• martes , 11 agosto 2020

Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART

Sigma desarrolló la Serie ART como la alternativa de excelentes prestaciones ópticas y elevada luminosidad a los mejores objetivos de los gigantes del entorno réflex, Canon y Nikon. El primer objetivo Sigma ART lanzado al mercado fue el angular 35mm ƒ/1.4 DG HSM ART. Hoy analizo el nuevo Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART, el angular más luminoso del mercado, desarrollado para la montura Sony E.

En las manos

La calidad de los materiales de construcción en metal es una de las señas de identidad de los objetivos de la Serie ART de Sigma. Resistentes y fabricados para soportar el trato profesional diario, los objetivos Sigma ART ofrecen la certera sensación de disponer de una durabilidad superior a la de muchas ópticas de la competencia, fabricadas en materiales plásticos.

El peso y dimensiones del nuevo angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART mantiene las cifras de los teleobjetivos 85/1.4 ART y 135/1.8 ART. En el cuerpo de una Sony A7R IV se siente una óptica rotunda, tanto en tamaño como en peso (algo más de 1 kilogramo).

Diseño

Sorprende que la última maravilla de la Serie ART de Sigma incorpore de nuevo el aro de diafragmas, un concepto que –a excepción de Fujifilm– parecen haber abandonado el resto de fabricantes de ópticas. Es posible seleccionar el paso libre entre las aberturas (idóneo para vídeo y cine) o con el clásico «clic» por tercios de diafragma.

Pese a ser una óptica de dimensiones generosas y disponer de un peso superior al kilo, en las manos se siente cómoda, gracias a una perfecta distribución del peso. Sin embargo, no es la óptica que invita a cargarla siempre en nuestra bolsa. El nuevo angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART es –en mi opinión– una óptica especializada, idónea para trabajar en situaciones de luz muy adversas, como fotografía nocturna o en interiores.

Características técnicas

El corazón del angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART alberga 17 elementos, distribuidos en 12 grupos ópticos. La caída del contraste y las aberraciones cromáticas se corrigen gracias a tres elementos SLD y tres elementos asféricos. Las 11 láminas del diafragma ofrecen círculos de confusión perfectos, siendo el angular que ofrece un efecto bokeh más elegante y cremoso. La distancia mínima de enfoque es de apenas 30cm. El diámetro para filtros es de ø82mm y ofrece un peso de 1.090 gramos.

Prestaciones

La focal de 35mm ha sido tradicionalmente la más adecuada para el reportaje fotográfico, ya sea periodístico o social. El objetivo de 35mm es el angular más cercano al objetivo estándar de 50mm, de ahí que no seamos pocos los fotógrafos que consideramos al 35mm como nuestro verdadero objetivo estándar, siendo una focal –en mi opinión– más amigable que el 50mm, una distancia que se queda corta para retrato y demasiado larga para el reportaje.

La muy elevada luminosidad de ƒ/1.2 incrementa las prestaciones del angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART, tanto desde su uso en entornos con una iluminación muy adversa, como para incrementar la creatividad de las fotografías, al ser el angular que ofrece desenfoques más acusados: jugar con la luz es casi una obligación cuando se dispara con aberturas extremas.

Sistema AF

La velocidad y el silencio son dos de las señas de identidad del sistema de enfoque automático que nos regala el angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART. La precisión es elevada, incluso al disparar a la máxima abertura de ƒ/1.2, gracias en parte al soberbio sistema AF de la cámara Sony A7R IV con que se realizaron las pruebas del objetivo más luminoso fabricado por Sigma.

La respuesta del sistema de enfoque automático del angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART facilitará al usuario no perder ninguna instantánea, por más rápida que suceda la acción, siendo un objetivo especialmente recomendado para la fotografía deportiva en interiores, el fotoperiodismo y la street photo. Al ser una óptica desarrollada de forma nativa para la montura Sony FE tenemos la certeza que el sistema AF de las cámaras será rápido y preciso.

Luminosidad ƒ/1.2

Jamás en el formato completo (el paso universal de la película fotográfica) se había alcanzado la luminosidad de ƒ/1.2 en un angular y las razones son más que evidentes: los angulares son los objetivos que más sufren un mal diseño óptico. Desde la distorsión y las fugas, al viñeteado o las aberraciones cromáticas, son muchos los factores que afectan el rendimiento óptico de un angular.

A medida que se incrementa la luminosidad, los problemas ópticos se multiplican. La sencillez del diseño de un angular de 35mm ƒ/2.8 se complica si la luminosidad se incrementa el doble, hasta ƒ/2, una cifra que ya en la década de los 80′ se había normalizado. Alcanzar el valor de ƒ/1.4 y ofrecer una calidad óptica muy elevada sólo estuvo al alcance de mitos como Leitz y Carl Zeiss, pues las versiones de Canon y Nikon mostraban una suavidad excesiva.

No fue hasta la llegada de la fotografía digital que los fabricantes de objetivos se lanzaron de manera masiva a ofrecer angulares muy luminosos, siendo el valor de ƒ/1.4 el más alto en su catálogo. Gracias al diseño por ordenador es posible generar diseños ópticos luminosos y sin apenas merma en la calidad de imagen. Sigma lleva la luminosidad a lo más alto, desarrollando un angular con luminosidad ƒ/1.2, lo que obliga a utilizar lentes de gran diámetro, lo que incrementa el peso de manera muy notable.

¿Realmente merece la pena cargar con más de 1 Kg. de peso a cambio de utilizar una luminosidad de ƒ/1.2 en un angular de 35mm? Por otra parte, es realmente necesaria la luminosidad de ƒ/1.2, cuando Sigma ya dispone de la abertura de ƒ/1.4 en un 35mm, el objetivo que inauguró la prestigiosa Serie ART.

Calidad óptica

Más allá de la extrema luminosidad de ƒ/1.2, el angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART ofrece una calidad óptica soberbia, mostrando un alto contraste y una resolución lineal muy elevada, siendo una óptica idónea para utilizar con los sensores de mayor resolución del mercado, como el incorporado en la Sony A7R IV, que supera los 60 Megapíxeles.

Incluso al disparar con la máxima abertura de ƒ/1.2 se aprecia un detalle muy elevado. El «punto dulce» se consigue entre los diafragmas de ƒ/2.8 y ƒ/8, cifras en que el rendimiento óptimo es máximo. Las fotografías que ilustran esta review se han realizado con la cámara Sony A7R IV, e incluso disparando en modo Pixel Shift (se consiguen archivos de más de 240 MB) la calidad óptica del angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART roza la perfección, siendo un objetivo preparado para trabajar con resoluciones muy superiores a los 60 Megapíxeles del modelo de Sony.

Las pruebas

Nada mejor que utilizar el sensor full frame que exige un mayor requerimiento óptico para realizar las pruebas del angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART. Los más de 60 Megapíxeles de resolución del sensor de la Sony A7R IV son los jueces que dictarán sentencia sobre las bondades y carencias del angular más luminoso del mercado. ¿Realmente merece la pena pagar más y cargar con un peso muy superior para ganar la mínima diferencia de abertura con un angular 35mm ƒ/1.4?

Las pruebas me han demostrado que la calidad óptica del angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART debería ser el principal argumento de venta de este singular objetivo, más allá de su extrema luminosidad. El alto contraste y una resolución lineal muy elevada nos regalan imágenes donde los detalles nos desvelan una nueva forma de leer una fotografía.

Conclusión

El angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART será el objeto de deseo de aquellos amantes de la máxima calidad óptica y de los apasionados por las ópticas más luminosas. Lejos de caer en las trampas propias de las aberturas más altas, el Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART ofrece un excelente rendimiento óptico desde ƒ/1.2 y las distancias de enfoque más cortas, situaciones que suelen ser críticas en los objetivos más luminosos. La caída del contraste, las aberraciones cromáticas y el viñeteo se doman tan sólo con cerrar a ƒ/2.

En el otro lado de la balanza encontramos un peso notable y unas dimensiones más propias de un teleobjetivo. El angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART no es una óptica discreta, que pase desapercibida a los ojos extraños. Sin embargo, no encuentro mejor angular para un sensor tan exigente como el de la Sony A7R IV, donde incluso al disparar en modo de alta resolución (de más de 240 MB) el nuevo 35mm ART de Sigma ofrece las más elevadas prestaciones ópticas.

Apenas 100€ separan al angular Sigma 35mm ƒ/1.2 DG DN ART del excelente Sony FE 35mm ƒ/1.4 ZA Distagon desarrollado por Carl Zeiss, motivo que podría llevar a muchos usuarios a decantarse por el modelo Zeiss, ligeramente más caro, pero mucho más compacto y ligero o el Sigma 35mm ƒ/1.4 DG HSM ART, el objetivo que inauguró la Serie ART, con un precio más accesible, un tamaño más pequeño y un peso más reducido.

Lo mejor

  • Construcción, robusta y sellada
  • Luminosidad ƒ/1.2
  • Versatilidad
  • Prestaciones
  • Distancia mínima de enfoque
  • Sistema AF
  • Excelente calidad óptica

Mejorable

Valoración

  • Construcción:
  • Diseño:
  • Prestaciones:
  • Sistema AF:
  • Calidad óptica:
  • Luminosidad:
  • Relación calidad-precio:
  • Valoración personal: