• martes , 19 noviembre 2019

Olympus OM-D E-M1X

Olympus es el único fabricante que permanece fiel al formato Micro 4/3; Panasonic, su compañero en la pequeña aventura, decidió dar el salto al formato completo y ampliar así su oferta entre los dos formatos. Cada vez son menos las novedades fotográficas que nos ofrece Olympus, una de las marcas que con más frecuencia solía renovar su parque de cámaras. Su último –y controvertido, por su elevado precio– lanzamiento se llama Olympus OM-D E-M1X, una cámara que integra empuñadura vertical y doble procesador de imagen, el mismo TruePic VIII de la cámara Olympus PEN E-PL9, un modelo de segmento aficionado.

 

En las manos

Junto al precio y la calidad de imagen, uno de los aspectos que más suelen valorar los futuros usuarios de una cámara es su comodidad en las manos y nadie puede negar que los diseñadores de Olympus saben fabricar modelos bellos y muy cómodos en las manos. La Olympus OM-D E-M1X es la cámara más grande y pesada de la serie OM-D jamás fabricada por Olympus, con un aspecto muy similar al de la Nikon D5 o la Canon EOS 1D X Mark II. La calidad de los materiales de construcción nada tiene que envidiar a los modelos SLR de gama profesional. La sujeción de la cámara es perfecta, sin importar si se dispara en horizontal o vertical, gracias a su empuñadura de grandes proporciones.

 

Ergonomía y diseño

El diseño de la nueva Olympus OM-D E-M1X es la evolución natural de su predecesora, la E-M1 Mark II. Los detalles que mejoran la funcionalidad y ergonomía de la última cámara OM-D de Olympus –respecto a modelos anteriores– son sutiles, a excepción de la incorporación (¡por fin!) del joystick de selección del punto de enfoque. En la tapa superior de la Olympus OM-D E-M1X se encuentran la leva de conexión, el dial de modos de exposición, el disparador y los botones (algunos, con multifunción) de acceso al sistema AF, fotometría, temporizador, modo de disparo, modo de flash, horquillado, compensación de la exposición, sensibilidad y modo vídeo.

En la parte trasera de la Olympus OM-D E-M1X se encuentran las levas de bloqueo («LOCK») y selección de función, el sistema de navegación de cuatro direcciones, el joystick de selección del punto de enfoque, el dial de control trasero y los botones dedicados al bloqueo de exposición y enfoque, visualización y borrado de las capturas, acceso a menú, selección de ranura de tarjeta SD (1/2), balance de blancos e información.

 

 

Características técnicas

El nuevo buque insignia de Olympus incorpora como novedad el sistema de estabilización más efectivo del mercado, con hasta 7 pasos E.V. Por primera vez en la historia de Olympus, la cámara dispone de un joystick de control del punto de enfoque, que ya incorporan sus competidores hace años y una de las reclamaciones más recurrentes por los usuarios de Olympus. Sin embargo, como se puede apreciar en la tabla inferior, las novedades no justifican para nada un incremento tan exagerado en el precio, pues la Olympus OM-D E-M1X comparte buena parte de las características de modelos Olympus OM-D más asequibles y con más años en el mercado.

Las principales características técnicas de la Olympus OM-D E-M1X son:

  • Sensor Micro 4/3 de 20,4 Megapíxeles
  • Doble procesador de imagen TruePIc VIII
  • 12 modos de exposición
  • 15 filtros artísticos
  • 5 modos de fotometría
  • 9 modos de balance de blancos
  • Sensibilidad: 100–25.600 ISO
  • Disparo de 50 Megapíxeles en alta resolución (para escenas estáticas)
  • Sistema AF híbrido (por contraste y detección de fase)
  • 121 puntos de detección de enfoque
  • Estabilizador de hasta 7 pasos E.V.
  • visor electrónico de 2,36 millones de píxeles
  • Pantalla LCD multiángulo de 1,03 millones de píxeles
  • Vídeo 4K 30p
  • Conectividad WiFi / Bluetooth
  • Cadencia máxima de disparo: 15 f.p.s. con obturador mecánico (hasta 60 f.p.s, con obturador electrónico)
  • Doble ranura para tarjetas SD

 

Prestaciones

La Olympus OM-D E-M1X es una cámara extremadamente versátil, capaz de afrontar con éxito un amplio abanico de ámbitos fotográficos, desde la fotografía de paisajes, retrato, de naturaleza o deportiva. La robustez de los materiales de construcción y un sellado casi perfecto facilitarán al usuario de la M1X disparar tanto a gélidas temperaturas de hasta –40º, como bajo la humedad más extrema de los trópicos, ¿pero se le debe exigir menos a una cámara que ronda los 3.000€?

El sensor Micro 4/3 será siempre el lastre que impedirá a las cámaras Olympus de la serie OM-D entrar en el exclusivo grupo de cámaras consideradas «profesionales», pues su respuesta del sensor Micro 4/3 al disparar con sensibilidades altas (incluso medias) es inferior a la ofrecida por los modelos con sensores de tamaño superior, ya sean de formato APS-C o full frame (formato completo).

 

Olympus OM-D E-M1X: ¿la última en su especie?

El mercado está siendo sacudido los últimos meses por las caídas en ventas y facturación de los grandes fabricantes de cámaras, con descensos de hasta el 40% en el volumen de negocio. No cesan los rumores que detectan severas turbulencias para Olympus. Desde una sequía nada habitual –respecto a novedades en cámaras y objetivos– a las palabras de un directivo europeo, que apuntaba a una mayor dedicación al área médica, las señales no vaticinan tiempos felices para la multinacional japonesa. ¿Será la cámara Olympus OM-D E-M1X el último modelo de gama alta de la generación OM-D con sensor Micro 4/3?

Olympus nunca ha sido un líder en ventas, pero sus modelos PEN y OM-D 10 (en todas sus versiones) tuvieron una excelente acogida entre el público, llegando a ser las cámaras de iniciación más vendidas en el segmento mirrorless, gracias a precios que no superaban los 600 euros. Sin embargo, qué sentido tiene lanzar una cámara de formato Micro 4/3 de 3.000€? En mi opinión, ni siquiera la propia Olympus cree en este modelo, del que no se ha visto ninguna campaña o acción de publicidad.

 

Modos de exposición

La Olympus OM-D E-M1X ofrece hasta 12 modos de exposición, capaces de satisfacer las necesidades de cualquier tipo de usuario. Desde los más cómodos, que buscan en los modos automáticos la mínima participación en la captura de la imagen, hasta aquellos usuarios que intervienen en cada aspecto de la fotografía en el modo manual, la Olympus M1X dispone de una oferta de modos de exposición amplia y funcional.

Los modos de exposición incorporados en la Olympus OM-D E-M1X son:

  • Programa automático
  • Prioridad a la abertura
  • Prioridad al obturador
  • Manual
  • Bulb
  • Tiempo
  • Vídeo
  • HDR
  • Mi Modo
  • Disparo personalizado
  • Personalizado 1
  • Personalizado 2

 

Filtros creativos

Si bien nacieron para ampliar las prestaciones de las cámaras compactas más sencillas, en la actualidad los filtros artísticos forman parte de la personalidad de algunos fabricantes. Los filtros creativos de las cámaras Olympus son –en mi opinión– los que ofrecen mejores efectos. Asimismo, la amplia variedad de filtros creativos y la calidad de éstos, los han convertido en una de las señas de identidad más importantes en los modelos PEN y OM-D.

Los filtros creativos de la Olympus OM-D E-M1X son:

  • Pop Art
  • Enfoque suave
  • Color pálido
  • Tono claro
  • Blanco y negro antiguo
  • Estenopeico
  • Diorama
  • Proceso Cruzado
  • Tono Dramático
  • Sepia
  • Dibujo Coloreado
  • Acuarela
  • Vintage
  • Coloreado parcial
  • Bleach Bypass

 

Fotometría

Desde el más sencillo modelo PEN a la nueva OM-D E-M1 X, las cámaras Olympus disponen de las herramientas necesarias para ofrecer la fotometría más precisa. Un patrón de 324 zonas se encarga de medir con precisión la luz y ofrecer una respuesta correcta bajo todo tipo de iluminación. Desde exteriores a pleno sol a interiores en penumbra, la fotometría de la cámara Olympus OM-D E-M1X realiza una medición exacta, que evita perder tiempo ajustando la exposición en la edición posterior de las capturas.

Los modos de medición de luz incorporados en la Olympus M1X son:

  • Medición de la luz ESP
  • Medición puntual
  • Medición con preponderancia al centro
  • Luces altas
  • Luces bajas

 

Balance de blancos

En la fidelidad del color intervienen aspectos tan importantes como la interpretación del color de la propia cámara; cómo entiende la cámara el color es uno de los pilares sobre los que se asienta la representación fiel o no del color. Si bien la fotografía de un paisaje en vacaciones no precisa de la máxima fidelidad del color, en ámbitos como la fotografía de moda o de obras de arte (cuadros, láminas, dibujos…) sí se necesita la representación tonal más fidedigna al los colores y matices originales.

La importancia de la respuesta del balance de blancos es fundamental, siendo el primer peldaño que debe superar la cámara para alcanzar una elevada fidelidad cromática. Olympus es uno de los fabricantes que se caracteriza por ofrecer una excelente respuesta en exteriores a pleno sol. En interiores con luz artificial o con luz mixta (mezcla de luz natural y tungsteno) muestra una corrección perfecta de las dominantes cálidas.

La cámara Olympus OM-D E-M1X incorpora los modos de balance de blanco:

  • Automático
  • Manual (2.000–14.000ºK)
  • Tungsteno
  • Fluorescente 1
  • Luz solar
  • Flash
  • Nublado
  • Sombras
  • Subacuático

 

Estabilizador de 7 pasos 

Uno de los puntos fuertes de la Olympus OM-D E-M1X es su sistema de estabilización, capaz de compensar hasta 7 pasos E.V. El usuario de la E-M1X podrá disparar a mano alzada con valores ISO medios y bajos en situaciones muy adversas de luz, tanto en interiores poco iluminados, como en exteriores al atardecer. No es difícil conseguir imágenes libres de trepidación disparando incluso a 1 segundo de obturación, convirtiendo a la Olympus OM-D E-M1X en la primera cámara con la que puedo conseguir disparar a mano alzada con una velocidad de obturación tan baja. La fotografía inferior se disparó a 1 segundo.

 

 

Menú

En más de dos décadas probando y analizando cámaras, jamás me había encontrado con un menú más denso y antipático como el de la Olympus OM-D E-M1 X. La profusión de submenús y opciones es tan larga, que considero imposible que pueda existir un solo usuario de esta cámara pueda memorizar todas las opciones que ofrece el menú general de la cámara. El menú rápido de la Olympus OM-D E-M1 X facilita acceder de un vistazo a los parámetros más habituales, pero si deseamos acceder a los modos HDR o disparo en alta resolución deberemos recurrir al menú general. Como dato significativo, indicar que el submenú «Personalizado» dispone de hasta 23 pantallas distintas.

 

Sellado

Uno de los aspectos más destacables en la Olympus OM-D E-M1 X es el sellado contra polvo, humedad y salpicaduras. El sellado ha sido una de las señas de identidad de la serie Olympus OM-D, una de las más fiables de todo el panorama fotográfico. La Olympus OM-D E-M1 X es un modelo capaz de trabajar en las condiciones climáticas más adversas, desde los trópicos azotados por los monzones hasta el frío polar, pues la última cámara de Olympus permite disparar con temperaturas de hasta –40º.

 

Fotografía a alta resolución

La resolución nativa de las cámaras Olympus de las series PEN y OM-D no ha superado nunca los 21 Megapíxeles, debido en gran parte al propio formato Micro 4/3. Todos sabemos que una resolución elevada sigue siendo un cebo difícil de resistir para aquellos usuarios que siguen confundiendo calidad y tamaño de imagen. La Olympus OM-D E-M1X incorpora el modo de disparo de alta resolución de los modelos anteriores de la Serie OM-D, llegando hasta los 50 Megapíxeles por disparo, y a diferencia de los modelos anteriores, ya se puede disparar a mano alzada.

Para conseguir esta resolución elevada, la Olympus OM-D E-M1X realiza ocho disparos consecutivos (es imprescindible no mover la cámara) y compila toda la información en una sola imagen, de 50 Megapíxeles de resolución. Si bien puede resultar una prestación muy apta para los fotógrafos de paisajes o de cuadros, resulta imposible fotografiar escenas en movimiento o utilizar flash, ya sea montado en la cámara o en estudio.

 

Modos Live Composite / Live Bulb / Live ND

El modo Live Composite y el modo Live Bulb permiten realizar composiciones nocturnas o con poca luz de una manera práctica, sencilla y muy intuitiva. Al seleccionar estos modos de exposición, el usuario de la Olympus OM-D E-M1X verá en la pantalla LCD cómo va apareciendo la imagen en la pantalla a medida que se va realizando la toma, algo que da plena libertad para realizar la exposición en capturas estáticas con poca luz. Éstas son excelentes herramientas para «pintar con luz» e incrementar la creatividad en nuestras fotos.

El modo Live ND simula el uso de filtros de densidad neutra (con factores desde x2 hasta x32), para restar la entrada de luz en el sensor. Esto facilita disparar con velocidades de obturación muy lentas a pleno sol y crear una realidad alterada, especialmente en paisajes con agua en movimiento, donde ésta aparece como una corriente fantasmal. El modo Live ND sólo es aplicable en los modos de exposición manual y prioridad de abertura y con velocidades más lentas de 1/30seg.

Sistema AF

El sistema de enfoque FAST de Olympus ha sido tradicionalmente uno de los más rápidos del mercado. Para la nueva Olympus OM-D E-M1X la multinacional nipona ha dispuesto un nuevo sistema de enfoque automático, más rápido y preciso que el los modelos anteriores. Bien es cierto que las lentes de los objetivos del formato Micro 4/3 son más pequeñas y ligeras –por ejemplo– que las de formato full frame, pero hablamos de velocidad pura y dura, y en este apartado la Olympus OM-D E-M1X es uno de los modelos más rápidos del mercado.

El nuevo sistema AF llega con más puntos de detección de foco para diferentes escenas y un nuevo algoritmo de enfoque. El sistema AF de detección de sujeto es ideal para capturar escenas en movimiento y explotar las prestaciones del modo AF-C, siendo idóneo para realizar el seguimiento de sujetos en movimiento. El nuevo joystick de selección del punto de enfoque está situado en ambas empuñaduras y permite cambiar de área de AF en las ráfagas de disparo. El límite de sensibilidad del sistema AF se ha reducido hasta -6 E.V, pudiendo casi enfocar a oscuras.

 

Modo vídeo

La Olympus OM-D E-M1 X facilita la grabación en calidad 4K 30p, cuando ya hay en el mercado modelos (incluso más económicos) que ofrecen grabaciones 4K 60p. Personalmente, prefiero una buena grabación en calidad Full HD 1080p que una mediocre en 4K y esto es lo que sucede con los clips de vídeo de la Olympus OM-D E-M1 X en 4K. La calidad de las grabaciones de vídeo nunca ha sido una de las señas de identidad de las cámaras OM-D, pues el formato del sensor –al igual que en fotografía– limita de sobremanera la riqueza en el detalle o la calidad de grabación en interiores.

 

Calidad de imagen

La calidad de imagen es uno de los aspectos determinantes a la hora de valorar la compra de una cámara. El formato Micro 4/3 es el más pequeño de todas las cámaras de óptica intercambiable, siendo la mitad del formato completo (full frame). La riqueza en el detalle es uno de los factores que determinan la calidad de imagen de toda cámara y objetivo y éste es –junto a la respuesta en ISO altos– el talón de Aquiles del formato Micro 4/3, pues el reducido tamaño del sensor impide mostrar un elevado detalle al ampliar las imágenes al 100%, además de dificultar una resolución elevada.

La calidad de imagen ofrecida por la cámara Olympus OM-D E-M1X no mejora a simple vista la que muestran modelos anteriores, como la OM-D E-M5 Mark II, un modelo que cuesta una tercera parte menos que el último modelo de la Serie OM-D de Olympus. La calidad a imagen de pantalla es elevada, pero pierde detalle a medida que ampliamos. Cuando se abre una imagen al 100% de tamaño, la riqueza en el detalle es muy inferior al resto de modelos con sensores de formatos mayores.

 

Respuesta a ISO altos

Y llegamos al punto crítico de cualquier cámara con sensor de formato Micro 4/3. El tamaño del sensor repercute en el tamaño del píxel, el más pequeño de todo el panorama fotográfico. La inferior captación de luz es directamente proporcional a una menor información, motivo por el que la riqueza en el detalle de una fotografía capturada por un sensor de formato Micro 4/3 es sensiblemente inferior a la captada por sensores de formatos mayores. Asimismo, el contraste es también menor que en modelos con sensores APS-C o de formato completo (full frame).

El disparo con sensibilidades elevadas es –en mi opinión– el talón de aquiles de las cámaras con sensor de formato Micro 4/3, mostrando una peor respuesta que los sensores de formato mayor, como el APS-C o el formato completo (full frame).  Pese a que la Olympus OM-D E-M1 X es la cámara con sensor de formato Micro 4/3 que mejores resultados ofrece con ISO altos, la respuesta no alcanza a la ofrecida por sus rivales directas (Fujifilm X-T3 y Sony A7 III), que además ofrecen precios más razonables.

La calidad de imagen mostrada por la Olympus OM-D E-M1 X es muy buena hasta 1.600 ISO, pues a partir de este valor la caída del detalle y del contraste se hace evidente en la textura de los libros fotografiados. Considero que la calidad es funcional hasta ISO 3.200, pues a 6.400 ISO es patente la pérdida del color, un muy notable incremento de la señal de ruido y una pérdida muy considerable del detalle.

 

Las pruebas

Todas las fotografías se han realizado con los zooms M.Zuiko Digital 12-40mm ƒ/2.8 PRO ED y M.Zuiko Digital 40-150mm ƒ/2.8 PRO ED y el teleobjetivo de focal fija M.Zuiko Digital 45mm ƒ/1.2 PRO ED , ópticas que incrementan en –mínimo– 950€ más el conjunto de cámara y objetivo. El manejo de la Olympus OM-D E-M1 X precisa de un tiempo de adaptación, para que el usuario pueda familiarizarse con la –en mi opinión– excesiva profusión de parámetros incluidos en el menú general de la cámara. Por su precio y por la dificultad de manejo, no es un modelo para iniciarse en la fotografía, segmento en el que Olympus ofrece cámaras tan adecuadas como la Olympus E-M1o Mark III.

La fotometría y el balance de blancos rozan la perfección, pero las propias características del formato Micro 4/3 limitan de sobremanera la respuesta al disparar con valores ISO altos; la calidad de imagen con altas sensibilidades se frena a 3.200 ISO, pues a partir de esta cifra el detalle, el color y el contraste se reducen de manera muy drástica. Asimismo, el detalle (no importa la sensibilidad) es muy inferior al que ofrecen los modelos con sensores de formatos APS-C y full frame (formato completo).

 

Conclusión

Olympus y Panasonic fueron los únicos fabricantes que se embarcaron en la aventura del formato Micro 4/3, pero el fabricante de electrodomésticos ha acabado presentando sus modelo con sensor de formato full frame. ¿Encarna Olympus a Gary Cooper en «Solo ante el peligro»? En mi opinión, la diferencia es que el sheriff Will Kane interpreta a un héroe y la multinacional nipona parece estar interpretando el canto del cisne de su división fotográfica.

La calidad de imagen ofrecida por la cámara Olympus OM-D E-M1 X es muy buena, siempre que se mantenga a tamaño de pantalla y no se busquen recortes o ampliaciones al 100% de la imagen, pues ahí la escasa riqueza en el detalle es evidente. Incluso en el disparo a alta resolución de 50 Mb quedan en evidencia las limitaciones de los sensores de formato Micro 4/3 y –personalmente– pienso que Olympus debe dar el salto a formatos mayores, si en verdad no desea desaparecer.

¿Merece pagar casi 3.000 euros por la Olympus OM-D E-M1X? Personalmente, jamás pagaría ese dineral por un modelo que incorpora ligeras mejoras respecto a los modelos anteriores, más allá de ganar algo más de estabilización y mejorar las prestaciones del sistema AF. El resto de novedades incorporadas son –para mí– realmente superfluas y dudo que profesionales o aficionados estén dispuestos a pagar el precio de la Olympus OM-D E-M1X tan sólo por mejoras en el disparo en alta resolución a mano alzada o en la conectividad Bluetooth.

El precio (cercano a los 3.000 euros) será el gran lastre para una cámara de prestaciones profesionales, pero que incorpora un sensor de formato Micro 4/3, un sistema que la conciencia popular ha encadenado a perpetuidad al segmento aficionado. El mercado ofrece alternativas más económicas y que ofrecen mayor calidad de imagen y una mejor respuesta al disparar en ISO altos que la Olympus OM-D E-M1 X, que además disponen de un cuerpo más compacto y ligero, como los modelos Fujifilm X-T3 y Sony A7 III, que ofrecen una relación calidad-precio superior a la última novedad de Olympus.

 

Lo mejor:

  • Construcción
  • Diseño y ergonomía
  • Máxima versatilidad
  • Velocidad del sistema AF
  • Joystick de fijación del punto de enfoque
  • Sellado casi hermético
  • Estabilizador de 7 pasos
  • Live Composite/Live Bulb
  • Excelente autonomía
  • El disparo en alta resolución (50 MB) se puede realizar a mano

Mejorable:

  • Peso y dimensiones
  • Resolución
  • Menús antipáticos y farragosos
  • Respuesta en ISO altos
  • Calidad de los vídeos en 4K
  • Resolución del visor electrónico
  • Relación calidad-precio: 2.799 euros (sólo cuerpo; incluye descuento de 200€ en oferta de verano)

 

Valoración

  • Construcción: 
  • Diseño y ergonomía: 
  • Prestaciones: 
  • Sistema de estabilización: 
  • Sistema AF: 
  • Calidad de imagen: 
  • Respuesta a ISO altos: 
  • Modo vídeo: 
  • Relación calidad-precio: 
  • Valoración personal: