• miércoles , 28 octubre 2020

Instax SQ1

Tras décadas de viaje en el formato clásico rectangular en las series Mini y Wide, Instax se aventuró por primera vez en el formato cuadrado con la cámara Instax SQ10. Desde su aparición en el mercado, el formato «Square» (cuadrado) es el que ha incorporado de un mayor número de novedades. Hoy analizo la nueva Instax SQ1, el modelo más básico y sencillo de la gama de cámaras Instax Square.

En las manos

El éxito de las cámaras Instax llegó por la mayor calidad de sus fotografías instantáneas y (en gran parte) por disponer del manejo más sencillo de todo el panorama fotográfico. Las líneas de que conformaron la apariencia casi infantil de las primeras cámaras Instax fueron otra de sus señas de identidad. La nueva Instax SQ1 retoma el diseño de aquellos modelos de la gama Instax Mini, mostrando unas líneas sobrias y minimalistas.

Salvo el botón de disparo y la posición de gama de enfoque del objetivo, el usuario de la Instax SQ1 no encontrará más mandos en este bloque cuadrado. A diferencia del aro embellecedor metálico que rodea el objetivo de la Instax SQ6, la nueva Instax SQ1 tan sólo incorpora un cambio de color en la zona de expulsión de las fotografías, situada en la tapa superior de la cámara. El pequeño flash, de activación automática y no cancelable, es el único elemento que sobresale de las sencillas líneas de la Instax SQ1.

Características técnicas

  • tamaño de la imagen: 62 x 62mm (Instax Square)
  • objetivo de 65,75mm y luminosidad de ƒ/12,6 (equivalente a un 35mm)
  • 2 rangos de enfoque: selfie (0,3-0,5 metros) y normal (0,5 – infinito)
  • rango de velocidades: 1/400 hasta 1.6 segundos
  • exposición 100% automática
  • sensibilidad de la película Intax Square: ISO 800
  • flash automático, no cancelable por el usuario
  • Disponible en 3 colores: blanco tiza, naranja terracota y azul glaciar

Instax SQ1: el primer peldaño

La nueva cámara Instax SQ1 llega para cubrir el segmento orientado a los usuarios más jóvenes. Es un modelo de manejo muy sencillo: basta girar el objetivo para conectar la cámara, fijar la escala de distancias de enfoque (sólo hay dos) y disparar. Las 2 escalas de enfoque facilitan obtener fotografías imágenes con mayor detalle, en especial si nos hacemos un selfie. Un adhesivo indica la posición de la escala de distancias en el objetivo. Personalmente, hubiese preferido un elemento más permanente y que resista más tiempo que un simple indicador adhesivo.

Modo automático

El disparo automático de la Instax SQ1puede ser el mejor argumento de venta del modelo Square más sencillo, pues es una cámara orientada al segmento más joven (adolescentes y preadolescentes). La fotometría de la Instax SQ1 es fiable y –salvo contraluces extremos– pocas serán las situaciones que escapen al modo de exposición automático de la Instax SQ1.

Modo selfie – macro

Los selfies son una de las categorías fotográficas más utilizadas a diario. Cada día se suben cientos de miles de autorretratos a las redes sociales. La nueva Instax SQ1 dispone de una posición de enfoque para selfies y de un pequeño espejo situado en el frontal del objetivo. El flash automático se activa siempre cuando se selecciona el modo selfie, minimizando así las sombras que puedan aparecer en el rostro.

La fotografía que se toca

El uso de cámaras fotográficas está quedando en manos de profesionales y aficionados entusiastas. Por su facilidad y rapidez para «subir» las fotografías a las redes sociales y compartirlas con familiares y amigos, los teléfonos móviles se han convertido en las nuevas cámaras del siglo XXI. Sin embargo, esas fotografías son etéreas e inconsistentes, pues salvo al buscarlas, no existen. El éxito de la fotografía Instax es poder palpar nuestras fotos. Una fotografía en papel posee la magia de lo duradero, que sobrevive a lo efímero de las modas pasajeras.

Las pruebas

El funcionamiento tan básico de la Instax SQ1 ha reducido las pruebas a encontrar motivos interesantes que fotografiar y seleccionar la escala de distancias más adecuada. El resultado son imágenes con colores brillantes y muy cercanos a los tonos reales. El flash dispara en cada foto, por lo que recomiendo taparlo con un dedo, si se desea cancelar el pequeño golpe de luz. He utilizado la clásica película Instax Square en color y la nueva Instax Square Monochrome, para fotografías en blanco y negro, presentada al mismo tiempo que la cámara Instax SQ1 y la nueva película Instax Square Rainbow, que ofrece marcos de colores.

Conclusión

La Instax SQ1 es una cámara muy adecuada para que los más jóvenes aprendan a dar sus primeros pasos en la fotografía instantánea. Una facilidad de manejo insultante, el formato y mayor tamaño de las fotografías, un precio asequible y poder guardar físicamente las fotografías convierten a la nueva Instax SQ1 en un regalo que no defraudará.

Aunque la nueva la Instax SQ1 carece de un sistema de enfoque, sólo necesitamos ajustar la gama de distancias de enfoque más adecuadas al motivo o escena que fotografiamos y así conseguir fotografías con un detalle muy superior al esperado en una cámara de su segmento de precio. La relación calidad-precio (menos de 130 euros) es muy buena y hace de la Instax SQ1 un modelo muy adecuado para iniciar a los más jóvenes en la fotografía instantánea.

Lo mejor:

  • Diseño minimalista
  • Formato Instax Square (cuadrado)
  • Manejo extraordinariamente sencillo
  • Las fotografías de formato Square ofrecen más detalle que el formato Instax Mini
  • Rango de velocidades de obturación: de hasta 1,6seg, que facilita disparar en interiores
  • relación calidad-precio: 129,90 euros

Mejorable:

  • El flash dispara en cada foto y no es cancelable

Valoración

  • Construcción: 
  • Diseño: 
  • Facilidad de manejo: 
  • Calidad de las fotografías: 
  • Prestaciones:
  • Relación calidad-precio:
  • Valoración personal: