• lunes , 22 julio 2019

Fujifilm X-T30

Tras la aparición de la X-T3 ha sido cuestión de tiempo la llegada de la cámara Fujifilm X-T30, un modelo sensiblemente más asequible que buque insignia de Fujifilm, pero con el que comparte buena parte de sus entrañas. La Fujifilm X-T30 va mucho más allá de la simple actualización periódica que realizan algunos fabricantes (especialmente, del segmento réflex) e incorpora detalles jamás vistos en esta gama de cámaras, como es el joystick de control del punto de enfoque.

La Serie X de Fujifilm se ha convertido en una de las opciones preferidas por los entusiastas de la fotografía más clásica, con cámaras que incorporan diales dedicados a las velocidades de obturación, compensación de la exposición y aro de diafragmas, todos al alcance de la mano. Entre el modelo de entrada X-T100 y la X-T3 (la cámara de prestaciones profesionales de la Serie X) encontramos la recién llegada X-T30, un modelo de precio asequible, elevadas prestaciones fotográficas y que ofrece toda la experiencia de manejo de una cámara de la Serie X de Fujifilm.

 

En las manos

Las dimensiones y el peso de la nueva cámara Fujifilm X-T30 no serán un obstáculo para aquellos usuarios que detestan cargar con una cámara voluminosa de peso elevado, pues sus 383 gramos la convierten en una acompañante discreta y fácil de transportar. La elegante y discreta curvatura de la empuñadura es suficiente –junto al apoyo para el pulgar– para conseguir una sujeción perfecta, incluso al disparar en posición vertical. El acceso a los botones y diales de control es cómodo y racional, facilitando que el usuario se familiarice casi de inmediato con la cámara, incluso si la X-T30 es su primer modelo de la Serie X de Fujifilm.

 

Ergonomía y diseño

En la tapa superior de la cámara Fujifilm X-T30 se encuentran los diales dedicados a los modos de exposición, velocidades de obturación y compensación de la exposición. El botón de función personalizada, el disparador y las levas de conexión de la cámara y de automatización de la exposición completan todos los controles en esta parte de la cámara. La parte trasera de la Fujifilm X-T30 es una de las más espartanas del mercado, pues apenas dispone de los botones dedicados a la revisión y borrado de capturas, bloqueos de enfoque y exposición, modo de visualización, acceso al menú y al menú rápido (Q), el joystick de control del punto de foco y un dial de control secundario.

 

Características técnicas

La herencia del buque insignia X-T3 es directa y abundante, pues la nueva cámara Fujifilm X-T30 incorpora el mismo sensor y procesador de imagen que el modelo de prestaciones profesionales de la multinacional nipona. Asimismo, el nuevo sistema de enfoque automático de la Fujifilm X-T30 llega a superar en velocidad –a la hora de escribir  este artículo– a cualquier otra cámara de la Serie X, incluso a la excelente X-T3. Es importante señalar que –a diferencia de otros fabricantes– Fujifilm no ha escatimado al incluir en un modelo de gama media muchas de las prestaciones de modelos del segmento más elevado.

Las principales características técnicas de la cámara Fujifilm X-T30 son:

  • nuevo sensor X-Trans 4
  • 26,1 millones de píxeles de resolución
  • rango de sensibilidades: 200–12.800 ISO (nominal) / 80–51.200 ISO (ampliada)
  • visor electrónico de 2,36 millones de puntos
  • pantalla LCD de 3″ y 1,04 millones de puntos, abatible y con tecnología táctil
  • 7 modos de exposición
  • 58 modos de escena
  • 8 filtros creativos
  • 16 tipos de simulación de película
  • 4 modos de fotometría
  • 10 modos de balance de blancos
  • cadencia máxima de disparo de 30 f.p.s.
  • sistema AF híbrido inteligente, que combina enfoque por contraste y detección de fase (rápido y muy preciso)
  • hasta 325 puntos de enfoque, con 3 modos de detección: punto variable, zona y amplio
  • compensación de exposición en ±5 E.V.
  • vídeo 4K 30p

 

Fujifilm X-T30: más allá de los números

Para el más neófito en fotografía digital, el incremento a 26,1 Megapíxeles de la cámara Fujifilm X-T30 será mínimo, respecto a los 24 millones de píxeles de la X-T20. Sin embargo, las prestaciones del nuevo sensor retroiluminado X-Trans 4 van más allá de los números, al proporcionar una mayor riqueza en el detalle y ofrecer una respuesta mejorada al disparar con valores ISO elevados. La calidad del color sigue siendo –en mi opinión– la mejor del mercado y se mantiene como una de las señas de identidad de Fujifilm. Apartados como el vídeo y el sistema de enfoque automático de la Fujifilm X-T30 se sitúan a la altura de la X-T3, el buque insignia de la Serie X.

 

Facilidad de manejo

El diseño clásico (con muchos parámetros a mano) y unos menús sencillos y racionales hacen de las cámaras de la Serie X de Fujifilm los modelos más fáciles de utilizar por los usuarios. Incluso para quienes jamás han utilizado una cámara, la Fujifilm X-T30 será un excelente modelo para iniciarse en esta pasión llamada fotografía. La posibilidad de disparar en un modo absolutamente automatizado dejará paso a aventurarse hacia modos de exposición más creativos, con mayor participación del usuario.

 

Prestaciones

Las cámaras de iniciación y gama media suelen comprarse cuando el usuario de smartphones busca una la calidad y versatilidad superior a la ofrecida por los móviles. En la mayoría de casos, la fiebre por la fotografía se amplia a otros campos, más allá de las fotos de las vacaciones y familiares. No es extraño encontrar a usuarios que tras unos meses con una cámara de iniciación se registran en foros de fotografía para consultar por ámbitos fotográficos como el retrato, el paisaje o la captura de instantáneas urbanas (street photo).

Las prestaciones de la cámara Fujifilm X-T30 satisfarán al usuario más exigente, pues comparte en gran medida las características técnicas del modelo X-T3 y dispone de la amplia oferta de ópticas Fujinon desarrolladas para la Serie X. Igualmente, los aficionados al vídeo encontrarán en la Fujifilm X-T30 un modelo capaz de realizar grabaciones en formato 4K con una excelente calidad de visualización.

 

Dos opciones

La cámara Fujifilm X-T30 se vende (además de la versión de sólo cuerpo) en dos opciones con objetivo: los zooms de kit 15-45mm y el clásico 18-55mm, que tantas satisfacciones ha dado a los usuarios de cámaras de la Serie X, por ser uno de los zooms de kit con mayor calidad del mercado. Quien valore disponer de un equipo compacto y de peso liviano encontrará en el zoom Fujinon XC 15-45mm OIS PZ un excelente compañero de viaje, sacrificando la superior calidad óptica y luminosidad del zoom Fujinon XF 18-55mm R LM OIS, construido en metal, de dimensiones más grandes y un peso superior.

 

Modos de exposición

La nueva cámara Fujifilm X-T30 mantiene “la palanca del pánico” incorporada ya en la X-T10, además de los clásicos modos de exposición incluidos en las cámaras de la Serie X. La leva del modo “Auto” elimina cualquier ajuste previo realizado por el usuario, siendo la propia cámara la que automatiza velocidad de obturación, abertura y sensibilidad. Esta prestación, sólo incluida en las versiones anteriores de la Fujifilm X-T30, será de gran ayuda para los usuarios más noveles.

Los modos de exposición incluidos en la cámara Fujifilm X-T30 son:

  • Auto
  • Manual
  • Prioridad de abertura
  • Prioridad de obturación
  • Panorámica
  • Filtros Creativos
  • SR+ (58 modos de escena)

 

 

Modos de escena

Nacidos como una alternativa más creativa y participativa que el aburrido modo programable completamente automatizado, los modos de escena resuelven de manera eficaz todas las carencias técnicas del usuario y se adecuan a las situaciones fotográficas más comunes. Basta accionar la leva del modo “Auto” de la Fujifilm X-T30 para acceder a los 58 modos de escena incluidos, entre los que destacan:

  • Retrato
  • Paisaje
  • Fotografía en playa y nieve
  • Sujetos en movimiento
  • Atardecer
  • Macro

 

Filtros creativos

La fotografía nació como una alternativa a la pintura realista. Esta forma de expresión ha ido evolucionando a lo largo de dos siglos, desde los primeros daguerrotipos a las actuales imágenes digitales, libres de agentes químicos. Los filtros artísticos de la cámara Fujifilm X-T30 añaden de manera automática una creatividad que sólo está al alcance de los usuarios avanzados en Photoshop.

Los filtros creativos de la Fujifilm X-T30 son:

  • Cámara de juguete
  • Miniatura
  • Color Pop
  • Clave alta
  • Clave baja
  • Tono dinámico
  • Enfoque suave
  • Color parcial (rojo / naranja / amarillo/ verde / azul / morado)

 

Efecto cromado del color / Efecto grano

Una de las novedades en la cámara Fujifilm X-T30 es la incorporación del efecto cromado del color, sólo disponible hasta ahora en los modelos de gama más alta de la Serie X y en las cámaras de formato medio GFX. Este efecto obtiene tonos más intensos del color rojo, el más difícil de reproducir por los sensores digitales, al ser el que dispone de una mayor saturación. El resultado son rojos nítidos y perfectamente perfilados.

La fotografía en blanco y negro disfruta en la Fujifilm X-T30 de dos novedades, hasta hoy reservadas a la gama alta de la Serie X. La función de ajuste monocromo reproduce los tonos negros fríos y cálidos en las fotografías digitales, que solían obtenerse mediante el virado con papeles y reveladores fotográficos específicos. El efecto de grano incorpora a las fotografías digitales el grano que ofrecen las imágenes tomadas en película, para crear una textura de aspecto analógico. La cámara Fujifilm X-T30 también proporciona medios de ajuste de tonos de luces y de sombras, nitidez y otras propiedades.

 

Visor electrónico / Pantalla LCD

La cámara Fujifilm X-T30 llega con un visor electrónico de 2,36 millones de puntos y una pantalla LCD de 3″ y 1,04 millones de puntos de resolución, basculante y con tecnología táctil. Es importante señalar que la pantalla de la X-T30 supera en resolución a la incorporada a la Sony A7 III, un modelo que dobla en precio al modelo de la Serie X. La velocidad de refresco del visor electrónico es suficiente para evitar el nada deseable efecto blackout, en que el usuario pierde la visión de la escena. Por su parte, las posiciones que puede adoptar la pantalla LCD de la cámara Fujifilm X-T30 facilitan desde la fotografía macro a ras de suelo al selfie. La tecnolgía táctil facilita situar el punto de enfoque con el dedo en cualquier parte de la pantalla.

 

Simulación de película

La fidelidad del color determina en gran parte la calidad final de una fotografía: cuando fotografiamos un cuadro deseamos obtener los tonos más parecidos a los que plasmó el artista y al realizar un retrato no deseamos tonos excesivamente contrastados. Si bien es cierto que aún existe una parte significativa de aficionados que aman los tonos saturados en las fotografías de paisajes, cada vez son más los usuarios que valoran la fidelidad tonal y en este apartado Fujifilm es el líder indiscutible, gracias a décadas de fabricación de película fotográfica.

Los colores capturados por las cámaras Fujifilm ofrecen la máxima fidelidad cromática y la oferta de modos de simulación de película contribuye a encontrar siempre la tecla correcta a la hora de componer una fotografía. Los modos de simulación de película incluidos en la cámara Fujifilm X-T30 son:

  • Provia/estándar
  • Velvia/vivo
  • Astia/suave
  • Classic Chrome
  • Pro Neg. Hi
  • Pro Neg. Std
  • blanco y negro
  • blanco y negro+filtro amarillo
  • blanco y negro+filtro rojo
  • blanco y negro+filtro verde
  • sepia
  • Acros
  • Acros+filtro amarillo
  • Acros+filtro rojo
  • Acros+filtro verde
  • Eterna/cine
  • Ajuste de blanco y negro: -9~+9 tonos cálidos o fríos

 

Fotometría

Una medición correcta de la luz determina –junto al balance de blancos– la calidad final de una fotografía. La fotometría de la cámara Fujifilm X-T30 proporciona una mesura precisa, sin importar las condiciones lumínicas, ya sea un paisaje a pleno sol, una imagen en penumbra o el más duro contraluz. El usuario de la cámara Fujifilm X-T30 podrá seleccionar entre los distintos modos de fotometría:

  • Multizonal
  • Puntual
  • Promediada
  • Ponderada central

 

Balance de blancos

A nadie le gusta que las fotos realizadas en un día nublado aparezcan azuladas, ni tampoco que al fotografiar en interiores con luz artificial la imagen aparezca con una dominante excesivamente cálida. La respuesta del balance de blancos es fundamental para obtener fotografías de calidad, más aún si tenemos en cuenta que –por lo general– la mayoría de usuarios apenas variamos el modo automático. El balance de blancos de la cámara Fujifilm X-T30 hereda la elevada precisión de la Serie X, tanto con luz natural, como tungsteno o iluminación mixta.

El usuario de la cámara Fujifilm X-T30 dispondrá de los modos de balance de blanco:

  • Automático
  • Luz día
  • Sombra
  • Fino
  • Fluorescente luz diurna
  • Fluorescente blanco cálido
  • Fluorescente blanco frío
  • Tungsteno
  • Subacuático
  • Manual, en ºKelvin

 

Enfoque automático

Sin duda el sistema AF es la mayor novedad incorporada en la Fujifilm X-T30, que hereda del buque insignia X-T3 el mayor potencial en enfoque automático jamás incorporado en una cámara fabricada por Fujifilm. El sistema híbrido inteligente combina de manera extremadamente efectiva la detección por contraste con la detección de fase, logrando una respuesta muy rápida, a la vez que precisa. La incorporación del joystick de control del punto de enfoque es una novedad que agradecerán los usuarios de la X-T30, pues amplía el potencial del sistema AF.

El número de píxeles de detección de fase en el sensor de imagen X-Trans CMOS 4 de la cámara Fujifilm X-T30 se ha incrementado a 2,16 millones, unas 4 veces más que el modelo X-T20. El área de AF por detección de fase en el sensor ahora cubre todo el recuadro (aprox. el 100 %), lo que permite enfocar de un modo rápido y preciso a un sujeto en cualquier parte del recuadro. El límite de poca luz para AF por detección de fase se ha ampliado de +0,5EV a -3EV, lo que hace posible usar el enfoque automático en condiciones de muy poca iluminación, como de noche o bajo luz atenuada como la de velas.

Comparada con la X-T3, la cámara Fujifilm X-T30 aporta el mejor funcionamiento y funcionalidad de AF de una cámara de la Serie X y combina un rápido procesado de imágenes, gracias al X-Processor 4. Otro de los aspectos que han logrado una clara mejoría es la detección de rostros/ojos, que ofrece una precisión muy elevada, permitiendo el enfoque automático al ojo en sujetos en movimiento o con el pelo tapando parte del rostro . La Fujifilm X-T30 incorpora la novedosa función “Face Select” de selección de rostros, que proporciona prioridad del enfoque automático en una persona seleccionada cuando se han detectado varios rostros en un fotograma.

 

Calidad de imagen

Junto al precio, la calidad de imagen es el factor que más determina la decisión de compra de una cámara. Más aún, cuando se trata de la primera cámara. Tras cientos de líneas de texto analizando los aspectos más destacables de la Fujifilm X-T30, llego a la eterna pregunta: ¿Ofrece el nuevo modelo mayor calidad que su predecesora X-T20? ¿Qué puedo esperar de la calidad de imagen de las fotografías realizadas con la cámara Fujifilm X-T30?

En mi opinión, la Fujifilm X-T30 dispone de la mejor calidad de imagen en una cámara de su precio y segmento. La relación calidad-precio es muy difícil de superar, pues incluso con los zooms incluidos en el kit de venta (en especial, el excelente Fujinon XF 18-55mm R LM OIS) la X-T30 ofrece una calidad de imagen comparable a la ofrecida por cámaras de gama media con sensor de formato completo. La riqueza en detalle y –especialmente– los colores más fieles y naturales hacen de la cámara Fujifilm X-T30 una de las opciones más interesantes del mercado para aquellos usuarios que busquen elevada calidad al mejor precio.

 

Respuesta en ISO altos

Para buscar la máxima calidad de imagen en una cámara solemos seleccionar las sensibilidades más bajas, pues en muchos casos, al disparar por encima de ISO 800 empiezan a aparecer las señales de la pérdida de calidad de imagen, como son un aumento de la señal de ruido y una disminución del contraste y de la fidelidad cromática. No sólo unas condiciones lumínicas adversas pueden llevarnos a disparar con ISO altos; también necesitar de velocidades de obturación muy elevadas ( y la Fujifilm X-T30 alcanza hasta 1/32.000seg.) obligará al usuario a subir de manera considerable la sensibilidad.

La calidad de imagen mostrada por la cámara Fujifilm X-T30 es muy elevada hasta 2.000 ISO. El usuario de la X-T30 podrá disparar hasta 6.400 ISO y obtener una calidad de imagen elevada. Al disparar con sensibilidades más elevadas aparece una visible caída del contraste; asimismo, la pérdida tonal del color original es apreciable, además de incrementarse de manera visible la señal de ruido.

 

Modo vídeo

Junto con el sistema de enfoque automático, el modo vídeo es el apartado que más ha mejorado en la cámara Fujifilm X-T30, respecto a sus versiones anteriores. Gracias a la 4ª generación de sensor y procesador de imagen, la cámara Fujifilm X-T30 ofrece unas funciones de grabación de vídeo 4K muy avanzadas, pues en realidad graba en 6K (6240 x 3510) para generar una calidad profesional en 4K (3810 x 2160). La cámara también es compatible con el formato DCI (17:9), que proporciona un aspecto aún más cinematográfico a los vídeos. Admite la grabación en modo F-Log y la salida 4:2:2 de 10 bits a través del puerto HDMI, con lo que la cámara es idónea para producir vídeos de calidad profesional.

El nuevo sistema de enfoque automático con detección de caras y ojos también se puede aplicar durante la grabación de vídeo. En combinación con la función «Selección de rostro», se puede ir cambiando la persona enfocada durante la grabación, desde el panel táctil o con el joystick de selección del punto de enfoque.  En el apartado del color, la cámara Fujifilm X-T30 facilita al usuario disponer de todos los modos de simulación de película a la hora de crear sus vídeos, si bien Eterna es especialmente adecuado para vídeo, gracias a sus colores tenues y los tonos intensos para las sombras, que proporcionan un aspecto cinematográfico. Acros proporciona vídeo monocromo con texturas finas y gradación profusa.

Código de descarga del vídeo a cámara lenta (inferior): https://mega.nz/#!PDhDDYAJ!RgAIQRabW9_cMKsnvFLQoyFgwgwbLaZtQR_0U-_-Bvw

 

Conectividad

Cada vez es más frecuente subir las fotos a redes sociales unos instantes después que la capturamos. Esta cultura, tan arraigada en los teléfonos inteligentes, se ha incorporado a las cámaras fotográficas y la Fujifilm X-T30 facilita la conexión con dispositivos inteligentes mediante Bluetooth para mantener una conexión continua y transferir de manera automática las imágenes para compartirlas de inmediato en las redes sociales. La conexión también permite otras funciones, como el disparo remoto desde un teléfono móvil o un ordenador, ver fotos en un dispositivo o imprimir directamente en una impresora Instax. Utilizando la app Fujifilm Camera Remote se amplían las prestaciones inalámbricas de la cámara Fujifilm X-T30.

 

Las pruebas

Todas las fotografías se han realizado con el zoom de kit Fujinon XF 18-55mm R LM OIS, disparando en formato JPEG y utilizando los modos de exposición “Auto”, prioridad de abertura y manual. La fotometría y el balance de blancos de la cámara Fujifilm X-T30 mantiene la respuesta precisa de la Serie X y proporciona capturas que apenas precisan ajustes en la edición posterior de las imágenes. El sistema de estabilización OIS facilita disparar con velocidades obturación lentas y crear imágenes irreales, también a pleno sol.

La calidad de imagen –incluso al disparar con sensibilidades altas y medias– es muy elevada, siendo una excelente opción para aquellos usuarios que desean conseguir alta calidad de imagen a un precio asequible y racional. La facilidad de manejo, menús intuitivos y prácticos y su tamaño y peso invitan a sacar con nosotros a la Fujifilm X-T30 a cualquier actividad. El objetivo Fujinon XF 18-55mm R LM OIS proporciona una excelente versatilidad y una calidad de imagen elevada.

 

Conclusión

Las diferencias entre una cámara de iniciación o gama media con los modelos de prestaciones más altas son muchas y variadas: desde la calidad de los materiales de construcción a la calidad de imagen o el sistema de enfoque automático. La cámara Fujifilm X-T30 incorpora el corazón del buque insignia X-T3, al disponer del mismo sensor y procesador de imagen y compartir idéntico sistema AF. ¿Quiere decir esto que el usuario de la cámara Fujifilm X-T30 disfrutará de la experiencia de disparar con una X-T3? La diferencia de precio entre ambos modelos se justifica con mejores materiales de construcción, un diseño más ergonómico y un mejor visor en la X-T3.

La calidad de imagen ofrecida por la cámara Fujifilm X-T30 es idéntica a la que se consigue con la X-T3, el buque insignia de la Serie X: fotografías ricas en detalle y con los colores más naturales del mercado. La amplia experiencia de Fujifilm en la fabricación de película fotográfica logra que las cámaras la Serie X dispongan de los mejores modos de simulación de película (estilos de foto, en otros fabricantes), destacando el modo Acros en blanco y negro. La respuesta en ISO altos es –junto a la de X-T3–la mejor en un modelo de la Serie X, pues facilita obtener una calidad de imagen excelente hasta 2.000 ISO y muy buena hasta 6.400 ISO.

El nuevo sistema de enfoque automático de la cámara Fujifilm X-T30 supone una pequeña revolución, incrementando la velocidad y precisión del sistema AF a niveles jamás alcanzados en una cámara de la Serie X de Fujifilm. Quiero destacar la fiabilidad y precisión del enfoque al ojo (una prestación que hasta hoy parecía exclusiva de Sony), capaz de seguir a sujetos en movimiento. El modo de enfoque continuo (AF-S) facilita seguir la acción con teleobjetivos largos y satisfará las necesidades de los aficionados a la fotografía deportiva, donde conseguirán sacar el máximo rendimiento a los zooms Fujinon XF 100-400mm y XC 50-230mm.

La excelente relación calidad-precio (949 euros, el cuerpo de la cámara y apenas 50€ más con el zoom de kit 15-45mm) sitúa –en mi opinión– a la Fujifilm X-T30 entre los modelos más a tener en cuenta a la hora de valorar la compra de una cámara de gama media.

 

Lo mejor:

  • Construcción
  • Diseño y ergonomía
  • Facilidad de manejo
  • Menús racionales e intuitivos
  • Prestaciones
  • Fiabilidad de la fotometría
  • Respuesta del balance de blancos
  • Velocidad y precisión del sistema AF
  • Calidad de imagen muy elevada
  • Respuesta en ISO altos hasta 6.400 ISO
  • Modo vídeo 4K
  • Cadencia máxima de 30 f.p.s.

Mejorable:

  • Tamaño del visor electrónico
  • La pantalla LCD podría mejorar sus movimientos
  • No es difícil pulsar por accidente el botón “Q”, de acceso a menú rápido

 

Valoración

  • Construcción: 
  • Diseño: 
  • Prestaciones: 
  • Facilidad de manejo: 
  • Fotometría: 
  • Balance de blancos: 
  • Sistema AF: 
  • Calidad de imagen: 
  • Respuesta en ISO altos: 
  • Modo vídeo: 
  • Relación calidad-precio: 
  • Valoración personal: