• martes , 7 julio 2020

Hasta siempre, Olympus

La multinacional japonesa Olympus ha decidido vender su división de fotografía al fondo de inversiones nipón Japan Industrial Partners. Olympus mantendrá su división médica, mientras que el futuro de las cámaras y objetivos Olympus se mantiene en la incertidumbre más absoluta, si bien que el comprador sea un fondo buitre (por muy japonés que sea) es la noticia menos esperanzadora para un referente en la historia de la fotografía.

El volumen de ventas y los beneficios de la división fotográfica de Olympus ha sido poco más que desastrosa en los últimos cuatro años, pues ha perdido el favor de los consumidores de manera paulatina. Una pésima gestión en márqueting y nuevos modelos que apenas mejoraban los ya existentes en el mercado han convertido a Olympus en una marca casi desaparecida de los medios especializados y de los escaparates de los establecimientos fotográficos. El consumidor ha dado la espalda al formato Micro 4/3, el formato por el que –erróneamente– apostó Olympus.

Olympus se convierte en el primer gran apellido en caer en la segunda oleada digital. Hace dos décadas la industria fotográfica asistió a la desaparición de mitos como Agfa, Contax, Minolta, Rolleï, Polaroid y Yashica. La pandemia mundial del Covid-19 dejará muy tocada a los fabricantes de fotografía, pero el drama viene de mucho antes: el hartazgo de muchos usuarios por haber convertido las cámaras fotográficas en simples electrodomésticos que apenas gozan de un año en los escaparates.