero de la cámara o –entre otros ejemplos– seleccionar un modo distinto de fotometría moviendo el dial de ajuste de modos de medición de luz. Y todo sin despegar el ojo del visor.

 

Cadencia máxima de disparo de 30 f.p.s.

Uno de los detalles que más me llamó la atención desde el anuncio de la cámara Fujifilm X-T3 fue la cadencia máxima de disparo de 30 imágenes por segundo. Si bien se requiere disparar bajo ciertas circunstancias, es una cifra que supera los 24 fotogramas por segundo del cine y puede resultar una herramienta muy útil para los instructores deportivos profesionales, pues podrán corregir aspectos técnicos de sus alumnos.

Para alcanzar esta cifra estratosférica se debe seleccionar el obturador electrónico y tener en cuenta que la cámara realiza un recorte de la imagen de x 1,25 y reduce la resolución a 16 Megapíxeles. Lo que puede parecer un problema se acaba convirtiendo en una bendición en ámbitos profesionales como la fotografía deportiva o de naturaleza, donde prevalece la importancia de capturar el instante preciso a grandes tamaños de impresión. Si se desea mantener la resolución de 26,1 Megapíxeles la cadencia máxima de disparo desciende hasta unos “lentos” 20 f.p.s. (manteniendo el obturador electrónico) o hasta 11 f.p.s, si se dispara con obturador mecánico.

 

Efecto cromado del color

Esta prestación –heredada de la serie GFX– corrige la desviación de los tonos más saturados al disparar en sombras. El efecto cromado produce colores y una gradación tonal más profundos en sujetos con colores muy saturados, como flores de colores intensos con sombras, un motivo que suele ser difícil de fotografiar por la reproducción de la gradación. Este efecto se incrementa al fotografiar tonos rojos, los más difíciles de reproducir por todos los sensores.

 

Efecto granulado

La tecnología digital mató una de las características que encontrábamos en las fotografías en papel de soporte químico: el grano, que era apreciable al disparar con sensibilidades medias y altas. El grano podía aparecer incluso en películas como Kodak Tri-X (400 ISO), según el revelador utilizado y la temperatura y agitación aplicadas durante el revelado.  El grano era la visualización de los haluros de plata, más grandes cuanto mayor era la sensibilidad de la película fotográfica.

Fujifilm  ha sido uno de los tres grandes fabricantes de película fotográfica –junto a Kodak y Agfa– y el efecto granulado de la cámara Fujifilm X-T3 me parece un merecido homenaje a los resultados que se obtenían al disparar con película fotográfica de alta sensibilidad. El grano de la película de soporte químico es –como puede apreciarse en la imagen superior– muy distinto al ruido que generan los sensores al disparar con ISO elevados, más electrónico y menos uniforme y estético que el obtenido en el proceso químico.

 

Ajuste tonal en blanco y negro

Una de las novedades que más me han agradado en la cámara Fujifilm X-T3 es la posibilidad de variar el tono de las fotografías en blanco y negro. Como es obvio, esta características sólo está disponible en los modos de simulación de película “Blanco y Negro” y “Acros”. En el menú principal de la cámara (submenú de ajuste de la calidad de imagen) el usuario podrá seleccionar conseguir imágenes monocromáticas cálidas o frías, de manera similar a lo que se conseguía antaño al virar las copias en papel en blanco y negro en el laboratorio.

 

Ausencia de estabilizador

El aspecto más mejorable en la nueva cámara Fujifilm X-T3 es la ausencia de un sistema de estabilización, algo que –de momento– parece reservado a la X-H1. En mi opinión, la Serie X de Fujifilm arrastra desde su concepción la ausencia de un estabilizador en el cuerpo de la cámara, pues desde modelos como la X100F a la nueva X-T3 se podrían beneficiar al utilizar velocidades de obturación lentas a mano alzada y utilizar así valores ISO más bajos. Espero que la incorporación de un sistema de estabilización en el cuerpo de la cámara no sea flor de un día y que los usuarios de futuros modelos de la Serie X puedan disfrutar de un estabilizador solvente, más allá del que incorporan los zooms Fujinon.

 

Batería

La autonomía de la batería de la Fujifilm X-T3 supera con creces la que ofrece en la X-H1. No es difícil superar en la nueva X-T3 los 350 disparos con una sola carga, incluso si se utiliza el modo “Boost”, que incrementa la velocidad de refresco del visor electrónico hasta los 100 f.p.s. Esta cifra incrementa el número de disparos de la X-T2, pero aún así, considero que Fujifilm debería mejorar las baterías de sus cámaras, pues su autonomía queda lejos de lo ofrecido por los modelos SLR o las distintas versiones de la serie A7 de Sony, donde no es imposible superar los 800 disparos con una sola carga.

 

Visor electrónico

Uno de los aspectos del entorno mirrorless que más reticencias despiertan entre los puristas del entorno réflex es el visor electrónico. Personalmente, salvo trabajos iluminados por flash en estudio, donde la importancia de las sombras es vital, considero que el visor electrónico aporta más ventajas al usuario que aspectos negativos; la posibilidad de ver la exposición precisa y el balance de blancos agilizan disparar en modo manual. La resolución de 3,69 millones de píxeles, una cobertura del 100% del área de la imagen y una tasa de refresco de hasta 100 imágenes por segundo (en modo “Boost”) ofrece una visualización perfecta, incluso en escenas con movimiento rápido.

 

Pantalla LCD

Fujifilm no suele depararnos grandes sorpresas en este apartado y sigue fiel a la tradicional pantalla de 3 pulgadas de resolución de 1,04 millones de píxeles, un aspecto claramente mejorable. Los movimientos de la pantalla son limitados, sin embargo la tecnología táctil ayudará al usuario de la cámara Fujifilm X-T3 a situar el punto de enfoque en cualquier parte del área de la imagen, una prestación que puede contrarrestar las limitaciones en resolución y movimientos de la pantalla LCD.

 

Sistema AF

El aspecto más destacable en la cámara Fujifilm X-T3 es el nuevo sistema de enfoque automático. Los usuarios de X-T2 encontrarán una cámara absolutamente nueva, más rápida, precisa y con mejores prestaciones, como el enfoque al ojo o en la pantalla LCD de tecnología táctil. El nuevo módulo AF y los 2,16 millones de puntos de enfoque por detección de fase (que cubren la práctica totalidad del área de la imagen) incrementan la velocidad de respuesta del sistema de enfoque automático de la Fujifilm X-T3, gracias a la optimización del nuevo X Processor 4, que incrementa la velocidad en un 150%. Esta mejoría se siente incluso con los objetivos menos rápidos de la Serie X.

La precisión en el enfoque es muy precisa, incluso al disparar a máxima aberturas con los teleobjetivos más luminosos, como el Fujinon XF 90mm ƒ/2 R LM WR. Asimismo, quiero señalar también la respuesta del nuevo sistema de enfoque al ojo, que ahora permite utilizar el modo AF-C y conseguir la práctica totalidad de disparos enfocados. Sin alcanzar los resultados de los últimos modelos Sony A7R III y A7III, la mejoría en el sistema AF al ojo de la nueva Fujifilm X-T3 es un valor añadido para los amantes del retrato y la fotografía de niños.

 

Modo vídeo

El segundo apartado que mayores mejoras aporta en la cámara Fujifilm X-T3 es el vídeo. Es el primer modelo de la Serie X que incorpora salida HDMI 4K/60P 4:2:2 de 10 bit y grabación en tarjeta SD interna 4K/60P 4:2:0 de 10 bit. Entre los formatos de vídeo admitidos, se incluye el habitual H.264/MPEG-4 AVC, así como también H.265/HEVC para una mayor compresión de datos. Esto permite grabar a una velocidad de 200 Mbps si se dispara a 4K/60P 4:2:0 de 10 bit. Las opciones de compresión de vídeo disponibles son ALL-Intra y Long GOP. Si se usa ALL-Intra, el vídeo se graba a 400 Mbps.

Un nuevo proceso de reducción de ruido y la nueva función “4K interframe NR” permiten reducir la señal de ruido a 12.800 ISO al equivalente de aproximadamente 2 paradas 3.200 ISO). El proceso NR presenta una mayor precisión para identificar ruido y obtener así mejores resultados en la eliminación de ruido. La función 4K interframe NR emplea datos diferenciales entre fotogramas adyacentes para reducir aún más el ruido. Por otra parte, se ha ampliado la sensibilidad mínima para disparar F-Log con el parámetro de metraje DR400% de ISO 800 a ISO 640.

La profundidad de color de 10 bits de la Fujifilm X-T3 multiplica por 64 la información de color en comparación con el sistema de profundidad de 8 bits. Gracias al amplio rango dinámico de 400 % (12 pasos), la grabación de vídeo ofrece una riqueza superior en gradaciones, si se selecciona el modo de simulación de película  “Eterna”, que muestra un color moderado y ricos tonos de sombra, o “F-Log,” una opción de la curva de gamma con un ámbito dinámico aún más amplio.

Los enlaces de descarga para los clips de vídeos son:

 

Respuesta a ISO altos

El nuevo X Processor 4 mejora la fotografía en ISO altos, uno de los aspectos mejorables de la Serie X de Fujifilm. Tanto la señal de ruido, como el contraste y la fidelidad cromática mejoran en –al menos– dos pasos y disparar a 6.400 ISO con la Fujifilm X-T3 ya no es sinónimo de decepción. La sensibilidad nominal alcanza un valor máximo de 12.800 ISO, sin embargo recomiendo no pasar de 6.400 ISO si se desea mantener una calidad de imagen más allá de lo puramente aceptable. Hasta 4.000 ISO es posible obtener imágenes ricas en detalle, contraste medio-alto y una reproducción fiel de los tonos originales.

 

Calidad de imagen

Y llegamos a la razón de ser de la nueva Fujifilm X-T3: ¿realmente hay un incremento en la calidad de imagen, respecto a la X-T2? En mi opinión, tras hacer una prueba comparativa de ambas cámaras, la respuesta es un SÍ rotundo. Más allá del ligero incremento en la resolución (personalmente, dudo que un usuario promedio necesite más de 18 Megapíxeles), aspectos como el color y la riqueza en el detalle mejoran de manera muy clara en la X-T3. La fidelidad del color es una de las señas de identidad de las cámaras de la Serie X de Fujifilm, característica que sobresale de manera especial en la X-T3.

Incluso al disparar con ISO medios y altos las imágenes obtenidas con la cámara Fujifilm X-T3 muestran un detalle mayor que en cualquier modelo anterior de la Serie X de Fujifilm, logrando una calidad de imagen que nada tiene que envidiar a los modelos réflex con sensor de formato completo de gama no profesional. La fotografía del proyector se disparó a ISO 1.000 y –como se aprecia en la imagen– el detalle de las letras grabadas en la lente es muy elevado, sin apreciarse la mínima señal de ruido. Las fotografías de la exposición de pintura se realizaron entre 1.000 y 1.600 ISO.

 

Las pruebas

Antes de empezar el análisis de una cámara o un objetivo siempre me planteo qué deseo mostrar. En el caso de la Fujifilm X-T3 he querido mostrar tanto su potencial en el uso diario que puede darle un usuario promedio no profesional, de ahí que haya usado casi en exclusiva el clásico zoom Fujinon XF 18–55mm R LM OIS; el teleobjetivo Fujinon XF 90mm ƒ/2 R LM WR ha sido la segunda óptica utilizada, para destacar la precisión del sistema AF al disparar con aberturas muy elevadas.

El motivo de elegir disparar con el zoom de kit es sencillo: mostrar que sólo depende de las manos de quien dispara que se le dé un uso profesional o no a la cámara Fujifilm X-T3, ya que es un modelo que dispone de las herramientas necesarias para satisfacer las necesidades de muchos profesionales de la fotografía deportiva y de naturaleza. Pero la Fujifilm X-T3 es también una excelente cámara para el retrato de las personas que amamos o para plasmar unas vacaciones. Por algo creo que es la cámara más versátil fabricada hasta la fecha en la historia de la Serie X de Fujifilm.

 

Conclusión

En demasiadas ocasiones los fabricantes lanzan nuevas versiones de productos ya existentes en el mercado, que no son más que una vuelta de tuerca del modelo anterior. Quienes esperaban una X-T3 de 36 Megapíxeles es posible que piensen que estamos ante una “X-T2s”, pues la mayor seña de identidad en la cámara Fujifilm X-T3 es el nuevo sistema de enfoque automático. Sin embargo, opino que estamos ante la cámara más versátil de la historia de la Serie X de Fujifilm, además de ser el modelo que ofrece una mejor calidad de imagen.

La Fujifilm X-T3 es el primer modelo que se libra del mayor lastre que cargaba la Serie X: la velocidad del sistema de enfoque automático. Con el nuevo sistema AF no sólo se benefician las ópticas más rápidas con motores LM, sino que incluso los objetivos más antiguos (como el 56/1.2) mejoran su velocidad de respuesta. Aspectos como el AF al ojo permiten disparar en modo de enfoque continuo, muy útil en retrato y fotografía de moda.

Aspectos como una cadencia de disparo de hasta 30 f.p.s. y una gestión del color que supera a la de cualquier modelo fabricado hasta la fecha por Fujifilm serán valores añadidos para los amantes de la fotografía deportiva o la reproducción de obras de arte que precisan la máxima fidelidad a los tonos originales. La experiencia de disparar con la Fujifilm X-T3 se aleja gratamente de lo que podemos esperar de una cámara que no supera los 3.000€, siendo el modelo que en la actualidad ofrece la mejor relación calidad-precio del mercado.

La cámara Fujifilm X-T3 es una cámara más redonda y mejor resuelta que las dos versiones anteriores. Incorpora detalles como los efectos granulado y cromado del color o el ajuste tonal en blanco y negro, que –en mi opinión– son realmente útiles, si se dispone de ellos. El pequeño cuerpo de la X-T3 encierra un notable incremento de tecnología, tanto por el número de novedades, como por la calidad e importancia de éstas. Al disparar con la cámara Fujifilm X-T3 siento que dispongo de las herramientas que me facilitan disponer de la mayor creatividad que jamás me ha aportado una cámara de la Serie X.

Me reconforta de manera muy grata reencontrarme con un viejo amigo que me trae nuevas y agradables noticias. La nueva Fujifilm X-T3 supone dejar atrás un sistema AF que –si bien cumplía con las necesidades de la mayoría de aficionados– era incapaz de competir con los modelos profesionales de otros fabricantes. Hoy la Serie X de Fujifilm ya puede codearse a nivel profesional en ámbitos como la fotografía deportiva, la más exigente y crítica disciplina fotográfica.

 

Lo mejor:

  • Sensor retroiluminado X-Trans 4
  • X Processor 4
  • Diseño 100% fotográfico
  • Facilidad de manejo
  • Notable incremento de la velocidad de enfoque automático
  • Fiabilidad y precisión del enfoque al ojo
  • Máxima fidelidad cromática
  • Calidad de imagen comparable a full frame
  • Respuesta mejorada al disparar con ISO altos
  • Calidad de vídeo 4K excepcional
  • Excelente relación calidad-precio: 1.499€

Mejorable:

  • Ausencia de estabilizador
  • Autonomía de las baterías
  • Movimientos y resolución de la pantalla LCD

 

Valoración

  • Construcción: 
  • Diseño: 
  • Prestaciones: 
  • Facilidad de manejo: 
  • Fotometría: 
  • Balance de blancos: 
  • Sistema AF: 
  • Calidad de imagen: 
  • Respuesta a ISO altos: 
  • Modo vídeo: 
  • Relación calidad-precio: 
  • Valoración personal: