• miércoles , 28 octubre 2020

Fujifilm Neopan Acros II 100

Fujifilm fue uno de los tres grandes fabricantes de película fotográfica, junto a Agfa y Kodak. Desaparecida la marca alemana, el gigante norteamericano es apenas una caricatura de sí mismo. Fujifilm es el único gran fabricante de película fotográfica que ha sabido adaptarse al traumático entorno digital. La producción de película fotográfica y de cine se detuvo casi por completo, motivo que llevó a Fujifilm a diversificar sus negocios para poder sobrevivir al cataclismo digital. Del cambio de paradigma analógico a digital nació la Serie X de Fujifilm, con modelos que han convertido a Fujifilm en una de las opciones más solventes en la fotografía digital, incluido el exclusivo formato medio GFX.

La multinacional nipona nos sorprendió hace unos años al presentar la película en blanco y negro Neopan Acros 100, de baja sensibilidad y grano extremadamente fino. Tras un par de años en el mercado y por la dificultad de conseguir las materias primas necesarias para su fabricación, Fujifilm puso punto final a esta aventura en blanco y negro, cuando muchos usuarios habían convertido a Acros en su película preferida en blanco y negro de baja sensibilidad.

Hace unos meses Fujifilm anunció por sorpresa una versión mejorada de su película. La nueva Fujifilm Neopan Acros II 100 mantiene las excelentes prestaciones de grano extremadamente fino, un contraste medio y una soberbia respuesta al efecto de reciprocidad, al disparar con exposiciones muy largas. ¿Qué mejoras aporta Acros II a la primera versión? Sin duda, un mayor contraste en los grises medios y mayor riqueza en el detalle en las altas luces. Los tonos piel aparecen más limpios y naturales, siendo –en mi opinión– la mejor película para retrato, tanto en estudio como en exteriores.

La reina del grano fino

Quienes jamás han fotografiado con película pueden pensar que el grano en la fotografía es el equivalente a la señal de ruido de la fotografía digital. Nada más alejado de la realidad, pues mientras el ruido digital es la respuesta a un muestreo electrónico, el grano de la película fotográfica es uniforme y mucho más estético a la vista. La evolución de las tecnologías de composición de la película ha conseguido tamaños de grano cada vez más pequeños, lo que repercute de manera directa en la sensación de nitidez. En ámbitos fotográficos como el retrato, un grano extremadamente fino y la gradación tonal de grises son decisivos a la hora de seleccionar una u otra película para elegir qué película utilizar en un retrato. El recorte al 100% de la imagen ofrece una visión muy exacta del tamaño del grano de la nueva película Fujifilm Neopan Acros II 100, prácticamente invisible a nuestro ojo.

El grano de la nueva película Fujifilm Neopan Acros II 100 es el más fino del mercado para una película «no técnica». La tecnología Super Fine-Σ facilita a la nueva película de Fujifilm superar en nitidez a modelos como Ilford Delta 100 y Kodak T-Max 100 (ambas, con grano tipo «tabular») o la clásica película Ilford FP4, de composición tradicional y grano de mayor tamaño. En mi opinión, es la mejor elección para retrato y fotografía de moda, dos ámbitos fotográficos donde se requieren un elevado detalle y el grano más fino posible. ¿Quiere decir esto que Fujifilm Neopan Acros II 100 es la película definitiva? En absoluto, pues una de las riquezas de la fotografía analógica es poder elegir el tipo de película que mejor se adapta a las fotografías que queremos hacer, a nuestros propios gustos personales y –en especial– a las condiciones de luz de cada escena. Considero a la nueva Fujifilm Neopan Acros II 100 la mejor película en blanco y negro del mercado, pero seguiré utilizando Ilford FP4 y Kodak Tri-X 400 para muchas de mis fotografías en blanco y negro.

Amplia latitud de exposición

Quien piense que el rango dinámico nació con la tecnología digital nunca ha fotografiado con película de soporte químico. La fotografía analógica dispone de «latitud de exposición», que es la capacidad de mostrar detalle entre la diferencia de los tonos altos más intensos (cercanos al blanco absoluto) y las bajas luces, tonos muy oscuros, próximos al negro. En blanco y negro, y a diferencia del entorno digital (que sólo dispone de 256 tonos), la escala de grises puede ser infinita, dependiendo de la escena, la película y el revelador utilizado.

La imagen superior se realizó para mostrar la excelente latitud de exposición de la nueva película Fujifilm Neopan Acros II 100, pues entre las sombras de los árboles de la izquierda y la luz reflejada por las piedras de la derecha de la imagen hay una diferencia (medida con fotómetro) de 7 diafragmas completos. Tanto en las sombras como en las altas luces de la piedra se aprecia detalle, incluso tras pasar por la digitalización del negativo, que siempre resta calidad al negativo original, respecto a una copia en papel, revelada mediante proceso químico.

Contraste mejorado

Nos hemos acostumbrado al exceso de contraste y saturación de las imágenes realizadas con los teléfonos móviles, peligrosamente cercanas a una fotografía HDR. Las cámaras digitales –en mi opinión– también pecan de un contraste que poco o nada tiene que ver con la realidad. El contraste en la película fotográfica viene en gran medida por el tipo de película y –en especial– por el revelado. Un revelado correcto debe ofrecer un contraste medio, sin mostrar imágenes excesivamente planas, ni con un contraste tan elevado que reduzca la gama de grises y el detalle en los tonos más oscuros y en las altas luces.

La nueva película Fujifilm Neopan Acros II 100 mejora el contraste en las bajas luces, respecto a la versión original. Ésta es una película que se comporta de manera muy noble, pues utilizando reveladores de alta acutancia podremos conseguir una mayor separación y contraste entre los tonos altos y las bajas luces, lo que proporciona una mayor sensación de definición.

La mejor película para exposiciones largas

Quienes dimos los primeros pasos en la fotografía en la era de la película fotográfica descubrimos que las exposiciones de 1 segundo o más largas no se rigen por la misma lógica del tiempo que las exposiciones más rápidas. Cuando utilizamos película fotográfica y seleccionamos largos tiempos de exposición interviene la ley de reciprocidad de la película. A diferencia de la fotografía digital, que corrige los tiempos de exposición de forma automática, la película fotográfica trabaja con un rango de tiempos de exposición entre 1/10.000seg y 1/2seg. Para exposiciones fuera de esta escala de tiempos es necesario «compensar» la exposición.

Existen tablas de compensación para exposiciones largas, si bien no es difícil recordar la «regla del cero», que incrementa en 1 E.V. a partir de 1 segundo de exposición; así, deberemos corregir en 2 diafragmas (o valores E.V.) una exposición de 10 segundos y en 3 E.V, una de 100 segundos. Si en en la fotografía digital las exposiciones largas implican un incremento muy notable de la señal de ruido y pérdida del color y el contraste, al utilizar película fotográfica los efectos son menos visibles y siempre se pueden solventar en el revelado de la película o de la copia en papel. La imagen superior se disparó a 40 segundos. La inferior, a 8 segundos.

Fujifilm Neopan Acros II 100 es la película que mejor se adapta a las largas exposiciones, siendo idónea para la fotografía nocturna, de interiores, de arquitectura al atardecer, la astrofotografía o la microfotografía, realizada a través de microscopio. En la práctica, utilicé velocidades de obturación superiores a 45 segundos sin compensar la exposición, siendo ésta una de las características más notables de la nueva película Fujifilm Neopan Acros II 100.

Facilidad de revelado

Quien piense que una fotografía se acaba con el «clic» del disparo, no ha revelado nunca un carrete. Según el revelador elegido, nuestras fotografías mostrarán más o menos grano y un grado distinto de acutancia. La acutancia es la diferencia del contraste entre las altas luces y las sombras. Existen reveladores de película de alta acutancia, que incrementan el grano, pero también muestran una diferencia más marcada en las líneas que separan las sombras de las altas luces. Esto se manifiesta con una mayor percepción de definición y detalle al ojo, a pesar de que el tamaño del grano sea mayor.

Fujifilm Neopan Acros II 100 es una película noble, que permite tanto un procesado de alta acutancia con un revelador enérgico (por ejemplo, Rodinal) como con reveladores de grano fino y acutancia más baja, como Ilford Perceptol o Kodak D-76. Asimismo, es una excelente película para practicar el revelado reposado (stand developing), que precisa de tiempos de revelado de una hora o más. Personalmente, me decanto por disoluciones más altas del revelador y poca agitación, pues me ha ofrecido una mayor riqueza tonal en la escala de grises.

Revelé el primer rollo de 35mm de Fujifilm Neopan Acros II 100 una tarde de verano, con una temperatura exterior cercana a los 30º. El agua del grifo salía a 26º y tuve que rebajarla con hielo y sumergir el tanque de revelado en un recipiente con agua y hielo. La temperatura del revelador durante el revelado ascendió hasta 24º, por lo que tuve que acortar «a ojímetro» el tiempo de revelado, pero aún así el negativo muestra un exceso de revelado, ofreciendo un contraste excesivamente alto y un grano mucho mayor del esperado. Con todo, el negativo muestra una muy buena calidad, demostrando que Fujifilm Neopan Acros II 100 es una película noble, incluso en revelados demasiado prolongados y agresivos.

Las pruebas

Se han utilizado las cámaras Nikon F4E y Nikon FE con los objetivos Nikkor 28mm ƒ/2.8 Ai-S, Nikkor 50mm ƒ/2 Ai y Nikkor 105mm ƒ/1.8 Ai-S para exponer los carretes de 35mm. Las películas de formato 120 se utilizaron con una Hasselblad SWC para exteriores y una Hasselblad 500C/M con el teleobjetivo Carl Zeiss Sonnar 150mm ƒ/4 para los retratos. Utilicé un filtro naranja B+W KR12 para lograr un mayor contraste entre el cielo y las nubes con la película de 35mm.

La película Fujifilm Neopan Acros II 100 ha mostrado una respuesta excelente tanto en exteriores como en estudio, donde he trabajado con luz controlada de un equipo de flashes Broncolor Pulso A4. He revelado la película de 35mm con Rodinal (1+50) a 20º y 13:30 minutos de procesado manual y dos inversiones de agitación cada minuto; el rollo de formato 120 se ha revelado con Ilford Perceptol (1+1) a 20º, durante 14:30 minutos en un tanque de agitación manual. Personalmente, me decanto por el uso de reveladores de grano ultrafino (como Ilford Perceptol o Tetenal Ultrafin) para conseguir el máximo rendimiento de esta película de grano imperceptible.

Conclusión

La tecnología Super Fine-Σ nos regala el grano más fino en una película comercial estándar en blanco y negro. Los amantes de las grandes ampliaciones o de la máxima definición tienen en la nueva Fujifilm Neopan Acros II 100 una película muy distinta a Ilford Delta 100 o Kodak T-Max 100, menos contrastadas y con menor capacidad de reproducción en bajas luces. Si bien es cierto que el precio es más elevado que el resto de películas en blanco y negro del mercado, la nitidez y contraste, su fiabilidad y –en especial– la estabilidad de la emulsión y su generosidad en el revelado la convierten a la nueva Fujifilm Acros II en mi película preferida en blanco y negro para retrato, fotografía de moda e interiorismo y para todas aquellas situaciones que se precisen largos tiempos de exposición.

Agradecimientos: Josep Casanova / Júlia

Lo mejor:

  • Grano súper fino
  • Contraste medio (superior a la versión original)
  • Elevada riqueza en el detalle
  • Excelente respuesta en altas luces
  • Mayor contraste en bajas luces
  • Mínimo efecto de reciprocidad
  • Admite el procesado con amplia variedad de reveladores
  • Película idónea para el stand developing

Mejorable:

  • Precio superior a otras películas de sensibilidad similar

Valoración

  • Nitidez:
  • Contraste:
  • Estabilidad:
  • Latitud de exposición:
  • Escala de grises:
  • Reciprocidad:
  • Relación calidad-precio:
  • Valoración personal: